El poético órgano de Croacia que hace música con el oleaje

Está inspirado en un antiguo instrumento griego; acoplado además en las costas de una de las ciudades más viejas del mundo.

Foto:linssimato/Flickr

En la antigua Grecia había un instrumento llamado hydraulis, el primero en funcionar a base de agua y aire. El agua y su movimiento lo hacían sonar, como un instrumento tocado por sí mismo, con los estímulos del entorno. Este hermoso órgano inspiró al arquitecto Nikola Bašić para crear un órgano en las costas de la ciudad de Zadar, también conocida como Zara, en Croacia.

Esta es una de las urbes más antiguas del mundo, con hasta 3000 años de edad. En la segunda Guerra Mundial casi fue destruida por completo, y en los últimos años ha habido una búsqueda por devolverle vitalidad y también su carácter mitológico que por su edad lleva; el mundo, sin duda, debe voltear a verla…

Gracias a un concurso Bašić diseñó un enorme órgano de olas llamado El Órgano del Océano o Morske Orgulje también inspirado en el que existe en la cuidad de San Francisco; la diferencia del suyo, es que realmente crea armonías que asemejan a canciones nunca antes tocadas, no solo a sonidos hermosos. Es como una verdadera sinfonía que consiguió con una meticulosa planeación de cada una de las partes que integran el órgano. En una especie de escalones, el agua entra por orificios y empuja el aire hacia los tubos haciendo silbidos en conjunto verdaderamente sorprendente; uno puede caminar literalmente los sonidos…

 Screen Shot 2015-11-09 at 11

Foto:Lisa/Flickr

Screen Shot 2015-11-09 at 11

Foto:J We/Flickr

 



10 sonidos de la naturaleza que simplemente no sabías que existían

El paisaje sonoro de la naturaleza es evocador y nos demuestra que el planeta Tierra es el compositor por excelencia.

El planeta es en sí mismo una sinfonía interminable y sus sonidos son a veces armoniosos y melodiosos. Pocos resquicios habrá en la naturaleza donde el silencio se imponga, solemne y desconocido, pues hasta los movimientos subterráneos de la tierra generan sonidos estridentes, aunque nos sean imperceptibles.

Resulta una delicia navegar por algunos de los paisajes sonoros naturales que han sido capturados hasta ahora. Las ondas sonoras poéticas que nos ofrecen los hábitats y sus elementos, así como las frecuencias producidas por algunos animales, nos demuestran cómo realmente la naturaleza inventó la música, mucho antes de que el hombre comprendiera los misterios de su composición.

sonidos-de-la-naturaleza-extranos-raros-sonidos-naturales-ecosistemas-animales

De hecho, las comunidades humanas muchas veces se han inspirado en las formas de comunicación de algunos animales, como en el silbido de los pájaros para crear lenguajes similares o, incluso, en las frecuencias que emiten los elefantes, en el caso de las tribus del este de África, que las incorporan a sus canciones.

Pero los sonidos de la naturaleza son a menudo únicos, y muchos de ellos, como te demostraremos a continuación, son poco conocidos y de una belleza inenarrable.

Canto de la ballena solitaria

Esta es la única ballena que emite un canto de 52 Hz, mientras que el común está entre los 15 y los 25 Hz. Su canto fue registrado en 1980, y se le atribuye una cierta melancolía porque a mayor herzios una frecuencia ésta es más aguda.

El sonido de las placas tectónicas

Es de esperarse que la profundidad de la tierra produzca sonidos estridentes, sobre todo cuando se mueven gigantescas estructuras como lo son las placas tectónicas, mismas cuyo deslizamiento produce los terremotos en la superficie. Estos fueron grabados por un artista holandés, Lotte Geeven, para el proyecto The Sound of Earth.

 

Auroras Boreales

La Aurora Boreal no es sólo un fenómeno celeste increíble, sino que también emite un curioso sonido, similar al crujido del hielo. Esto lo descubrió en 1990 el investigador Unto Laine, quien explicó a la BBC que el sonido proviene de una tormenta geomagnética que se produce a la misma altura que la Aurora Boreal.

 

Un bamboo meciéndose

El relajante sonido del bamboo proviene de su bamboleo al ser golpeado por el aire. Quizá esa fuera una de las razones por las cuales Buda meditaba en los bosques de bamboo.

 

El coro de la tierra

Se trata de un fenómeno, según la NASA, producido por las ondas de plasma o cinturones de radiación que rodean y “traspasan” la tierra. El sonido se propaga por ahí, y no por el aire, como el que podemos captar en la cotidianidad.

 

Las dunas de arena que cantan

Marco Polo, Darwin, y seguramente otros exploradores, han hablado de este extraño fenómeno con mucha curiosidad. Recientemente, investigadores del Centro Nacional para la Investigación Científica en París explicaron que el melodioso sonido proviene de los granos de arena al deslizarse por las laderas.

 

El hielo recién congelado

Es un hermoso sonido que produce el hielo cuando algo hace a sus partículas moverse de forma acelerada, como el filo de los patines deslizándose en su superficie.

 

Ave lira

Estos pájaros australianos tienen un peculiar canto, pues tienen la habilidad de mimetizar sus sonidos con los de la naturaleza, e incluso con otros sonidos artificiales.

 

Los arrecifes de coral vivos…

 

…Y los arrecifes de coral muriendo

 

Estos fueron grabados por Bernie Krause y utilizados para sus proyectos musicales desde 1970, pioneros en utilizar los sonidos de la naturaleza.

¿Conoces algún otro sonido de la naturaleza, tan inspirador como estos? ¡Compártelo con la Ecoosfera!

 

*Referencias:  The Music of Nature and the Nature of Music

 



El sorprendente vuelo de una ballena jorobada jugando en el mar

En el video se vislumbra una ballena adulta de aproximadamente 40 toneladas que va saltando sobre el agua, hasta en una ocasión que su salto parecía un vuelo onírico.

Es difícil asimilar a grandes y feroces animales buscando momentos de diversión; sin embargo, el mundo animal está cargado de sabiduría, perfección y alegría. Un ejemplo de ello es el video que el marinero Craig Crapehart que grabó y publicó al ver cómo un par de ballenas jorobadas saltaban y se divertían en el mar. 

En el video se vislumbra una ballena adulta de aproximadamente 40 toneladas que va saltando sobre el agua, hasta en una ocasión que su salto parecía un vuelo onírico. Capehart escribió en la plataforma de videos YouTube: “Un evento muy raro, de hecho. Parece que nunca antes se ha hecho una grabación de una ballena jorobada adulta saltando completament fuera del agua”. Estas ballenas habitan en el mar de Mbotyi en Pondoland, Provincia del Cabo Oriental , Sudáfrica –antes Transkei–. 
Te compartimos el video del épico momento: