Guía de remedios y tratamientos naturales contra la disfunción eréctil

Antes de ir a tomar fármacos entérate de alternativas más sanas y sin efectos secundarios.

 Foto:entrehombres.net

Se cree que en el mundo al menos unos 150 millones de hombres padecen disfunción eréctil. Como habíamos apuntado en otros textos, este problema no se da solo por la edad, como suele creerse, mucho tiene qué ver también el estrés, y el 30% de los casos (una cifra altísima) está asociada directamente a este padecimiento contemporáneo.

Hoy hacemos una guía práctica para tratar la disfunción eréctil desde dos vertientes: los hábitos y los remedios naturales.

Hay qué recordar que los hábitos, aquello que hacemos sistemáticamente la mayoría del tiempo sin ser del todo conscientes de ello, o sí, determinan en gran parte, desde su aparente discreción, la calidad de vida que llevas… Con los siguientes consejos podrías prescindir de los fármacos y ahorrarte sus nefastos efectos secundarios. Haz al menos la prueba antes de que recurras a la medicina convencional…

Los hábitos

warm-up-261177_640

Haz ejercicio

El ejercicio promueve el fluido de la sangre, el cuál es vital para que una erección sólida se consolide. Hacer ejercicio también incrementa el óxido nítrico en los vasos sanguíneos; es decir, hace justo el trabajo que hace el viagra. Un estudio de National Health and Nutrition Examination Survey encontró que de 692 pacientes con difusión el 43% mejoró su condición sexual solo a partir de ejercicio cotidiano.

Duerme lo suficiente (en horarios fijos de preferencia)

Un estudio publicado en 2011 en Brain Research, encontró la estrecha relación entre los niveles de testosterona y un buen sueño en los hombres. El análisis concluye que las bajas concentraciones de hormonas sexuales están asociadas con un déficit de buen descanso.

Dieta (recuerda el método del plato)

La obesidad y la diabetes están relacionadas estrechamente con la disfunción eréctil. Llevar una dieta balanceada es esencial para mantener tu peso y salud. Tu dieta debe ser rica en frutas, vegetales, granos, pescado y solo algunas porciones de carne roja algunos días por la semana.

Deja el cigarro

Uno de los motivos más comunes de la disfunción eréctil son las enfermedades vasculares, las cuales ocurren cuando el suministro de sangre al pene se dificulta por la obstrucción de las arterias. Fumar es una de las causas del estrechamiento de las arterias; impidiendo con ello el flujo propicio.

Consume poco alcohol

El alcohol desacelera el sistema nervioso central, mismo que es el encargado de liberar óxido nítrico, un químico esencial para mantener una erección.

 

Las alternativas naturales (también tenemos estas opciones)

 Rhodiola_rosea_a2

Rhodiola Rosea: esta hierba es muy conocida por mejorar el desempeño sexual de los hombres. Un estudio comprobó que de los 35 tratados con esta, la totalidad mejoraron su desempeño sexual al tomarla por 3 meses en cantidades entre 150 y 200 mg al día.

Gingseng Rojo: una dosis entre 600 y 900 mg tres veces al día es un gran aliciente según al menos siete estudios que han comprobado la eficacia de esta especie, incluso usado como un sustituto del viagra. 

Arginina: el flujo correcto de la sangre es muy importante para el acto sexual, y un aminoácido esencial para que lo primero ocurra es la arginina, que se encuentra en alimentos como la soja, el arroz integral, el pollo, las nueces y los lácteos. También es vendido como herbolario.

Dehidroepiandrosterona: esta hormona natural es producida por las glándulas suprarrenales,  y puede ser convertida por el organismo tanto en estrógeno como en testosterona. Puedes encontrarla en la soya y en la batata.

Acupuntura:aunque suele ser desestimada por la medicina convencional, un estudio de 1999 publicado por Nature muestra cómo hasta el 39% de los participantes mejoraron su calidad de erecciones con este método.



Concebir la energía eléctrica como derecho humano: una lección indígena

En Bolivia la energía eléctrica ya no es un servicio, sino un bien común al que todos podrán acceder.

Para los aymaras ­–la principal comunidad indígena de Bolivia– existe una relación profunda entre el mundo invisible y el mundo visible. Al primero le llaman ukhu pacha y al segundo kay pacha. La energía pertenece al mundo invisible e intangible, al ukhu pacha, y es el alimento del espíritu, o ayju. Este mundo invisible, donde se mueven las fuerzas energéticas, está lleno de poderosos simbolismos, y es el que provee de un equilibrio las relaciones entre las comunidades y la naturaleza, propias del mundo visible o kay pacha.

Esta rica cosmovisión ancestral es la que está moldeando toda una nación. Porque Bolivia es hoy un país dirigido en su mayoría por indígenas, los cuales se han adaptado de maneras muy resilientes y originales a las dinámicas de la vida contemporánea, sin dejarse absorber por nociones incompatibles con sus creencias.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Así, las concepciones religiosas, éticas y productivas de los indígenas bolivianos están transformando muchas nociones. Incluso están redefiniendo la manera como nos relacionamos con “servicios” como la energía eléctrica.

Porque los pueblos indígenas en Bolivia han hablado: la energía eléctrica debe ser un derecho humano y formar parte del buen vivir.

Desde el 2009 existe una nueva constitución en el país andino, la cual fue el resultado de un largo proceso constituyente en el cual la sociedad se vio realmente representada. En la nueva constitución del Estado Plurinacional se estableció a la energía eléctrica, junto con otros servicios básicos, como un derecho humano.

Pero esto ha pasado de la tinta a ser una realidad concreta: los costos del bien común energético han bajado tanto que la tarifa eléctrica en Bolivia es la más baja de Sudamérica.

Y es que desde el 2006 –y tras algunas dificultades técnicas– se implementó la Tarifa Dignidad: un decreto que logró que sectores marginados –sobre todo rurales– pudiesen acceder a un consumo eléctrico de 70 kWh por casi la mitad de la tarifa que se había mantenido hasta entonces. Es decir: más energía a menor precio. Desde entonces la cobertura ha crecido un 20%, pues en 2005 ésta alcanzaba sólo al 70% de la población.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

Ahora, 90% de los bolivianos cuentan con energía eléctrica.

Y se prevé que para el 2025 el 100% de la población cuente con el bien común eléctrico.

Aún hace falta incrementar la producción de megavatios sin que eso implique subir los costos, así como fomentar que la energía eléctrica no dependa de ninguna fuerza económica, de manera tal que no se vea afectada por ninguna crisis. Por eso, otro objetivo será diversificar la matriz energética, pasando de la producción de energías subterráneas –a base de carbón– y de termoeléctricas, a energías sustentables como las eólicas y solares; esto como parte de una agenda que priorizará también el combate a la crisis climática.

Esto es expresión, una vez más, de una cosmovisión milenaria: porque para los aymaras la tecnología tiene que ser más orgánica, siguiendo los ritmos de la naturaleza y no de la eficiencia económica

La ONU reconoció a Bolivia como país líder en inversión en energía eólica.

Se espera que para el 2030 el 80% de la energía provenga de fuentes renovables.

energia-electrica-derecho-humano-bolivia

La radical lección de los indígenas bolivianos es que la energía no puede ser una mercancía, y ni siquiera sólo un subsidio, como han insistido las economías neoliberales. Se ha comprobado que algo tan fundamental como la energía eléctrica no puede dejarse en manos del azar –o en términos técnicos, de los flujos del precio y la demanda–, sino que debe ser gestionado por el Estado y la sociedad.

Es así que la energía tiene que considerarse un bien común y un derecho al que todos deben tener acceso. Porque la nuestra es una cultura de la energía desde tiempos inmemoriales. Y en la actualidad, es gracias a su forma eléctrica qur hemos podido reproducir nuestra existencia con una facilidad extraordinaria, cambiando nuestra forma de trabajar, de alimentarnos e incluso acelerando el aprendizaje colectivo a través de la tecnología.

Y a algo así no se le puede poner precio. No se puede comerciar con la energía eléctrica, pues al hacerlo estamos comerciando con la necesidad de la gente. Porque hoy, quien no cuenta con acceso a la energía eléctrica se vuelve una especie de exiliado de la sociedad: a quien se le niega la energía eléctrica se le está marginado e incluso violentado, colocándosele en desventaja frente a otros.

Por eso, y una vez más con su ejemplo vivo, los pueblos indígenas están iluminando el camino hacia la sociedad del futuro.

Sandra Vanina Greenham Celis
Autor: Sandra Vanina Greenham Celis
Colaboradora del proyecto político Colectivo Ratio. Le gusta potenciar la depresión en su psique consumiendo productos culturales de las postrimerías del siglo XX. Cree teleologicamente en el arribo de la humanidad al comunismo.


5 Remedios naturales para la disfunción eréctil

Los hábitos y algunos aditivos cercanos podrán ayudarte con un problema más común de lo que piensas.

La disfunción eréctil, antes erróneamente llamada impotencia, es una realidad más que común y tratable. Cualquier alteración que afecte el flujo de la sangre, por ejemplo, puede ser un motivo para que exista la disfunción eréctil. 

Ahora que cada vez más este fenómeno deja la cancha del tabú para convertirse en un mal aceptado como común, muchas veces provocado por el estrés citadino (al cuál la mayoría estamos expuestos) se ha propagado mucha más información que puede ayudarte. 

A veces los remedios están más cerca de lo que parecen, pues nuestros hábitos determinan mucho la salud de la que se goza. Como ejemplo, en el caso de la longevidad, solo una cuarta parte depende esta de la información genética de cada uno, y lo demás de los hábitos y el contexto. Por ello, la solución a muchos males muchas veces está en la prevención (con los hábitos), o una vez que ya se sufre de una enfermedad, también puede mejorarse igualmente con la formación de hábitos. 

Te presentamos algunos remedios naturales para tratar la disfunción eréctil que te ayudarán altamente: 

Gingseng Rojo: una dosis entre 600 y 900 mg tres veces al día es más un gran aliciente según al menos siete estudios que han comprobado la eficacia de esta especie, incluso usado como un sustituto del viagra.  

Disfruta de una dieta mediterránea: las frutas, verduras, la pasta, aceite de oliva, vino, pimientos, legumbres, etc. La gama de la comida mediterránea es buena para los problemas cardiovasculares, y según algunos expertos hasta el 80% de los casos de disfunción eréctil están relacionados con problemas cardiovasculares, y la primera en realidad se trata de un síntoma. Asimismo, si fortaleces tu corazón, lo mas probable es que también fortalezcas tu sistema reproductivo.

Acupuntura: un estudio publicado en 2003 muestra como el 21% de los participantes incrementaron sustantivamente sus erecciones. En un estudio previo de 1997, hasta el 39% de los participantes tuvo incrementos.

Arginina: el flujo correcto de la sangre es muy importante para el acto sexual, y un aminoácido esencial para que lo primero ocurra es la arginina, que se encuentra en alimentos como la soja, el arroz integral, el pollo, las nueces y los lácteos. Sin embargo, también es vendido como herbolario. 

Meditar: el estrés no es muy buen consejero para el deseo sexual ni para la concentración. Meditar es muy importante para que le des un respiro a tu mente y con ello a todo tu organismo, recuerda que todo está unidos.