¿Cultivos submarinos? crecen fresas, albahaca y frijoles bajo el mar mediterráneo

Estos novedosos invernaderos marinos podrían ser una increíble alternativa para los países áridos.

Hace poco, por primera vez, astronautas consiguieron cultivar lechugas desde el espacio. Ahora que muchos cultivos están devastando los ecosistemas, y la población crece aceleradamente, las alternativas de cultivo son más que necesarias…

Recientemente, la compañía Ocean Reef Group, informó que están creciendo bajo las aguas del mar Mediterráneo, a 6 metros de profundidad, fresas, albahaca, frijol y tomates.

Los cultivos se hacen al interior de esferas transparentes de plástico; estas, rodeadas de agua, son proveídas de la temperatura y niveles de humedad suficientes para las plantas. Un sistema de goteo al interior de las esferas, además, se activa cuando el agua debajo se evapora y luego condensa.

Estos invernaderos marinos ubicados en costas italianas materializan la incursión del cultivo bajo el agua con más seriedad que nunca. El presidente de la compañía, Sergio Gamberini, ha explicado que está planeado introducir este tipo de técnica en países áridos, sobre todo en desarrollo, como Arabia Saudita o Las Maldivas. La visión es hacerlo a gran escala cada vez más, como una manera de salvar también las millones de hectáreas que podrían deforestarse para cultivos futuros.

Underwater-Greenhouse-Ocean-Reef-Group-YouTube-small

 

[scientificamerican]



Puedes aplicar para viajar gratis a Finlandia en verano y aprender a ser feliz

Al grito de “Encuentra tu calma, conecta con la naturaleza” los finlandeses recibirán a visitantes de todo el mundo para compartirles sus secretos a la felicidad.

Otra vez Finlandia ha ocupado el primer lugar en el ranking del World Happiness Report. Así, se corona en 2019 por vez consecutiva con la distinción “el país más feliz del mundo”, por arriba de otros 156 países. En este índice, que toma en cuenta variables como ingreso, expectativa de vida y “libertad”, el segundo y tercer puestos también fueron para países escandinavos, Dinamarca y Noruega. 

Para celebrar la noticia, Finlandia lanzó un curioso programa que se llama Rent a Finn (renta un finlandés). Consiste en ofrecer viajes gratis a visitantes de otros países para hospedarse con habitantes locales que se han ofrecido a compartir sus respectivas llaves a la felicidad.

Los ocho habitantes voluntarios, que radican en diversos pueblos o ciudades de Finlandia, mostrarán por ejemplo “la simplicidad de la vida en el Arquipiélago”, llevando a su huésped a acampar y navegar en un pequeño velero, o también podrás visitar un pueblo de Laponia donde acompañarás a Esko a recoger moras en el bosque o jugar juegos tradicionales finlandeses.

Por cierto, llama la atención de que las llaves que aparentemente llevan a la felicidad a los habitantes de Finlandia, todas tienen algo en común: la simplicidad y la naturaleza (y esta podría ser una buena pista). 

¿Quieres aplicar para visitar Finlandia?  

Si tras leer esto has sentido el llamado a buscar la felicidad en las latitudes del norte, regocijándote en la generosidad finlandesa, esto es lo que debes hacer:

1. Llena una forma en línea aquí

2. Grábate en video y explica por qué te gustaría ir y cómo te conectas tu con la naturaleza (agrega el video a tu forma).

3. Espera la lista de los elegidos.

 



Construye un invernadero bajo tierra para crecer alimento todo el año

Los walipini son una gran alternativa, eficiente y económica, para poder producir alimento durante todo el año (y son cortesía de la sabiduría futurista de los aymaras bolivianos)

Usualmente, para cultivar alimentos en climas fríos y extender las temporadas de crecimiento se necesita algún tipo de invernadero. El problema es que los invernaderos –como los de cristal– requieren una gran inversión, tanto para construirlos como para mantener los cultivos durante el invierno.

Una alternativa mucho más accesible y efectiva es el walipini (una palabra indígena aymara que significa “un lugar cálido”), y que es básicamente un invernadero subterráneo.

Desarrollado por primera vez hace veinte años para las regiones montañosas frías de Sudamérica, este método permite que los agricultores mantengan un jardín productivo todo el año, incluso en los climas más fríos.

invernadero-subterraneo-walipini-bolivia

Aquí puedes ver un video (en inglés) de un walipini que incluso incorpora un poco de espacio interior para gallinas y cabras. Lo increíble del walipini es que combina los principios de calentamiento solar pasivo con una estructura protegida por la tierra. La manera de hacerlo es muy simple:

El walipini, en términos simples, es un hoyo rectangular en la tierra con dos o tres metros de profundidad, cubierto de una manta de plástico ultravioleta. El área más larga del rectángulo da al sol de invierno (al Norte en el hemisferio sur y al Sur en el hemisferio norte).

Una pared gruesa de tierra presionada en la parte de atrás de la estructura y una pared mucho más chica al frente proporcionan el ángulo correcto para el techo de plástico. Este techo sella el hoyo, proporciona un espacio de aire aislado dentro de las dos capas del plástico y permite que los rayos del sol penetren, creando un ambiente cálido y estable para el crecimiento de plantas.

invernadero-subterraneo-walipini-bolivia

Si quieres construir tu propio walipini, aquí te dejamos una práctica guía cortesía de la FAO. De acuerdo con el Instituto Benson, el costo de uno de estos invernaderos subterráneos es de $250 y hasta $300 dólares, así que ¡no hay excusa!