Conoce Sonidos de la Tierra, la orquesta de instrumentos reciclados

Demostrando que el ingenio puede más que la realidad, un grupo de jóvenes en Paraguay aprovecha basura del vertedero de su comunidad para crear música.

Foto:abc.com.py

Cateura, un pequeño pueblo asentado a lo largo de un vertedero de basura, es escenario de la creatividad comunitaria. Además de que los pobladores suelen vender y aprovechar los desechos del basurero, un proyecto denominado Sonidos de la Tierra, encabezado por el director de orquesta Luis Szarán, ha promovido la creación de instrumentos aprovechando desechos.

Uno de los aspectos más sorprendentes del proyecto, es que además de que visualmente los instrumentos están correctamente armados, el sonido, aunque no perfecto, prácticamente replica el emitido por uno ordinario. Para la gente de Cateura, comprar un instrumento real es inalcanzable –el precio promedio de un violín supera el costo de una casa promedio de esta comunidad–.

El proyecto ha llamado la atención del mundo, y pronto será estrenado un documental  acerca de este programa  creado en 2005 y que a la fecha incluye a más de medio centenar de niños.

En 2006 la orquesta realizó una gira por  Italia, Alemania, Suiza, República Checa y Francia. El programa busca motivar a personas que viven en pobreza, incentivándolos a aprovechar los recursos disponibles. Siempre habrá algo aprovechable, incluso si únicamente se está rodeado de basura. La imaginación es la riqueza, así lo demuestra los Sonidos de Tierra.

 

*Cabe apuntar que desde hace 5 años la orquesta oficial del pueblo de Cateura es la llamada Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, un proyecto que finalmente se separó de Sonidos de la Tierra por divisiones internas. 

 



Amarnos a nosotros mismos en tiempos ensimismados

¿Será posible reinventar al amor propio y llevarlo más allá del culto al individuo?

Amar es desgarrarnos para cosernos; rompernos para pegarnos. Amar es alejarnos para volver, dañarnos para curar. Amar es el más extravagante de los hábitos: un acto efímero en su eternidad. Un péndulo de Foucault oscilando infinitamente.

De entre estas ambivalencias e incertidumbres que constituyen la esencia de esta pasión humana, se alza un aparente antagonismo entre el amor al otro, por un lado, y el de aquel que guardamos para nosotros mismos, por otro.

amor propio
Ilustración: Henn Kim

Ambos pasan en nuestros tiempos por una crisis que los hace parecer irrealizables y, en ocasiones, también irreconciliables: no hay tiempo de amar a otros porque estamos muy ocupados procurándonos a nosotros mismos. O no nos amamos porque estamos muy ocupados salvando el mundo.

No obstante, amarnos a nosotros parece ser, verdaderamente, el principio desde el cual se desdobla el resto de nuestros actos. Por eso Ron Padgett, nuestro Paterson de carne y hueso, escribe:

Take care of things close to home first. Straighten up your room before you save the world. Then save the world.

(Encárgate de las cosas cercanas a casa primero. Arregla tu cuarto antes de salvar el mundo
Luego salva el mundo)

Parece urgente amarnos si queremos ser capaces de amar a otros en algún momento. Porque si no nos amamos, ¿cómo amar a otros? Tal parece la aritmética de las relaciones humanas: su lógica intrínseca.

Pero el amor no es reductible a operaciones matemáticas. Recuperar el amor propio en estos tiempos es más difícil, quizá, que nunca en la historia. Somos presa fácil de los vacuos discursos sobre el amor, cuya retórica cínica invita a amarnos desde el narcisismo y la mezquindad. Existen también los sustitutos inverosímiles: en lugar de amar, nos sumimos en nuestra psique depresiva y cultivamos un odio que poco a poco nos carcome.

amor-propio-cultivar-como-aprender-querernos

Ante esas condiciones decadentes, es urgente plantear hipótesis radicales. ¿Qué tal si la única forma de recuperar el amor propio fuera admitiendo que no hay una hoja de ruta que nos marque cómo hacerlo? Suena desolador: si algo buscamos son respuestas tangibles, concretas y que nos den soluciones inmediatas.

Pero amar es precisamente lo contrario a todo ello. Amar –afortunadamente– no es una ciencia, y por ello no existen métodos para aprender a amarnos ni para amar a otros. Por eso, aún en nuestros tiempos ensimismados, el amor sigue siendo un resquicio de libertad para quien se atreve a mirar desde ahí.

Aunque quizá una de las pocas cosas que se pueda afirmar sobre esa cosa contradictoria que es el amor (cuya semántica, por cierto, es el mayor reto de los lingüistas) es que, tanto aquel amor que nos profesamos a nosotros mismos, como el que profesamos a los demás, son indisociables. Ambos tienen una autonomía relativa, tanto como nosotros la tenemos de los demás. Pero su aparente antagonismo o dualidad es producto de nuestra época, y no es sino una ilusión, como muchas de las que sustentan nuestras creencias.

amor propio-

El amor es una totalidad que sólo puede sobrevivir como tal, retroalimentandose cada una de sus partes de lo uno y lo otro. Hay necesidad mutua, incluso cósmica, entre los tipos de amor, tal y como la hay en el individuo para con los otros, a quienes necesita para poder ser y desdoblarse en sus infinitas posibilidades.

