Todo lo que vemos o parecemos es solamente un sueño dentro de un sueño

Edgar Allan Poe

 

El sueño es la necesidad quizá más poética. En esas horas de reposo, los niveles de actividad del organismo bajan más que nunca, y los estímulos externos afectan mínimamente a los sentidos. Estos últimos parecieran apagarse para activar la maquinaria de imágenes formadas en nuestro cerebro mientras ocurre esta no actividad.

Un buen sueño está ligado naturalmente a una buena calidad de vida, y su contraparte puede resultar en problemas físicos como obesidad, diabetes, depresión, alta presión sanguínea, etc. Por ello, millones de personas en el mundo se esfuerzan diariamente por alcanzar algo así como 8 horas de sueño, que recomiendan múltiples estándares en el mundo (aunque se reconoce que esta medida puede variar también según la persona).

Pero, ¿cuánto dormían nuestros ancestros? Ellos solían seguir más los ritmos naturales del día: levantarse al amanecer y acostarse al oscurecer. No existía la luz eléctrica ni, mucho menos, los dispositivos electrónicos que hoy absorben nuestra atención nocturna.

Para resolver esta interrogante, un grupo de científicos investigó a tres tribus actuales que aún viven bajo las condiciones prístinas de los primeros asentamientos humanos e, incluso, algunas son cazadoras.

A lo largo del estudio, publicado en la revista Current Biology, se analizaron los hábitos de sueño de los tsimané (chimán), cazadores y horticultores de Bolivia; los hadza, cazadores que viven cerca del Parque Nacional Serengueti de Tanzania; y los san, cazadores que habitan en el desierto del Kalahari en Namibia.

 

6 horas de sueño 

Los resultados apuntan a que en este trío de tribus los períodos de sueño son de un promedio de 6 horas, lo que en Occidente sería considerado como deficitario. Los resultados están basados en las necesidades de sueño de los adultos de las diversas tribus (todas expuestas a circunstancias geográficas y raciales distintas, pero con estilos de vida similares). La mayoría duermen unas 3 horas luego de que se ha puesto el sol, y despiertan al inicio del amanecer.