Cómo lavar la ropa de manera ecosustentable, descúbrelo

La realidad es que para lavar la ropa de manera ecosustentable, es indispensable realizar una serie de pasos.

Lavar la ropa puede ser un placer o una maldición, pues no sólo requiere parte de nuestro tiempo, también de una serie recursos materiales para lograr este objetivo. Esta dinámica a la larga realmente puede ser un problema para el medio ambiente. Sin embargo, ¿realmente qué cambiarías de este proceso para cuidar tanto a tu salud como a la naturaleza?

Hay quienes eliminarían la lavadora; otros, el suavizante. La realidad es que para lavar la ropa de manera ecosustentable, es indispensable realizar una serie de pasos, como los que te compartimos a continuación:

– Desintoxicar la ropa identificando los químicos tóxicos – los VOC en las fragancias, por ejemplo– que absorben los tejidos de la ropa.

– El agua fría es igual de efectivo que el agua caliente cuando se trata de la limpieza de la ropa –excepto en caso de pañales–.

33

 

– Ahorra en la electricidad evitando usar la secadora. Deja que se sequen mientras están colgados.

– Escoge un detergente con ingredientes naturales y con un empaque sencillo –evita comprar detergentes en botellas de plástico–.

11-metodos-para-lavar-la-ropa-de-forma-sostenible-e1390575182728

 



¿La alteración en el genoma de las plantas brindará estabilidad a la agricultura ecosustentable?

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable.

“Imagina un escenario en donde los campos de cultivo, de cebada, quinoa o arroz, puedan crecer en condiciones similares a las de un desierto, con poca calidad de suelo o tierras marginales y estériles”, son las palabras de Mark Tester, profesor de Ciencia de las plantas. Su visión es brindar un futuro estable y comprometedor a la agricultura ecosustentable mediante cultivo básico, irrigado con agua salobre, y así producir la suficiente cantidad de alimentos nutritivos para la población mundial. 

Tester, con la pasión de mejorar el planeta, diseñó y creó el Plan Accelerator en la Universidad de Adelaide en Australia, la cual facilita a los científicos tanto a crecer y observar miles de especies vegetales tomando en consideración los factores genéticos y ambientales que puedan influir la productividad y la salud. Mediante el uso de tecnologías genómicas y genéticas, Tester busca manipular sus genes para proveerles la habilidad de proliferar en zonas marginales con poca condición salina. 

Actualmente se dedica a tres áreas principales para alcanzar su objetivo:  

Primero, deseamos incrementar la tolerancia a la salinidad de zonas de cultivo comunes y difíciles. Por ejemplo, recientemente identificamos un loci –lugar geométrico– genético clave que es responsable del aumento a la tolerancia de sal en diferentes cadenas de cebada y arroz. Segundo, deseamos domesticar a las plantas tolerantes a la sal para que proliferen y se reproduzcan en campos altos aún con condiciones extremas. Recientamente pudimos encontrar la primera secuencia de alta calidad del genoma de la quinoa; y nuestros resultados nos ayudaron a comprender cómo las plantas crecen, maduran y producen semillas, permitiéndonos crear una planta de quinoa altamente productiva y resiliente.

Una vez que se logren estos dos objetivos, Tester planea continuar con un cultivo de irrigación con agua parcialmente desalinada a un costo económicamente viable: “Mucha de la comida del mundo se produce actualmente mediante la irrigación de agua fresca. Esto es completamente poco sustentable, principalmente porque brinda mayores retos ante el cambio climático y el calentamiento de la Tierra. Esta confianza en la irrigación es un gigante durmiente en un cuarto. Es indispensable que trabajemos en una solución para esto.”

Para Tester, usar tierras arenosas, agua de mar y una revolución en el genoma de las plantas, ayudará a desarrollar nuevas técnicas que contribuyan a una nueva agricultura global y ecosustentable. 

 



Prácticos consejos para lavar la ropa de manera ecológica

Por ejemplo, elimina las manchas con productos naturales

Lavar la ropa es un menester de cada día, el cual puede requerir un importante impacto en la electricidad, agua y recursos naturales. Con el fin de reducir este tipo de consumo sin afectar la higiene del hogar, a continuación te compartimos algunos consejos efectivos para lavar la ropa de manera ecológica: 

– Lava con menos frecuencia

Esto no sólo reducirá el consumo de agua y recursos naturales, también evitará que las fibras de la ropa se deterioren. Una prende puede durar un par de puestas antes de meterla a la lavadora. En el caso de la ropa deportiva, es recomendable que después de su uso, se extienda para airearse de las moléculas del sudor, volverla a usar una vez más y entonces lavarla. 

– Evita usar secadoras

Dejar la ropa al sol es más barato y ecológico que las secadoras; pues, además, se evita que reduzcan de tamaño o que las fibras del tejido se decoloren o dañen. 

– Utiliza alternativas ecológicas

Mientras la lavadora se está llenando, agrega 1/3 taza de sal de soda, 1 taza y 1/2 de jabón. En caso de ser ropa muy pesada o muy sucia, añade 1/4 raza de bicarbonato de sodio o 1/4 taza de vinagre durante el primer enjuague. También puedes remojar en agua caliente la ropa muy sucia, añadiéndole una media taza de bicarbonato de sodio durante 30 minutos. Para eliminar las manchas, tállalas con jabón líquido y una solución de 2 cucharadas de sal de sodio y 1 taza de agua caliente. 

Como suavizante usa 1/4 de taza de vinagre blanco con el agua del enjuague. 

Para desencoger la lana disuelve 2 tazas de sal en agua caliente y deja que enfríe hasta estar tibia. Remoja la prenda durante tres horas. 

Como blanqueador de ropa blanca prueba agregando 1/2 taza de sal de sodio a cada carga de lavado; o también puedes añadir jugo de limón al ciclo de enjuague y tender la ropa al sol. 

– Elimina las manchas con productos naturales

 

Una vez que la ropa se manche, procura lavarlo lo más rápido posible. La mancha necesita neutralizarse con un agente limpiador como jugo de limón o vinagre y un alcalino como el bicarbonato de sodio; una vez que se agrega esta mezcla sobre la mancha, se lava con agua fría. 

Para los pañales manchados: disuelve 3 cucharadas de bicarbonato de sodio en agua caliente y déjalos remojar por unos minutos. Luego lávalos. 

Para las manchas de fruta y vino, es importante cubrirlas con sal o agua mineral fría. 

En cuanto a las manchas de grasa, filtra el agua hirviendo a través de la manchada –blanca y de algodón–, después ponle bicarbonato de sodio y tállalos con jabón en agua.  También puedes usar una toalla y humedece la mancha con agua, talla con jabón y bicarbonato de sodio, lava en agua caliente y usa jabón extra. 

Para quitar la sangre de la ropa basta con cubrir la mancha con sal o agua mineral fría, remojando la prenda en agua fría. Puedes también mezclar fécula de maíz con talco o con harina de maíz en agua. Espera que se seque y con un cepillo quita los residuos.