Recomendaciones para continuar el milenario arte de guardar semillas (Infográfico)

Un acto de lo más subversivo y discreto contra las corporaciones acaparadoras es el de guardar y hacer tu propio acervo de semillas.

Según el documental que se prepara en Kickstarter llamado Seed, The Untold Story, en el último siglo se ha perdido el 94% de la diversidad de las semillas en el mundo. En los últimos 50 años han estado formándose monopolios que acaparan el tipo de semillas; y ello puede resultar muy peligroso por la cantidad de poder que acumulan ¿imaginas ser prácticamente dueño de la alimentación mundial?

Curiosamente, una de las prácticas que más mermaría el poder de estas corporaciones, como Monsanto, es guardar tus propias semillas que vengan de sistemas de cultivo tradicionales, una costumbre, además, que lleva ya más de 9 mil años en funcionamiento.

Algo así como volver a encontrar sentido en la tierra, incluso si tienes una vida de ciudad, es necesario para salvaguardar la diversidad genética de las semillas que aún quedan.

El sitio survivallife comparte un infográfico con algunos tips para guardar distintas semillas:

Traducción:

Chícharo: deja las vainas hasta que se conviertan en un color café, ponlas en lugar seco para que se sequen.

Melón: cuando la fruta se haya secado, remueve las semillas suavemente. Pasa tus dedos con delicadeza y quita la membrana de las semillas.

Pepino: Extrae las semillas cuando el pepino esté muy maduro y amarillo.

Pimiento: colecta las semillas cuando comience a marchitarse (apachurrarse)

Girasol: la mayoría de las semillas de girasol son híbridos.  Pon la cabeza de las flores para abajo en un lugar seco; una vez seco, remueve las semillas y mantenías secas hasta plantarlas.

Lechuga: deja que las semillas se sequen en las hojas de la planta. Haz como una clase de bolsa con las hojas de la lechuga de manera que las semillas queden guardadas; asegúrate solo de guardar las semillas de aquellas lechugas que no se  hayan marchitado tan rápido.

 

display



Increíble: ¿Sabías que el cacahuate te aporta casi todos los nutrientes que tu cuerpo necesita al día?

30g de cacahuates pueden ayudarte a alcanzar las recomendaciones diarias de este nutrimento.

Con sólo 25 gramos de cacahuates se suplen más de la mitad de las vitaminas y 35% de los minerales necesarios para un crecimiento sano.

Considerado usualmente como una botana, el cacahuate suele reducirse a un snack más o menos saludable. Pero la verdad es que su lugar cultural no le hace justicia cuando conocemos sus verdaderas propiedades. 

Desde tiempos de los aztecas ya se conocían los integrales efectos del cacahuate, y por ello se traía desde sudamérica, en una especia de comercio transnacional que ya había iniciado esta civilización hace 500 años (de hecho su nombre proviene del náhuatl tlacacáhuatl, la lengua hablada por los aztecas, y esta palabra significa cacao de la tierra, pues crece subterráneo). 

El cacahuate, esta deliciosa semilla de la familia de las leguminosas, es sorprendente porque contiene reunidas casi todas las propiedades que tu organismo necesita (y que generalmente se encuentran solo en un cúmulo variado de alimentos): encontrarás en esta semilla, también conocida como maní, vitaminas, minerales, proteínas, antioxidantes, fibra, calcio y ácidos grasos benéficos.

Por su contenido inigualable de nutrientes benéficos, todo lo siguiente hará por ti:

 

Es muy buen anticancerígeno, sobre todo contra el de mama:

Comer 30 g de cacahuate natural al menos una vez a la semana reduce 3 veces el riesgo de padecer cáncer de mama por sus antioxidantes y ácidos grasos beéficos. En general, el beta-sitosterol del cacahuate ayuda a disminuir el crecimiento de las células cancerosas.

 

Reduce altamente las enfermedades cardiacas:

El consumo de cacahuate puede reducir 19% la mortalidad relacionada a enfermedades cardíacas, según un estudio de Harvard. 

