Foto: melodijolola.com 

¿Cuándo comienza una vida más placentera? Quizá la respuesta es: cuando empiezas a tener emociones que te hacen sentir bien. Probablemente, aparentemente tienes todo: una familia, seguridad económica, vida social activa, etc. Pero, ¿te ha pasado que no te sientes bien por más que intentas?

Sentirte mejor es la clave para comenzar a estar bien y quizá la serenidad, ese estar bien, sea lo más cercano a la felicidad: recordemos que la alegría perenne es una utopía en parte propagada por la publicidad. Ser feliz es aprender a estar bien; es de hecho, es un ejercicio de inteligencia emocional, no algo que proviene del hecho de que tu vida sea perfecta.

Es curioso, porque desde el momento en que tienes emociones buenas para ti te cambia la perspectiva de la vida; es como si te pusieras otros lentes y al experimentar emociones benévolas, cambia tu mundo: un principio del bienestar.

Así, si un día tienes un estrés que está nublando tu perspectiva de la vida y pareciera que todo está mal o vacío, hacer algunos ejercicios que cambien tu humor puede darte una especie de reseteo para ver la vida desde otra perspectiva; así de trascendental e importante es.

En este sentido, el yoga se ha convertido no sólo en un acto de fe; la ciencia ha ido comprobando cada vez más sus beneficios, sorprendiendo incluso a los más escépticos. Antes que ahogarte en pensamientos y humores negativos, el yoga puede ayudarte a volver a ver con claridad y perspectiva.

La especialista Dana Santas, entrevistada para CNN afirma, teniendo diversos estudios como respaldo, que tan sólo 7 minutos de yoga diarios pueden cambiar completamente tu estado de ánimo.

Aquí algunos argumentos:

 

Respiración

Tan sólo 90 segundos de respiración profunda y diafragmática son capaces de poner en marcha tu sistema parasimpático, el mismo que se encarga de disminuir el cortisol, la horma del estrés. Asimismo, este corto tiempo puede hacer que la presión en la sangre y el ritmo del corazón disminuyan y que a la par se incrementen la oxitocina y las endorfinas, las hormonas de la felicidad.

 

Posturas

Solemos creer que nuestro estado de ánimo es el causante de ciertas posturas, pero también ciertas posturas pueden provocar ciertos estados de ánimo. Algunas posturas de yoga pueden producir emociones positivas en tu psique, cambiando tu perspectiva.

En tan sólo 2 minutos, numerosas posturas de yoga reducen los niveles de cortisol y aumentan la testosterona.

Por ejemplo, pasar 30 segundos en la pose del guerrero puede llevar a tu mente al momento presente.

 

Emociones positivas

Diversos estudios han mostrado que con sólo 1 hora de yoga se elevan los niveles de ácido γ-aminobutírico, el neurotransmisor que equilibra el sistema nervioso central.

Asimismo, de acuerdo con numerosas investigaciones, el yoga reduce la fatiga, la ansiedad y el enojo.