Situaciones extraordinarias que pueden verse en Amsterdam, la ciudad de las bicicletas (VIDEO)

Su adopción de las bicicletas como máximas de transporte han originado inercias culturales especiales.

Foto: blogs.lanacion.com.ar

Amsterdam, la ciudad de las bicicletas. El sitio que a simple vista es como la utopía de la democratización del transporte sin importar las clases sociales. En esta ciudad de unos 811.185 residentes, existen más bicicletas, próximas a un millón, que personas: por sus calles estrechas y canales, al menos en el centro de la ciudad, las bicicletas son la gran prioridad de la cultura vial.

Personas de todas las edades; mamás, de la tercera edad, ejecutivos, fashionistas, prácticamente todos, se transportan en bicicletas, y de hecho cada vez es más mal visto hacer uso del auto, sobre todo por una población que crece aceleradamente )para el 2030 se calcula que habremos 9 mil millones de habitantes en la Tierra) y el auto abarca un espacio, innecesario, individualista.

Esta ciudad es también la que cuenta con un mayor número de museos en el mundo, existe un movimiento interesante cultural; también se dice que en Europa, ahora se está convirtiendo en la ciudad del amor. Otra de sus curiosidades es que es la única urbe en el mundo con un barco público, financiado por las personas, que es el hogar de cientos de gatos callejeros.

Amsterdam querida. El siguiente video muestra escenas curiosas en la vida de bicicleta de esta apasionante y efervescente ciudad. 



Por exceso de bicicletas, Amsterdam crea un estacionamiento acuático

La afortunada afloración de cada vez más bicicletas ha obligado a hacer uso de la imaginación.

En el uso de una bicicleta existe algo divertido que nos permite estar más alerta al entorno. Prestamos más atención a los sonidos, olores y sensaciones; inclusive, hasta cierto punto, a las calles que atravesamos en nuestra ciudad. Se trata de una sensación de libertad con múltiples beneficios en cuestión de la salud, el cuidado del medio ambiente y de la economía.

Sin embargo, en lugares como Amsterdam, el uso excesivo empieza a tener efectos un tanto negativos en su infraestructura. De acuerdo con Parool, un periódico local, Amsterdam tiene un exceso de bicicletas por lo que el gobierno ha tenido que crear un estacionamiento ciclista en una plataforma sobre el agua. Este sitio acuático planea contener a 7 000 bicicletas en el río IJ; aunque, para el 2030, el objetivo es llegar a 21 500.

Actualmente, el 57 por ciento de los ciudadanos que usan diariamente la bicicleta como medio de transporte. Sin embargo, las dimensiones de los estacionamientos ciclistas no se adecúan a las demandas de los habitantes de La Venecia del norte. Por consiguiente, el gobierno ha tenido que remover a más de 73 000 bicicletas de las calles, lo cual cuesta hasta cinco veces más que el costo de la liberación de la multa. La discrepancia tiene que ver con el descontrol de las bicicletas y el miedo de que aumente el precio de las multas, que podría provocar que, para evitar pagar el adeudo, las personas abandonen sus bicicletas confiscadas.

El exceso de bicicletas provoca el diseño único de una infraestructura, lo cual es un reto para mejorar la ciudad…