El hombre que encontró “la inteligencia de la naturaleza”, Jeremy Narby

Trabajando en el Amazonas, Jeremy Narby cree haber atisbado la existencia de una inteligencia inherente en la naturaleza.

Foto:biancaatwell.com

El biólogo Jeremy Narby ha dedicado los últimos veinte años de su vida a investigar la forma en la que los indígenas del Amazonas obtienen información de las plantas. Viviendo en diferentes comunidades en el Amazonas después de terminar su doctorado en Stanford y siendo director de la ONG Nouvelle Planète, Narby ha intentado crear un modelo científico para describir la comunicación que dicen sostener los chamanes con plantas y espíritus de la naturaleza.

El chamanismo tradicional, que se basa en una especie de alianza entre los chamanes y la naturaleza, bajo la óptica Narby, es una relación molecular, en la que a través de una serie de técnicas, los curanderos, icareros y demás líderes de comunidad logran obtener información directamente del ADN de un organismo.

En su libro “The Cosmic Serpent”, una metáfora del ADN, Narby relata como el descubrimiento de ciertas medicinas, como el curare o la ayahuasca, las cuales están basadas en una interacción sinergística de diferentes plantas, habrían sido casi imposibles de encontrar a través de un método de prueba y error. Esto sugiere que existe una especie de inteligencia embebida en la naturaleza, la cual teoriza Narby se comunica a través de biofotones –se ha demostrado que el ADN emite una radiación débil de fotones. Narby describe lo que quiere decir con una “inteligencia en la naturaleza”:

Inteligencia viene de la palabra latina inter-legere, elegir entre dos o más cosas. Parece que existe una capacidad para elegir operando dentro de las células de nuestro cuerpo, al nivel incluso de proteínas y enzimas. El ADN en sí mismo es una especie de “texto” que funciona a través de un sistema de codificación llamado “código genético”, el cual es notablemente similar a los códigos usados por el ser humano. Algunas enzimas editan la transcripción del RNA del texto del ADN y añaden nuevas letras; cualquier error durante esta edición puede ser fatal para un organismo; así que las enzimas consistentemente están tomando decisiones acertadas; si o lo hacen, algo sale mal y se llega al cáncer y a otras enfermedades. Las células envían señales entre sí, en la forma de proteínas y moléculas. Estas señales significan: divide, o no dividas, muévete o no te mueves, mátate o mantente vivo. Cada una de las células está escuchando cientos de señales en cada momento y tiene que integrarlas y decidir que hacer. ¿Cómo opera esta inteligencia es la cuestión?

El ADN entra en acción aquí. Narby lo concibe como un código de programación universal –literalmente lenguaje viviente. Es posible que vivamos en un “mundo inherentemente simbólico”, y quizás por esto, sugiere Narby, exista la imagen de una serpiente –similar a la doble hélice del ADN– recurrentemente en numerosas historias de creación.

A fin de cuentas lo que sugiere Narby es radical para la biología establecidad. La inteligencia en su teoría no es sólo el resultado de la complejidad de la materia en sus funciones más elevadas –organizada en un cerebro, por ejemplo—sino es una propiedad de toda la materia viva, que en cada uno de sus componentes refleja una capacidad de hacer elecciones inteligentes y comunicarlas.



Estos son los animales más inteligentes del planeta (y su conciencia nos causa dudas existenciales)

La inteligencia de algunos animales pone en entredicho nuestra noción de conciencia (y muchos de nuestros hábitos).

Nuestra inteligencia es lo que nos distingue del resto de los animales. Aunque para la filosofía, trátese de Descartes o del budismo, la clave no está en la inteligencia sino, fundamentalmente, en la conciencia. Pero eso que llamamos “conciencia” sigue siendo objeto de discusión. Y últimamente los animales más inteligentes nos han generado las más estremecedoras dudas existenciales, porque al parecer, inteligencia y conciencia tienen más que ver de lo que creíamos.

