Victoria: más de 1000 indígenas consiguen parar un proyecto eólico en Juchitán

Miembros de la comunidad binniza han interpuesto un amparo que obstruye la construcción de Eólica del Sur; un proyecto, supuestamente verde, inmiscuido en una gran polémica ambiental y de derechos humanos.

Foto: Fundar 

En Oaxaca, el Istmo de Tehuantepec, una zona ventosa, ha sido en los últimos años colmada de parques eólicos. Por un lado, se trata de energía verde, pero por otro, estos proyectos, más de 24 instalados a la fecha, han recibido muchas críticas por parte de ambientalistas y defensores de derechos humanos.

El biólogo Fernado Córdova, en una de sus colaboraciones para este sitio advierte:

La implementación de parques eólicos en el Istmo de Tehuantepec ha causado muchos conflictos debido a que ha estado acompañada del despojo de las comunidades locales, la exclusión de la población en la toma de decisiones, graves impactos ambientales, opacidad en los beneficios económicos y el menosprecio a las opiniones de los especialistas.

También, las comunidades zapoteca y binniza que habitan la zona, han sido excluidas de las consultas previas a las que tienen derecho como parte de los acuerdos internacionales de México en materia de derechos indígenas. Las autoridades habían pasado por alto esta garantía y habían ya aprobado el  megaproyecto “Eólica del Sur”; el paso más significativo que dieron fue la Autorización de Impacto Ambiental.

Hace unos días, ante esta situación, fue anunciado que el amparo interpuesto por al menos 1166 indígenas binniza del Istmo de Tehuantepec ha resultado en la suspensión de “todas las autorizaciones, permisos, vistos buenos, aprobaciones, licencias y cambios del uso de suelo otorgados”, esto como una  orden del Séptimo Juez de Distrito de Salina Cruz.

Esta es considerada una victoria indígena en el marco de los mega proyectos eólicos en el Istmo. No puede seguir replicándose un modelo de despojo, en pro ahora, de la energía verde; misma que, de hecho, es cuestionada por especialistas. ¿Energía verde pese a todo?

Twitter de la autora: @anapauladelatd



Más de mil indígenas consiguen la suspensión definitiva de un Parque Eólico en Juchitán

Había sido aceptado su amparo anteriormente, ahora, la suspensión es definitiva, un logro del pueblo Binnizá.

 

Foto: CEMDA

Hace unos meses fue anunciado que el amparo interpuesto contra Eólica Sur, en Juchitán, Oaxaca, por parte de más de 1000 indígenas binnizá, había sido aceptado.  Ello implicaba varar provisionalmente su construcción. E incluso este paso había sido celebrado por muchos.

Aunque en el Istmo de Tehuantepece, una gran franja ventosa, la instalación de parques eólicos podrían presentarse como energía verde, lo cierto es que estos parques eólicos han sido criticados por los propios ambientalistas como el biólogo de la UNAM Fernando Córdova Tapia:

La implementación de parques eólicos en el Istmo de Tehuantepec ha causado muchos conflictos debido a que ha estado acompañada del despojo de las comunidades locales, la exclusión de la población en la toma de decisiones, graves impactos ambientales, opacidad en los beneficios económicos y el menosprecio a las opiniones de los especialistas.

Ahora, el pasado 11 de diciembre el Juez Séptimo de Distrito en el Estado de Oaxaca otorgó la suspensión definitiva del proyecto Elólica Sur por el amparo presentado por 1166 miembros del pueblo indígena binnizá del istmo de Tehuantepec.

Cabe anotarse que el conflicto surgió sobre todo porque hasta la fecha han sido instalados hasta 24 parques eólicos en la zona y no había sido aplicada ninguna consulta pública a los pueblos indígenas a pesar de que así lo estipulan los Tratados Internacionales a los que México se ha suscrito.

Fue hasta el caso de Juchitán que la comunidad, ante la falta de consulta pública, interpuso un amparo, y ahora este, además de aceptado, ha sido resuelto a favor del pueblo Binnizá. Aún cuando la primera consulta iba a aplicarse finalmente, y por presión del pueblo, las condiciones en realidad no fueron justas:

La consulta no fue libre porque no pudimos expresar nuestra opinión y posición durante consulta, pues fuimos hostigados y perseguidos, por nuestros mismos paisanos, que ya tenían pactos realizados con las empresas y con el gobierno municipal. La consulta no fue informada porque careció de información relativa a los impactos ni de uno, ni del conjunto de parques eólicos, sobre nuestro paisaje, los ciclos biológicos de nuestros suelos y nuestras formas de vida. El mismo James Anaya, ex relator de las naciones unidad en materia de pueblos indígenas, resaltó que el gobierno mexicano tenía serias deficiencias en cuanto a la aplicación de la consulta. Apuntan en un comunicado.

