El enorme megáfono construido por estudiantes para escuchar los sonidos del bosque (FOTOS)

Ubicado estratégicamente, este hermoso aparato filtra los sonidos desde numerosos ángulos para crear otro en su centro.

Estonia es uno de los países con mayor densidad de bosque. Al menos la mitad de su superficie está poblada de cedros, abetos y abedules. Así, sus habitantes han gozado históricamente de una relación íntima con este delicioso ecosistema. Por ese motivo, no es extraño que estudiantes de arquitectura hayan construido una hermosa y enorme instalación para exaltar las bondades de su naturaleza, en particular de los sonidos del bosque.

La idea original fue del estudiante Birgit Õigus. Con ayuda de más estudiantes y bajo la asesoría de los diseñadores Tõnis Kalve, Ahti Grünberg y la Oficina de Arquitectura arb210, creó un gigante megáfono que amplifica los sonidos del bosque. Es además una instalación interactiva en la cual los usuarios pueden acomodarse en su centro y recargarse en sus muros para escuchar los sonidos de los árboles, pájaros, viento, animales…

La estructura hecha de madera fue acomodada estratégicamente para filtrar los sonidos desde todos los ángulos y unificarlos  delicadamente en su centro…

Estonian-students-build-amazing-unplugged-walk-in-megaphones-in-the-middle-of-nowhere4__880

Estonian-students-build-amazing-unplugged-walk-in-megaphones-in-the-middle-of-nowhere2__880

Tonu-Tunnel_P_1308-Pano__880

Tonu-Tunnel_P_1344__880



Instalación de arte recoge el agua de lluvia y la convierte en una escultura flotante

Un instante en la vida de una lluvia se convierte en un espectáculo perdurable.

El arte es casi siempre un intento por imitar las sensaciones que la naturaleza y sus exquisitos patrones geométricos nos producen. No todos admiten esta inspiración mimética o la hacen tan evidente como el artista John Grade, cuyas instalaciones remiten inmediatamente a las imágenes más entrañables de la naturaleza. Entre ellas, la poesía visual que genera la lluvia en un bosque.

La última pieza de Grade, titulada Resrvoir, es como un instante en la vida de una lluvia. Se trata de una masiva red que se encuentra en el Parque de Esculturas de Arte Sella, en Borgo Valsugana, Italia. En ella están sujetados 5,000 compartimentos transparentes que recogen el agua que cae. La escultura cambia de forma dependiendo de la cantidad de agua que acumule.

Reservoir puede acumular hasta 360 litros de agua.

Viéndola a la distancia, Reservoir parece ser un momento suspendido en el tiempo: ese momento cuando las gotas caen tras haber sido retenidas por el follaje de los árboles. Pero además de remitir a una imagen particularmente melancólica, Resevoir da una idea de cómo la recolección de agua podría ser un arte. ¿Y si las estructuras para recolectar agua de lluvia fuesen también un homenaje a la naturaleza, como lo es esta escultura? Una pregunta pertinente, pues no está de más pensar en un futuro más estético y menos técnico. Y como siempre, el arte y la naturaleza nos ayudan a ello.

Te recomendamos ver más obras de John Grade, quien parece haber encontrado una simbiosis perfecta entre arte y naturaleza en otras de sus sugerentes instalaciones.

arte-naturaleza-escultura-recolecta-lluvia-bosque

arte-naturaleza-escultura-recolecta-lluvia-bosque

arte-naturaleza-escultura-recolecta-lluvia-bosque

arte-naturaleza-escultura-recolecta-lluvia-bosque

arte-naturaleza-escultura-recolecta-lluvia-bosque

arte-naturaleza-escultura-recolecta-lluvia-bosque

arte-naturaleza-escultura-recolecta-lluvia-bosque

arte-naturaleza-escultura-recolecta-lluvia-bosque



Figuras que hacen portales: el Land Art de Andy Goldsworthy (FOTOS)

Con piedras, hojas, ramas… Andy Goldsworthy nos regala la ilusión de que existen puertas tridimensionales a otro espacio-tiempo.

Fotos:goldsworthy.cc.gla.ac.uk

Los colores y materiales con los que el hombre ancestralmente ha elaborado su arte han venido de la naturaleza. También ella ha sido la principal musa: sus patrones, tonalidades, complejidad, nos ha inspirado y proveído de la materia prima para la creatividad.

Como un lienzo onírico el Land Art desde los años 6o del siglo pasado ha ido apareciendo, espontánea y efímeramente, para producir sensaciones plásticas y estéticas con un marco que ya de por sí explaya lo anterior, la naturaleza. Entre sus máximos iconos están Robert Smithson y Michael Heizer, y también un prodigio consolidado en este tenor lleva décadas encantando al mundo. Su nombre es Andy Goldsworthy y sobre todo a partir de hojas en distintas tonalidades (por su verdor o sequedad) va haciendo marcos de colores que dispone como un aura de poder en distintos paisajes.

Son como portales mágicos, pasadizos luminosos a otros submundos de la misma naturaleza.

1

2

3

4

5

6

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

[BoredPanda]