Consejos para cosechar y secar tus hojas de té en casa

Una de las mejores maneras de mejorar los placeres de tu cotidianidad es tomando té; si es hecho con insumos de tu jardín, el beneficio psicológico es mayor.

La hora

Cosecha eligiendo un día seco la hojas que estén hasta arriba de la planta; entre las 9 y 10 de la mañana.

 

Cosechando el té

Elige las hojas  que estén en el top del arbusto o planta. Deberán estar maduras y verde brillante. Corta desde los tallos con unas tijeras. Cuando coseches flores lo mejor es hacerlo justo después de que se han abierto.

En el caso de las raíces, estas deben ser cosechadas en otoño o invierno, cuando las plantas están más inactivas. Dibuja un círculo al rededor de la planta; luego gentilmente remueve algo de las raíces; no coseches más de la mitad de la raíz, pues ello mataría la planta. La excepción es con el Diente de León, quien tiende a multiplicarse y ello hace que puedas extraerse su raíz en  su totalidad.

 

Secado de la planta

Deberás secar las hojas inmediatamente después de cosecharlas. Esparce las hojas, flores o raíces en una malla o en una bandeja para que así haya mucha circulación de aire. Asegúrate de que las hojas no queden demasiado juntas porque pueden enmohecerse. Las más largas o las que están en racimo pueden ser cortadas y atadas en ramos, cubiertas con una bolsa de papel, después cuélgalas boca abajo y seca. Colócalas en una alacena o cobertizo ventilado.

*También en Ecoosfera: Guía: cuándo y cómo cosechar hierbas para tu cocina

 



Visita el nuevo museo del Bosque de Chapultepec

El nuevo Museo de Sitio alberga más de 500 años de historia.

A un costado del Monumento a los Niños Héroes se encuentra la entrada al antiguo Colegio Militar. Lo que por años fue un inmueble a punto de colapsar se abre hoy como el Museo de Sitio del Bosque de Chapultepec, un espacio en el que los visitantes podemos aprender sobre la historia del lugar desde la época prehispánica hasta la actualidad.

museo-de-sitio-bosque-de-chapultepec-3

La restauración de este inmueble, que data de finales del siglo XIX, comenzó hace 2 años bajo la dirección del arquitecto Gabriel Mérigo Basurto, quien emprendió una investigación detallada sobre el estado original de la construcción. Ahora espera que los visitantes se tomen un tiempo para admirarla, pues en sus palabras:

El museo nos invita a reconocer la historia tan rica de este país ejemplificada en un edificio pequeño, pero con mucho significado.

El interior del inmueble se encuentra dividido en dos secciones. Una está dedicada a detallar los esfuerzos de recuperación que revitalizaron el Bosque hace 15 años y sus resultados actuales, mientras que la otra nos lleva a un recorrido histórico que comienza en la época prehispánica y pasa por el porfiriato. 

Las paredes están decoradas con fotografías, parafernalia y datos sobre las especies endémicas de flora y fauna que alberga esta área.

La museografía corrió a cargo de Sietecolores, quienes se dedican a la conceptualización de espacios públicos. Su presidenta, Marinela Servitje, espera que las familias que visiten el museo los fines de semana se empapen de la historia que ha cruzado el bosque:

Es importante que los visitantes que vengan un domingo o un sábado puedan darse cuenta del valor que tiene este bosque, este parque; que sepan que gran parte de la historia de México desde hace más de 500 años se ha dado y ha pasado por el Bosque de Chapultepec. Desde el punto de vista histórico, tiene un valor muy importante. El rey Nezahualcóyotl pasó por aquí, el emperador Moctezuma pasó por acá; aquí era el lugar de recreo de todos estos emperadores mexicas.

Además, espera que “tomemos conciencia del gran valor que tiene este espacio de la Ciudad de México y que lo cuidemos, pues es importante apreciarlo y protegerlo”.

museo-de-sitio-bosque-de-chapultepec-4

Tal vez por ello es que en varios apartados del museo se hallan consejos para adoptar hábitos más sustentables: no alimentar a los patos, pues ensucia el lago; poner la basura en sus respectivos contenedores y evitar a toda costa las fogatas.