Si algo resume esta idea en una cotidianidad sólo aparentemente sencilla, pero en realidad sumamente compleja, es esta otra metáfora de Padgett en su poema Love:

That is what you gave me

I become the cigarette and you the match

Or I the match and you the cigarette

Blazing with kisses that smoulder towards heaven

(Eso fue lo que me diste: yo me convertí
en cigarrillo y tú en fósforo
o yo en fósforo y tú en cigarrillo
brillando con besos ardiendo hacia el cielo)

El amor propio sólo puede cultivarse cuando aprendemos a ser ya sea el cigarrillo o el fósforo. Es una relación dinámica que ocurre todo el tiempo, todos los días. No hay principios ni finales. No hay identidades definidas permanentemente. Sólo fósforos, cigarrillos y las chispas que simbolizan la valentía que implica amarnos y amar en un mismo tiempo.  

 

*Ilustración principal: Sivan Karim 

 



5 cosas que debes pensar 2 veces antes de comprarlas nuevas

Te ofrecemos algunos consejos económicos y convenientes para que no gastes tu dinero en artículos nuevos, y de paso contribuyas a la conservación del medioambiente.

Aunque hay muchísimos productos nuevos que están catalogados como “amigables con el ambiente”, puedes realmente contribuir al medioambiente al comprar artículos usados, especialmente aquellos cuya producción requiere mucha energía y recursos. Y obviamente, al comprar cosas usadas, estás contribuyendo muchísimo a tu propia economía.

No obstante, hay algunas advertencias que debes tener en cuenta antes de comprar productos de segunda mano. A continuación te compartimos cinco de ellas.

 RIGHTBIKEMA16384959-0001

Bicicletas

Por el precio (aproximado) de 2 tanques de gasolina puedes comprar una bicicleta bastante decente, sólo tienes que saber dónde buscar. Ten cuidado con las ventas privadas –especialmente para bicicletas más caras de adulto—, ya que las bicis robadas conforman una gran parte del mercado.

Un gran lugar para buscar bicicletas de montaña e híbridos es en las tiendas de renta de bicicletas. Es más seguro que encuentres buenos tratos en el otoño. Dejar tus datos de contacto en una tienda de reparación de bicis también es buena idea, pues muchos propietarios dejan sus bicicletas y nunca las recogen.

.

.

Screenshot2013-04-17at82147PM

Instrumentos musicales

Pueden encontrarse instrumentos musicales usados con descuentos increíbles. Si lo que quieres es rentar o comprar un instrumento musical para un niño que es principiante, tiene mucho más sentido que compres uno usado. Si al niño –o a ti— no le gusta el instrumento, siempre puedes revenderlo.

Una vez que compres el instrumento, llévalo a una tienda de reparación para determinar si necesita mantenimiento o reparación.

.

 Garage-sells-affordable-bedroom-furniture

Muebles de madera

No debe haber ningún problema para encontrar muebles de madera en mercados de pulgas. Cuando se trata de muebles usados, nunca debes pagar más de 1/3 de lo que costaron originalmente.

Cuando se trata de muebles viejos o usados, casi siempre obtienes aquello por lo pagaste. Los muebles hechos con pino barato no aguantarán lo mismo que los que están hechos de roble, maple o cerezo. También debes buscar muebles bien hechos. La construcción de ensamblaje es el determinante principal de la calidad de un mueble. Cualquier cosa fabricada con clavos o grapas, o pegamento visible, indica una construcción defectuosa. Busca clavijas, tornillos, engranajes machihembras y bloques de refuerzo en las esquinas.

.

toyota+corolla+painted+flowers+old+blog

Vehículos

Desde una perspectiva sustentable, definitivamente tiene más sentido comprar un auto usado que utiliza gasolina de manera más económica que uno nuevo, ya que la construcción y deshecho de automóviles tiene un impacto significativo en el ambiente. La misma industria de automóviles ha admitido que entre 12 y 28% de las emisiones de dióxido de carbono que se generan durante el ciclo de vida de un auto ocurren durante la adquisición de materiales crudos, manufactura y envío inicial.

En cuanto al valor, un auto pierde valor en cuanto lo manejas fuera de la tienda (alrededor del 9%). Pero eso no es todo: para el momento en que cumple 4 años, el auto típico tiene sólo la mitad de su valor. No obstante, después de eso la curva de depreciación es mucho menos empinada, y la mayoría de los autos permanecen en un estado confiable durante los próximos años. Las tenencias, seguros e impuestos también son mucho más bajos.

Y sobre todo, la dependencia de automóviles ha mejorado considerablemente en la última década. Lo más seguro es que un vehículo de 5 años tenga alrededor de 1/3 menos de problemas de lo que habría tenido hace 1 década. De acuerdo con investigaciones recientes, los problemas de motor y transmisión que alguna vez caracterizaron a los autos más viejos han disminuido dramáticamente. Con un buen mantenimiento, un auto construido en el 2009 podría fácilmente seguir funcionando por otros 6 a 8 años sin necesidad de reparaciones mayores.

.

IMG_4491

Ropa

Si te da un poco de asco comprar ropa usada, considera lo siguiente: hay una gran probabilidad de que la ropa que compraste “nueva” se la probó mucha gente antes de ti. Si bien es comprensible marcar una línea en cuanto a ropa interior, calcetines y zapatos, no hay nada en la ropa usada que un buen ciclo de agua caliente no pueda limpiar.

Comprar ropa de tiendas de ahorro no te limita a vestirte con prendas que ya pasaron de moda; puedes adquirir la misma ropa que está en rebaja en tiendas departamentales a menos de 1/10 de su costo, o incluso menos.

Con algunas prendas, tiene mucho sentido que las compremos usadas. La ropa de maternidad, por ejemplo, que sólo se usó algunos meses, o la ropa de bebés o niños, que muy rápidamente dejaron de quedarles.