Este caso es considerado un antecedente de las luchas indígenas contra las grandes corporaciones, que aún con la bandera verde, buscan explotar sus recursos sin un trato integral con la realidad de la zona. 

 

*También en Ecoosfera: Expertos te explican por qué la explotación eólica del Istmo solo favorece a las corporaciones

 



Expertos te explican por qué la explotación eólica del Istmo solo favorece a las corporaciones

A veces al escuchar el concepto de energía verde nuestra impresión es positiva, pero incluso esta puede estar disfrazada: un grupo de expertos explica el caso del Istmo.

Foto:noticiasnet.mx

Ante una serie de irregularidades en torno a la puesta en marcha del megaproyecto Eólica del Sur, más de mil indígenas zapotecos se ampararon para detener todas las autorizaciones, permisos, vistos buenos, aprobaciones, licencias y cambios de usos de suelo. El pasado 12 de octubre en el Centro Nacional de Comunicación Social se informó sobre la suspensión del proyecto Eólica del Sur (nota de Proceso). A continuación se transcribe el posicionamiento del Grupo Asesor.

El Grupo Asesor para la consulta indígena en Juchitán de Zaragoza está conformado por especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Universidad Autónoma Metropolitana, la Escuela Nacional de Antropología e Historia, el Colegio de Postgraduados y la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad.

En los últimos años, la implementación de parques eólicos en el Istmo de Tehuantepec ha causado muchos conflictos debido a que ha estado acompañada del despojo de las comunidades locales, la exclusión de la población en la toma de decisiones, graves impactos ambientales, opacidad en los beneficios económicos y el menosprecio a las opiniones de los especialistas. El modelo de explotación eólica imperante en el Istmo favorece a las empresas desarrolladoras, limitando los beneficios para las comunidades locales y acrecentando el rechazo social a los proyectos. Actualmente, la zona no cuenta con un estudio regional que evalúe los impactos acumulativos tanto ambientales como sociales. La falta de este estudio es sumamente grave si tomamos en cuenta que otorgar permisos para construir más parques en la región es una prioridad para el Gobierno Federal.

En 2014, la SEMARNAT autorizó el proyecto Eólica del Sur con la condicionante de que se realizara una consulta de acuerdo con el Convenio 169 de la OIT. Sin embargo, esta consulta no resultó ser ni previa, ni libre, ni informada, ni culturalmente apropiada. Por otra parte, el grupo asesor no contó con la disposición de la Secretaría de Energía para la entrega de la información que solicitamos reiteradamente para la realización de una evaluación científica en los aspectos social y ambiental con el detalle necesario, ni tampoco se nos abrió un espacio a lo largo de la consulta en Juchitán para presentar el resultado de nuestra investigación, a partir de la cual, detectamos una serie de inconsistencias en la autorización de impacto ambiental, por ejemplo:

Existe un conflicto de interés en su elaboración y autorización debido a que el Socio Fundador de la empresa que elaboró la Manifestación de Impacto Ambiental es actualmente el Subsecretario de Planeación y Política Ambiental de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales. Nuestros análisis muestran que existe falsedad de información y que el promovente pretende talar el 100% de la superficie selvática sin proponer ninguna medida de compensación. La omisión deliberada de información presentada por la empresa hace imposible que exista una evaluación real del impacto acumulativo de las plantas eólicas a nivel regional. Se menosprecia la importancia biológica de esta zona, que es un sitio fundamental para el Corredor Biológico Mesoamericano. Los muestreos de fauna son insuficientes y tienden a subestimar los impactos reales del proyecto. De acuerdo con la Manifestación de Impacto Ambiental, de los 147 impactos que se generarán, el 82% corresponde a impactos negativos, mientras que únicamente el 18% se reconoce como positivo.

Concluimos que la autorización de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales para el proyecto Eólica del Sur es inaceptable debido a su magnitud y a los impactos ambientales y sociales que generará a mediano y largo plazo.

Una vez más, el gobierno es el promotor del modelo de explotación eólica en el que los beneficios reales quedan fuera de las comunidades locales y en el que los ecosistemas se conciben como el obstáculo a vencer para el desarrollo de infraestructura. Así pues, es evidente que estamos lejos de lograr una transición hacia la generación de energía verdaderamente sustentable.

Atentamente:

Alejandro Castaneira Yee Ben, Fernando Córdova Tapia, Scott S. Robinson, Karen Levy Gálvez, Roberto Serafín Diego Quintana, Alfredo Saynes y Margarito Tapia García.

En la siguiente liga se puede descargar el estudio.

Twitter del autor:@FerCordovaTapia