Super Luna, Luna sangrante y eclipse lunar; hoy visibles en el cielo

Por cerca de una hora y cuarto este espectáculo sincrético podrá verse con nitidez en al menos 2 continentes.

Este domingo confluirán en el cielo tres fenómenos lunares. Uno de ellos es la última “Luna de sangre” de un combo de 4 que se han sucedido en el último año; otro, una “Super Luna” gracias a su acercamiento a la Tierra; y, por último, un eclipse que se suscita cuando la Tierra se interpone entre la Luna y el Sol; un fenómeno que no había pasado desde 1982 y que, para que se repita, habremos de esperar hasta el 2033.

Sobre la “Luna de Sangre”, este efecto rojizo se da “cuando hay mucha contaminación de partículas suspendidas o ceniza volcánica, el color proyectado que tiene la Luna es bastante rojizo” y por eso a este evento también se le conoce como “luna de sangre”. Entre menos roja esté la Luna, menos contaminada está la Tierra” según el especialista Luis Enrique Erro del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Por su parte la “Super Luna” se forma cuando está más cerca de nuestro planeta gracias a su órbita elíptica; este acercamiento hace que la veamos, naturalmente, más grande y brillante. El eclipse se da además, cuando la Tierra se pone frente a la luna y proyecta su sombra.

La “Luna de Sangre” podrá verse hoy en América, Europa, África y en algunos sitios en Asia este lunes.

Puedes ver el streaming del fenómeno aquí gracias a un canal de la NASA. 



Neurocientífico explica cuánto influye la luna en las emociones

La frecuencia que emana de la luna afecta la frecuencia de la mente, impactando inevitablemente en el control de nuestras emociones, sentimientos y deseos, y éstas, a su vez, en el pensamiento y conducta de cada individuo.

Se ha llegado a decir que la luna tiene un impacto psicoemocional en las personas, pero, ¿cuán real es? Para algunos filósofos de la Antigüedad, este astro madre influye no sólo en el comportamiento de las profundidades del mar y de la cosecha, también para el cultivo de una vida sana tanto física como mentalmente. 

Para Mark Filippi, doctor y autor del Método somático, existe una conexión entre las fases de la Luna y cuatro neurotransmisores básicos: Primera semana lunar: acetilcolina; segunda semana lunar: serotonina; tercera semana lunar: dopamina; cuarta semana lunar: norepinefrina (o noradrenalina).

luna-diosa-mujer-influencia

De alguna manera, la relación entre el mundo exterior –la luna– y el mundo interior –la mente y el cerebro–, ha impactado en una interiorización del aspecto cuaternario que rige los ciclos en la naturaleza: el cuatro es un aspecto importante para las estaciones del año, las fases lunares, los cuartos de hora, los elementos básicos del planeta, las fases de la respiración. En este caso, las cuatro fases lunares han formado parte esencial del ritmo y la medición de la organización de la naturaleza, permitiendo la absorción y división en cuatro grupos de la información –o cuatro cambios emocionales naturales: pasivo ascendente, activo ascendente, pasivo ascendente y activo descendente–. Filippi explica que la idea de que los ciclos emocionales estén ligados a la Luna proviene de Gay Gaer Luce, quien propuso que existe un sondeo calendárico de los síntomas de las personas sanas que revela la oscilación en peso, vitalidad, desempeño óptimo, pesimismo, apetito y sueño; oscilación en brillantez y apagamiento, empeño y apatía, volubilidad e imperturbabilidad, malestar y robusto bienestar. 

Esto quiere decir que la frecuencia que emana de la luna afecta la frecuencia de la mente, impactando inevitablemente en el control de nuestras emociones, sentimientos y deseos, y éstas, a su vez, en el pensamiento y conducta de cada individuo. Se trata entonces de la inevitable conexión mente y cuerpo del que todos somos testigos y víctimas, en el que según el ciclo lunar podemos sentir una alteración en la ovulación, menstruación, retención de orina, e inclusive se ha correlacionado con episodios de diarrea y problemas cardiovasculares. 

Si bien las razones de esta influencia lunar se desconocen de manera específica, se intuye que esto se debe a que el ser humano está compuesto mayoritariamente de agua, que es la sangre que, a su vez, lleva oxígeno, nutrientes y neurotransmisores a diferentes partes del cuerpo. La fuerza de atracción de la Luna permite ejercer un efecto sutil a este sistema acuático de distribución: “En la tierra hay arroyos, ríos,y océanos. En los seres humanos hay canales y meridianos. Todos ellos con influencia mutua”.

Filippi proclama la importancia de know thy soma –conocer el cuerpo– a través de la observación de la naturaleza y su sistema integral. De manera que al observar el calendario lunar, es posible experimentarlo en el cuerpo como un antiguo reloj interno. La influencia del calendario en el cuerpo, según las cuatro fases lunares, puede interpretarse de la siguiente manera: 

luna, emociones, influencia de la luna

Luna Nueva/Cuarto Creciente – Acetilcolina.

