Quizá nunca habías visto a las nubes avanzar de estar manera tan acelerada, y mucho menos con una forma de olas de mar a punto de romperse. En una montaña de Colorado, este 31 de octubre, ocurrió un fenómeno de lo más inusual y que, literalmente, creó la imagen que ilustra esta nota.

Este fenómeno se conoce como inestabilidad Kelvin-Helmholtz y sucede cuando existen velocidades muy disímiles entre dos fluidos que interactúan. El aire es primero empujado a la pendiente de la montaña y luego forma nubes; después un rápido viento golpea estas nubes recién formadas, lo que provoca que adopten la forma de una ola a punto de tronar.

A este tipo de nubes se le conoce como nubes de Kelvin-Helmholtz; también, como nubes infladas o nubes de gravedad cortada.

Por fortuna, el hermoso espectáculo ha quedado grabado en el siguiente material:

 

* Foto: @breckenridgemtn/Twitter