Un tributo en imágenes a los adorables hámsters (FOTOS)

Observar con detalle a esta especie diminuta de mamíferos no es usual; dedícale unos minutos y enternécete muchísimo.

Los hámsters como mascotas pueden ser muy fáciles de criar; aunque qué mejor que dejarlos en libertad. Estos animalitos de no más de 15 cm tienen una complexión y cara enternecedores, su estética es una de las más minúsculas en los mamíferos y pocas veces encontramos en imágenes su hermosa complexión, así que esta serie de fotos a manera de tributo son de los más bienvenidas.

Dedica unos minutos de tu atención a los hámsters, pocas veces retratados de esta manera.

cute-hamsters-231__880

cute-hamsters-57__880

cute-hamsters-56__880cute-hamsters-54__880cute-hamsters-52__880-1cute-hamsters-29__880cute-hamsters-12__880cute-hamsters-8__880cute-hamsters-7__880cute-hamsters-6__880cute-hamsters-4__880cute-hamsters-3__880cute-hamsters-2__880cute-hamsters-1__880[Boredpanda]



Así aprenden a aullar los coyotes bebés (Fotografía)

Esta arrobadora fotografía celebra uno de los actos más trascendentales de los sabuesos: el aullido.

La captura es de la fotógrafa Debbie DiCarlo, una autoproclamada amante de todas las cosas de la naturaleza, incluidos aquellos fenómenos espontáneos de los que, algunas veces, la natura nos permite ser espectadores; es el caso de esta preciosa escena de una familia de coyotes aullando. 

La imagen de cómo aprenden a aullar los coyotes bebés, titulada Lección de aullido (Howling Lesson), obtuvo mucha notoriedad en todo Internet, pues se trata de una escena aleccionadora para todos.

coyotes bebes 2
Lección de Aullido, Debbie DiCarlo

La vida en la naturaleza puede ser para muchos grotesca, pero no deja de proveer las enseñanzas más sensatas, y hasta cierto punto reflexivas, para todo aquel ser humano que se permita observar y aprender. En el caso de esta encantadora fotografía, podemos admirar a unos pequeños coyotes aprendiendo de su madre cómo se debe aullar. Ya sea para alertar a otros coyotes del peligro, para ubicarlos en cierta extensión del territorio, o simplemente para estar en contacto los unos con los otros, el aullido es el más grande don que estos coyotes bebés deben aprender. 

Según el Huffington Post, la imagen se ve tan perfecta que generó mucho debate en las plataformas Imgur y Reddit. Algunos aplaudieron la captura de un excelente momento, mientras que otros pensaban que la fotografía había sido armada.

“Estaba tan emocionada de haber visto y oído a este coyote adulto y dos cachorros aullando”, afirma DiCarlo para la revista My Modern Met, “Tuve la oportunidad de presenciar a esos adorables cachorros jugando y explorando. Cuando todos comenzaron a aullar, ¡no pude sacar suficientes fotos! ¡Los cachorros eran tan adorables y parecían estar sonriendo y pasándolo muy bien!”.

La imagen se capturó durante el taller de fotografía Minnesota Wildlife Connection cerca de Sandstone, Minnesota, a lo largo del pintoresco río Kettle. Este lugar ofrece a los fotógrafos la oportunidad de fotografiar especies silvestres como linces rojos, lobos árticos, lobos negros, osos, pumas, zorros, tejones, ciervos y coyotes en un ambiente controlado.

aprenden-a-aullar-los-coyotes-bebes 44
Debbie DiCarlo
aprenden-a-aullar-los-coyotes-bebes 7
Debbie DiCarlo
coyotes bebes
Debbie DiCarlo



Increíble close-up de animales en bosques de Finlandia (FOTOS)

Casi como irreverencia, el proyecto fotográfico de Konsta Punkka demuestra no sólo la existencia, también la belleza de este mundo natural aunque no estemos, nosotros los humanos, a verlo.

“¿Hace ruido el árbol que cae cuando no hay nadie para escucharlo?”, este viejo adagio budista se acercó a cuestionarse sobre la existencia de las cosas si no están al alcance de las sensaciones corporales. Sin embargo, negar la existencia de una naturaleza, de un árbol, omnipresente, es negar la existencia de un mundo: el de la biodiversidad, la energía y la plenitud. 

Casi como irreverencia, el proyecto fotográfico de Konsta Punkka demuestra no sólo la existencia, también la belleza de este mundo natural aunque no estemos, nosotros los humanos, a verlo. Con su cámara, Punkka se adentró a los bosques de su natal Finlandia y comenzó a retratar la vida animal, en su paciencia y fineza, del lugar. 

Los resultados, además de extraordinarios, resaltan la manera en que la naturaleza confía en el humano y cómo el humano requiere confiar en ella –y en su libertad–. Conoce su trabajo: