La pareja que duerme con sus 5 gatos y 2 perros en la misma cama (FOTOS)

La contemporaneidad ha traído con ellas familias alternativas; esta es una de ellas.

 

Fotos: Robdogbird

El amor por los animales se manifiesta todos los días; en estas manifestaciones hay, por su puesto, graduaciones. Muchas personas suelen dormir con sus mascotas, y es un hecho que a estas les encanta. Las mascotas son compañía y lecciones diarias, nos recuerdan nuestra parte más instintiva y natural, son, por así decirlo, nuestra memoria más profunda de un estado que alguna vez compartimos.

El usuario Robdogbird de Reedit, hace poco subió unas fotos que muestran como él y su pareja duermen con sus 7 mascotas; 5 gatos y 2 perros. Para lograrlo ambos hicieron una cama de 7 metros cuadrados donde plácidamente caben todos; son una familia que además reta lo convencional considerando que los perros y los gatos suelen no llevarse bien; al menos en el cliché cultural.

dog-cat-bed-

[Boredpanda]

 



6 formas en que las mascotas impactan en tu salud

Los animales (y todo su amor) pueden ser nuestra mejor medicina, física y espiritual. La ciencia nos comparte el porqué.

No hablan nuestro idioma y no obstante, nos comprenden mejor que muchas personas. Con las mascotas nos unen poderosos vínculos de afecto, así como una amistad íntima y casi holística que se ha desarrollado, desde hace siglos, entre ellas y nosotros.

Muchos han comprobado que no hay mayor dicha que compartir la vida con un perro, un gato o en realidad, cualquier animal. Ese amor límpido y honesto que nos despiertan (y que es recíproco) resulta todavía un misterio para la ciencia, pero intuitivamente lo hemos experimentado. De igual manera, todos sentimos sus beneficios a nuestra salud aunque nos resulten inexplicables o, en muchas ocasiones, no nos demos cuenta de que se deben al contacto frecuente con nuestras mascotas.

Sin embargo, esas bondades sí han podido ser explicadas por la ciencia en diversos estudios e investigaciones que son poco más que sorprendentes. Nuestras mascotas tienen la capacidad de curar algunas enfermedades (ya sean físicas, mentales o espirituales), o por lo menos, hacerlas más llevaderas… Incluso son capaces de hacernos más longevos.

A continuación te mostramos seis formas en que las mascotas han logrado impactar de manera positiva en la salud de sus dueños, todas ellas avaladas por la ciencia: 

 

Te ayudan a lidiar con la ansiedad

mascotas-ayudan-salud-fisica-mental-estudio-3

Esto se ha comprobado ya, por ejemplo, en niños. La presencia de nuestra mascota puede relajarnos y librarnos de la ansiedad procedente del trabajo y las dinámicas cotidianas. Keith Humphreys, profesor de la Universidad de Stanford, asegura que:

acariciar a una mascota es un calmante para muchas personas, incluso aquellas con problemas de ansiedad.

Saber que nuestras mascotas estarán ahí para hablar con ellas y abrazarlas es toda una terapia. Tan sólo saber que nos privarán de la soledad es, en sí, reconfortante.

 

Son un apoyo para superar el estrés postraumático y la depresión

mascotas-ayudan-salud-fisica-mental-estudio-5

Las mascotas pueden ayudarnos a rencontrar nuestro equilibrio perdido. Muchas personas que lidian con estrés postraumático y depresión han encontrado en su mascota un cariño profundo que les ayuda a ser resilientes ante estas condiciones mentales.

Para muchos, lo que los hace poder continuar es el amor incondicional de su mascota.

 

Liberan tu mente

mascotas-ayudan-salud-fisica-mental-estudio-4

Hoy en día es difícil conseguir distraernos de formas alternativas que no sean la televisión o el Internet, pero al lado de una mascota es mucho más fácil y recreativo liberar nuestra mente, por ejemplo, al sacarla a pasear o jugar con ella.

Y es que una mascota hace más fácil que nos distraigamos y despejemos nuestra mente. Incluso nos incita a hacer ejercicio y, como se comprobó en un estudio, nos mantiene en mejor condición física que aquellos que no tienen mascotas.

 

Son buenas para tu cuerpo (incluso para tus huesos)

mascotas-ayudan-salud-fisica-mental-estudio-7

Pasar tiempo con nuestras mascotas es bueno para nuestra salud cardiovascular, lo que se conecta con la sanación del estrés. Diversos estudios han comprobado que tener un perro o un gato reduce la posibilidad de sufrir un ataque cardíaco hasta en un 40%.

También se ha comprobado que el ronroneo de los gatos contribuye a bajar la presión arterial y fortalece los huesos (además de que es un deleite escucharlo y sentirlo).

Además puede ayudar a personas con dolor crónico, como la fibriomialgia, cuyos pacientes han sentido alivio significativo al llevar a cabo terapias con perros. Esto, incluso, reduce la necesidad de medicamento de los pacientes.

 

Te hacen una persona más amorosa

mascotas-ayudan-salud-fisica-mental-estudio-5

De igual manera, se sabe que la convivencia íntima con nuestras mascotas libera oxcitocina, la hormona del amor. Con un cruce de miradas se libera esta hormona, que nos ayuda a ser más felices y a relacionarnos mejor con los demás.

Lo bueno es que la oxcitocina, como han señalado varias investigaciones neuroquímicas, también aumenta en nuestras mascotas. Así que se trata de una retroalimentación sumamente positiva para ambas partes, que nos hace entender por qué los amamos tanto y por qué ellos lloran en nuestra ausencia.

 

Incrementan tu longevidad

mascotas-ayudan-salud-fisica-mental-estudio-8

Tomando en cuenta todos los beneficios descritos hasta ahora, no es de extrañar que nuestros compañeros sean capaces de hacernos vivir más años. Un estudio del 2017, que analizó a 3.4 millones de personas en Suiza, demostró que los hombres y mujeres que tienen mascotas viven hasta 10 años más que aquellos que no las tienen.



Los niños con mascotas tienen menos ansiedad; un estudio

También, este análisis ha encontrado que los niños con mascotas suelen ser más desenvueltos.

 Foto:pixabay.com

Como siempre pasa con la naturaleza, intuitivamente conocemos sus beneficios. Sentimos que nos hace bien y sabemos que es así. En el caso de las mascotas no serían tan populares si millones de personas en el muno no viviesen todos los días las bondades de tenerlas en sus vidas.

Un nuevo estudio de la Universidad de Oklahoma analizó a 643 niños para determinar cómo la presencia de una mascota en sus vidas afectaba ciertos aspectos de salud específicos.

Los científicos elaboraron un meticuloso cuestionario para los padres acerca de aspectos mentales y físicos de sus hijos para determinar la relación de las coincidencias en los niños que tenían mascotas y los que no.

Mientras encontraron que no existía una diferencia significativa entre el  nivel de actividad física de los niños con mascota, sí la había en los niveles de ansiedad de los niños con o sin mascota.

El estudio, enfocado por cierto en perros, encontró que el 21% de los niños prescritos con niveles de ansiedad no tenían un perro, en contraste con solo el 12% de los niños con ansiedad que sí tenían uno.

El tipo de ansiedad que es menor en los niños con perros está relacionada a la de separación, soledad, cuando los padres salen de casa, o bien, con la social, relacionada con la timidez.

La Dra. Anna Gadomski, investigadora en este estudio, cree que la presencia de un perro puede funcionar como un “rompehielo” capaz de hacer que los niños hablen con ellos y así sean más aptos para hablar en voz alta, y también hacerlo con los otros.

[mnn]