Entre las especies más inteligentes están los cefalópodos –entre ellos los pulpos–, cuya evolución tomó un camino distinto al de cualquier otra especie. Su inteligencia se ha desarrollado de manera paralela pero radicalmente distinta a la de cualquier otro animal. Por eso, el intelecto de estas especies marinas sigue siendo estudiado: pero cuanto más se indaga en él, más parece removerse el piso de nuestras creencias, las cuales han justificado crueles actitudes hacia la naturaleza y sus formas de vida.

animales-mas-inteligentes-tienen-conciencia-animal

Aunque animales como el pulpo hayan evolucionado paralelamente a nosotros, se ha descubierto que la mayoría cuenta con una inteligencia que funciona bajo las mismas premisas que la nuestra: esto es, mediante redes neuronales. Y como cada vez más el estudio de la conciencia de aquello que experimentamos se ha ligado al funcionamiento del cerebro ­–con las limitaciones y posibilidades que ello implica–, es indudable que hemos avanzado hacia nuevas concepciones de conciencia que pueden revolucionar la existencia –y no sólo la metafísica–.

Las nuevas definiciones de conciencia, basadas en el funcionamiento de las redes neuronales del cerebro, dan a los animales el estatus de seres conscientes.

En 2012, después de una reunión de eminentes neurocientíficos de todo el mundo dedicada a la conciencia, Stephen Hawking firmó la Cambridge Declaration of Consciousness. En ella, se declaró a la conciencia animal como oficialmente existente:

Hemos decidido llegar al consenso y hacer una declaración dirigida al público. Es obvio para todos en esta habitación que los animales tienen conciencia, pero no es obvio para el resto del mundo […] La evidencia indica que animales no humanos […] tienen los suficientes sustratos neuronales de conciencia y la capacidad de exhibir comportamientos intencionados.

Según sus investigaciones, emociones y capacidades intelectuales como la atención, el sueño y la toma de decisiones aparecieron en épocas tempranas, antes de que los procesos evolutivos de cada especie tomaran caminos distintos. Por eso compartimos lo fundamental con todos los animales, excepto los ctenóforos, los alienígenas del mar. Y aunque animales como los insectos y los pájaros no cuentan con nuestra corteza frontal, lo importante parece estar en los sustratos neuroanatómicos, neuroquímicos y neurofisiológicos, junto con la capacidad de tener comportamientos intencionados.

Dicho esto, te presentamos a algunos de los animales más inteligentes… y más conscientes:

 

Abejas

animales mas inteligentes cuales son

Las abejas son tan inteligentes que, según un estudio reciente, saben distinguir el concepto de “cero”. Y en otros estudios hechos a base de recompensas, han sabido inteligir cuando la tarea a realizar es imposible. Un grupo de investigadores le enseñaron a unas abejas a identificar, de entre dos líneas horizontales, cuál estaba arriba de la otra. Cuando adivinaban, recibían un premio. Pero cuando los investigadores les pusieron líneas verticales, ni siquiera intentaron adivinar: sabían que se trataba de otra cosa completamente distinta.

 

Pulpos

animales mas inteligentes cuales
NatGeo

Algunos pulpos han sabido huir de acuarios, como uno en Nueva Zelanda que escapó por un ducto, como si supiera que dicho ducto conducía al océano. Esto es gracias al aprendizaje cognitivo que les posibilitan sus tentáculos. Además saben hacerse invisibles mediante un fino camuflaje, que algunos científicos han comenzado a dudar de si es sólo instintivo y .como una respuesta al miedo.

 

Cuervos

animales-mas-inteligentes-tienen-conciencia-animal

Las aves son el animal sobre cuyo nivel de conciencia ha habido más consenso entre los científicos. Y entre ellas, el cuervo es un ejemplo brillante, y por eso ha sido seriamente estudiado por la neurociencia. Se ha descubierto que los cuervos tienen más neuronas que los primates, lo cual está asociado a sus increíbles habilidades, que incluyen la formación de conexiones lógicas y la capacidad de formar juicios.

 

Cabras

animales-mas-inteligentes-tienen-conciencia-animal

Recientemente se realizó un estudio donde algunas cabras tenían que sacar fruta de una caja utilizando una cuerda para jalar una palanca. Nueve de las 12 cabras lograron superar el reto. Posteriormente se repitió el experimento con las mismas cabras, y todas las que antes habían podido superarlo lo volvieron hacer.

 

Elefantes

animales-mas-inteligentes-tienen-conciencia-animal

Es sabido que los elefantes tienen una curiosa percepción. Algunos disfrutan de la música e incluso son capaces de tocarla. Pero más aún: también pueden entender la diferencia entre distintos lenguajes e imitar sonidos. Y tienen una memoria envidiable.