Se trata de la primera semana del ciclo lunar, la cual se experimenta como una inclinación filial –filosomático–. Nos volvemos más sensibles, aptos a las actividades grupales y más receptivos a lo emocional. Esta semana se caracteriza por mucha energía pero poca concentración: “las personas tienen buena energía y vivacidad, es genial para introducirla a nuevas ideas”; principalmente porque la acetilcolina se asocia con la memoria y el aprendizaje. Por ello se considera que la luna nueva es ideal para iniciar nuevos proyectos, sembrar plantas, ideas, imágenes, intenciones y aprovechar la energía ascendente. 

Cuarto Creciente/Luna Llena – Serotonina. 

Es la segunda semana, la ontosomática, la cual posee mucha energía, concentración mental y creatividad. Aquí se recomienda encontrar un espacio solitario para aprovechar los momento de lucidez en los que participa la serotonina; como por ejemplo, las funciones orgánicas que regulan el estado de ánimo. Nos podemos sentir saciados y plenos, lo cual puede “desbordarse” si no se canaliza en un espacio reflexivo de trabajo y cultivación personal. 

Luna Llena/ Cuarto Menguante – Dopamina. 

La semana de la dopamina, o la ecosomática, es una semana de distracción y divertimento, involucrando las actividades sociales y ecológicas –como la empatía–. Está asociada con las experiencias y estímulos que producen experiencias de placer, recompensa y excitación. En la semana de la dopamina podemos aflojar y disfrutar lo que hemos hecho.

Cuarto menguante / Luna nueva – Noradrenalina. 

La semana de lo exosomático es una fase de fight or flight –huir o pelear–, como un estado defensivo en el que intrínsecamente queremos protegernos. Se dice que hay mucho análisis y poca inspiración, pues se trata de un estado hiperbinario, unidireccional y agresivo. Es un regreso, aunque parcial, al cerebro reptiliano: “Si no dilapidamos nuestra energía, será más fácil superar esta semana de fragilidad nerviosa.”

 



TOP: 9 sorprendentes datos de los eclipses lunares que seguramente desconocías

“9. Cristobal Colón usó su conocimiento sobre los eclipses lunares para salir de Jamaica.”

[mnn]

http://www.mnn.com/earth-matters/space/stories/9-things-you-didnt-know-about-lunar-eclipsesDesde hace siglos, el hombre se ha dejado encandilar por las ilusiones ópticas de la naturaleza –principalmente de los eclipses. Esta desaparición aparente y temporal de un astro por un otro ha desencadenado toda una serie de teorías, investigaciones científicas y expresiones artísticas. Sin embargo, estamos seguros que no conocías estos datos de los eclipses:

1. Los eclipses lunares sólo ocurren durante la luna llena. Sin embargo no puede haber un eclipse cada luna llena debido a que la órbita de la luna está 5º más inclinada que la órbita de la Tierra.

2. El término para definir cuando la Tierra, el sol y la luna se alinean es Syzygy. Viene del griego syzgia, que significa “unidos por el yugo”, y se pronuncia “siziyiii”.

3. Hay tres tipos de eclipse lunar: total, parcial y penumbral. Un eclipse total ocurre cuando la sombra de la Tierra cubre por completo a la luna; el parcial, la sombra de la Tierra cubre sólo una parte de la luna; y el penumbral, cuando la penumbra de la Tierra –sólo la sombra más clara– cubre a la luna.

4. El término totalidad es el correcto para definir cuando la luna está completamente oscura.

Full_Moon_Eclipse_2010_Animation

 

5. Se puede observar un eclipse lunar desde la luna –aunque, por supuesto, lo que se vería oscuro es la Tierra.

6. La refracción causa que la luna se vea roja durante el eclipse. Cuando la luna se ve rojiza, fenómeno también llamada luna de sangre, durante un eclipse es debido a la manera en que la luz se refracta en la atmósfera de la Tierra. Se le llama la dispersión de Rayleigh, la cual es la también es la causa por la que el amanecer y el ocaso se tiñan de rojo. También, el color exacto de la luna se ve influenciada por las partículas de la atmósfera de la Tierra en el momento del evento.

7. Los eclipses lunares tiene límites temporales. Si bien no duran eternamente, los eclipses lunares no pueden durar más que 3 horas y 40 minutos. Mientras que la totalidad no puede durar más que 1 hora y 40 minutos.

8. Los eclipses pueden ser diferentes cada millón o miles de millones de años. Debido a que la luna se mueve año con año a una distancia diferente de la Tierra, esto provoca que la sombra de la Tierra sea diferente sobre la luna.

9. Cristobal Colón usó su conocimiento sobre los eclipses lunares para salir de Jamaica. Después de haber arribado a Jamaica, Colón usó el eclipse lunar para congraciarse con los nativos Arawak. Él y su tripulación habían estado varios meses en Jamaica, y los Arawak estaban ya cansados de alimentarlos. Por lo que Colón usó sus conocimientos de la luna, así como de un almanaque que predijo el eclipse del 29 de febrero de 1504, para afirmar que el dios de los Arawak estaba molesto con su pueblo por haber maltratado a sus visitantes. En cuantos sucedió el eclipse lunar, el pueblo Arawak volvió a brindarle cuidados a los españoles varados.