 

Es un antioxidante incluso más poderoso que las uvas:

El cacahuate contiene casi 30 veces más resveratrol que las uvas; un compuesto antioxidante aliado en la lucha contra el colesterol.

 

Reduce el Colesterol: 

Tiene ácidos grasos monoinsaturados que ayudan a reducir el colesterol malo y mantienen las concentraciones del colesterol bueno.

 

Fortalece tu sistema inmunológico 

Tiene un alto contenido de arginina, un aminoácido al que se le confieren propiedades curativas para heridad, fortalece el sistema de inmunológicos

 

Fortalece tu mente

Por su vitaminas del comblejo B, el cacahuate mantiene sano tu sistema nervioso central y periférico, lo que evita la pérdida de memoria, tics nerviosos y movimientos incontrolados. 

 

Fortalece tus huesos

Tiene minerales como el fósforo y calcio que ayudan a formar huesos fuertes y sanos, también magnesio, esencial en la formación de huesos

 

Belleza

Su vitamina E actúa como antioxidante que protege las células de la piel de la luz ultravioleta, la contaminación y otros elementos que producen los temibles radicales libres.



Las 7 súper semillas que necesitas añadir a tu dieta cotidiana

Sus minerales, fibra y grasas saludables contribuyen a la mejora de la salud intestinal, a prevenir enfermedades crónicas, entre otras.

Las semillas han cobrado gran importancia en la alimentación de gran parte de la población en los últimos años. Gracias a su textura, color, sabor y valor nutricional, las semillas se destacan a la hora de probar un platillo.

La función típica de la semilla es retardar el crecimiento de la planta en caso de que las condiciones no sean favorables, y así darle el tiempo necesario para su dispersión. Cada especie logra su objetivo de maneras diferentes: algunas, producen gran cantidad de semillas a fin de envolverse en capas duras que, con las lluvias y el frío invernal, se van ablandando para germinar.

Por lo que, al integrarlas en nuestra dieta desde ese entonces, es posible gozar de las propiedades nutritivas desde antes de su germinación. Sus minerales, fibra y grasas saludables contribuyen a la mejora de la salud intestinal, a prevenir enfermedades crónicas, entre otras.

En caso que estés buscando las semillas ideales para integrarlas a tu dieta, estas son las básicas que necesitas conocer:

Las semillas de amapola brindan, además de textura, sabor y color, grandes cantidades de calcio, fósforo, hierro, zinc, folato y niacina. Sin embargo, hay que tener cuidado ya que las semillas contienen morfina y codeína.

Las semillas de sésamo (o ajonjolí) son una fuente principal de proteína, vitamina B1, cobre, manganeso, calcio, magnesio, fósforo y hierro. Además, se le conocen como antioxidantes que contienen altos niveles de fitosteroles, los cuales reducen el colesterol. Tienen un sabor similar al almidón, por lo que puede usarse en ensaladas, noodles, tofu, pescado, gallina, entre otros.

Las semillas de chía cuentan con grandes cantidades de hierro, calcio, fósforo y potasio. Sus propiedades nutricionales incluyen niveles altos de antioxidantes, grasas poliinsaturadas, ácidos grasos omega 3, entre otros.

Las semillas de girasol tienen grandes cantidades de proteínas, fibras, vitamina E, cobre, vitamina B1, magnesio y selenio. Son ideales para comerse solas, como snack, ensaladas, granola, cereal, arroz y barras energéticas. Pruébalas con mantequilla de maní en un sándwich.

Las semillas de cáñamo y la marihuana provienen de la misma especie; sin embargo, el primero no contiene tetrahidrocannabinol (THC), la sustancia psicoactiva de la marihuana. Están compuestas por proteínas, ácidos aminoesenciales, vitamina E, fósforo, potasio, sodio, magnesio, azufre, calcio, hierro y zinc.

La planta de lino tiene una abundante cantidad de ácidos grasos omega 3, folato, entre otro. Brinda un sabor único al yogurt, smoothies, cereal, ensalada, pasta, sopa, galletas, crackers, etcétera.