 

Chimpancés

animales-mas-inteligentes-tienen-conciencia-animal

Compartimos 99% del ADN con ellos. Y sin duda, también mucha de la inteligencia. De hecho, a veces los chimpancés son más inteligentes que nosotros: recientemente se comprobó que los chimpancés más jóvenes tienen una memoria más precisa, incluso, que la de los seres humanos adultos. Además, saben fabricar utensilios y usarlos, por ejemplo, para extraer termitas de sus nidos, y son conscientes de su reflejo en un espejo.



Reflexión para grandes teorías: ¿es el perro o el gato más inteligente?

Un estudio revela que los perros tienen más neuronas que los gatos, pero no es el único signo de inteligencia.

Muchos se han preguntado quién tiene la mayor inteligencia: los perros o los gatos. Según un estudio publicado en Frontiers in Neuroanatomy, realizado por investigadores de Brasil, Estados Unidos y Sudáfrica, los canes tienen 530 millones de neuronas corticales, mientras que los felinos tienen la mitad, es decir, alrededor de 250 millones. 

Lo anterior podría llevarnos a la conclusión de que los perros son más inteligentes, pero, ¿por qué? Porque a mayor número de neuronas, mayor capacidad para realizar acciones de mayor complejidad. Pero si bien esto es importante, en realidad ni el número de neuronas ni el tamaño del cerebro son determinantes en la inteligencia de un mamífero. Para entender por qué primero hay que saber qué son las neuronas.

quien es mas inteligente perro o gato

Las neuronas son las encargadas de transmitirle información al cerebro del sistema nervioso. En promedio, un ser humano tiene 86 mil millones de neuronas encargadas de esa labor. En sus viajes por las diversas áreas del cerebro, y siendo conducto también de diversas hormonas, las neuronas nos posibilitan realizar acciones mucho más complejas que a otros mamíferos.

Pero eso no es todo: las neuronas son, por definición, las células que nos permiten codificar los estímulos externos. En ese sentido determinan nuestras emociones y comportamiento, pero no como tal nuestro nivel de inteligencia (o IQ), pues eso depende también de otros factores.

Según un estudio publicado en la Royal Society que indaga en las mediciones sobre inteligencia en mamíferos:

El mejor cálculo entre los grados de inteligencia entre mamíferos es a partir de la combinación de estos elementos: el número de neuronas corticales, la densidad de los paquetes neuronales, la distancia interneuronal y la velocidad a la que se conducen los impulsos nerviosos por el axón (o entre neurona y neurona).

Los perros y los gatos son animales domesticados desde hace milenios, y por ende son proclives a que la influencia de la sociedad modifique su selección genética. Se puede afirmar por ello que las condiciones en las que viva un perro o un gato pueden hacer variar su inteligencia. Sus neuronas pueden ser estimuladas, dando como resultado gatos que tocan el piano o que ejercitan sus sentidos para resolver problemas complejos:

Por otro lado, tenemos que los perros son más torpes, por ejemplo, que sus parientes agrestes: los lobos. Pero sólo en algunas tareas. El perro, en su relación con el humano, ha generado cientos de habilidades incluso comunicativas que lo han hecho desarrollar ciertas partes del cerebro para comprender nuestros gestos. Por su parte, los gatos también se comunican por medio de la posición de su cola o sus orejas, e inteligen la comunicación de nuestro cuerpo y ojos. Lo más sorprendente es que esto ha evolucionado a tal grado que tanto perros como gatos son capaces de generar hormonas como la oxcitocina cuando nos miran.

Entonces, ¿quién es más inteligente?

La estimulación del complejo sistema cerebral de los canes durante milenios de domesticación nos hace pensar que quizás los perros le lleven mayor ventaja a los gatos. A los felinos jamás se les ha dado una tarea qué cumplir (más que ser admirados, cual efigie egipcia), ni se les ha hecho tan dependientes de nosotros como a los perros. Esto explicaría quizás el mayor desarrollo neuronal en los canes. Pero no evita que perros y gatos puedan aprender a andar en patineta por igual, lo que comprueba que el desarrollo de la inteligencia está en conexión directa con la estimulación y la educación:

 

 

Como en los humanos: siempre habrá diferencias entre perros y gatos: algunos más inteligentes que otros, o con algún talento especial. Sea como sea, ambos son compañeros entrañables de nuestro día a día y está por descontado que los queremos más allá de su IQ.