El Bosque de Chapultepec, según nos platicó el arquitecto Mario Schjetnan, cuenta con ahuehuetes que llegan hasta los 400 años de antigüedad. La gran extensión arbórea de esta zona es única en la Ciudad de México, y por ende tiene un valor de captación de agua y absorción de dióxido de carbono sumamente importante. Como nos dice: 

Lo que tiene que hacer la población en primer lugar es enterarse de lo que se ha hecho y por otro lado también gozar el bosque, vivirlo, venir con sus familias, recrearse aquí, pues es un lugar que tiene una enorme cantidad de riqueza cultural.

En tu próxima visita a las actividades recreativas que ofrece el Bosque todos los días del año, tómate un momento para llenarte de la historia de este invaluable patrimonio de la Ciudad que forma parte de todos los que la habitan, pues como señala Servitje:

Han pasado los años y casi todas las generaciones han tenido alguna anécdota de algún familiar o de alguien querido que ha pasado por el Bosque de Chapultepec.



Guía: cuándo cosechar y cómo secar hierbas para tu cocina

Es todo un arte minucioso, exquisito y sencillo.

Foto: lagranepoca.com

Cada vez más personas cultivan en casa sus propias hierbas, sobre todo muchas medicinales y sazonadoras. Por lo mismo, información útil para sacarles el mejor provecho es de lo más bienvenida.

Hoy te presentamos una guía para que conozcas cómo cosechar tus hierbas y cómo secarlas y guardarlas para tus platillos o para el invierno.

Cosechar

El mejor momento para cortar tus hierbas es cuando estas tienen más aceite, que es justo cuando se ven más verdes y frondosas, y justo antes de que salgan las flores.

La mejor hora del día para cosecharlas es por la mañana, una vez que el rocío ha pasado.

Si vas a cosecharlas en otoño, lo mejor es hacerlo por las mañanas también y estar muy atento antes de que retoñen las flores; pues como los días son más cortos, este proceso suele acelerarse.

Cómo cortarlas

Córtalas con unas tijeras pero solo desde donde el tallo esté fresco. Corta también solo las hojas frescas.

Cómo secarlas

La manera clásica es hacerlo colgándolas del techo de tu cocina, lo que llena además la casa de fragancia deliciosa.

Puedes hacerlo también en cualquier cuarto que esté seco y templado.

Ponles encima papel si va a darles el sol directamente, pues degrada las cualidades nutricionales de las hierbas; hazle al papel agujeros para que penetre el aire.

Si las hierbas que estás secando son de las que tienen más agua como el cilantro, albahaca, perejil, tendrás que rotarlas o por algunas horas esparcirlas de vez en cuando en una mesa, por ejemplo. Recuerda que mientras el manojo esté más apretado más tardarán en cercarse.

En el horno

Otra manera de secarlas (lo preferible es hacerlo de la manera clásica), sobre todo si hay mucha humedad en tu casa, es usando un deshidratador de comida, o bien, el horno. Esparce las hierbas en servilletas usando la temperatura más baja posible; si la temperatura es más de 100 ºC, entonces el sabor disminuye. Deja la puerta del horno abierta; estarán secas en 3 horas o menos.

Cuándo están listas para secarse

Cuando las tocas y pueden quebrarse. Cuando están en un manojo colgando del techo toman meses para secarse. Cuando están esparcidas en superficies secas, generalmente unas semanas. En el horno estarán listas en unas tres horas.

Cómo y dónde guardarlas

Siempre guárdalas en contenedores de vidrio en espacios frescos y oscuros. Si el espacio es un problema, remueve las hojas de los tallos y almacénalas antes de que se despedacen por sí solas, aunque lo mejor es colgar el manojo, dejarlas enteras y solo desmoronarlas cuando estén listas; esto en opinión de la mayor parte de los cocineros…