Conoce el documental que muestra el imparable aumento de la agricultura urbana en el mundo

Nueva Orleans, Londres, Shangai, Nueva York, India, Etiopía; cultivar tus alimentos en tu propia ciudad es una tendencia.

Cuando reparamos en el gran poder de las corporaciones nos quedamos azorados. Estas van comprando gobiernos para crecer el cultivo y consumo de transgénicos, y obtienen permisos para perforar el Ártico pese al creciente cambio climático; ahí nos asalta el ¿y para qué existe el Estado?

Lo cierto es que cuando este, el Estado, incumple su tarea más básica, propiciar la calidad, verdadera calidad de vida de los habitantes, tenemos del lado la propia cultura. Cuando los habitantes van cambiando sus hábitos, entonces el Estado tiene la última opción de adaptarse a la nueva realidad.

Algo así está pasando con el tema de los cultivos urbanos, creciendo exponencialmente, para fortuna de todos. En lotes baldíos, pedazos verdes de aceras, parques, andadores, techos verdes y patios. Quizá la industria piensa que este movimiento carece de un futuro real para abastecer a la población de alimentos; lo cierto es que si se hace de manera inteligente y coordinada bien  podría poner a temblar a las corporaciones más grandes.

El documental Plant This Movie, que en 2011 alcanzó su financiamiento en Kickstarter, nos muestra ahora cómo desde Cuba, Shanghai, Lima, India, Etiopía, y muchas otras ciudades, el movimiento de granjas urbanas, silencioso pero consolidado está creciendo, afortunada, y exponencialmente.

Puedes ver el documental completo aquí por solo 3 dólares.



El primer bosque de comida está por abrir en Seattle

Esta inspiradora fuente de alimentos fue posible gracias al financiamiento colectivo, y voluntario, de la comunidad local.

Foto: foodurbanism.org

Hoy en día el hecho de tomar una fruta de un árbol y comerla nos parece una delicia digna del paraíso. En un mundo donde la mayoría de los alimentos que consumimos provienen de lugares remotos, y llegan a nosotros tras distantes procesos de producción, tener un bosque de alimentos en una ciudad es un enorme privilegio.

La ciudad de Seattle ha abierto al público el primer ‘bosque alimenticio urbano’: un bosque que contará con decenas de plantas y frutas comestibles (nueces, zarzamoras, guayabas, piñas, diferentes cítricos, ciruelas, manzanas, etc.). Este jardín de las delicias ya cuenta con 35 árboles plantados y tiene un presupuesto inicial de 100 mil dólares.

El proyecto, Beacon Food Forest, ha surgido de una plataforma de crowdsourcing, en la que los ciudadanos han participado decidiendo qué tipo de árboles se plantarán, qué hacer con las plagas y anticipándose a problemas cómo: ¿qué pasaría si alguien se lleva todas las frambuesas? A lo que, con una actitud siempre positiva, el comité organizador ha respondido “Bueno, si al final de la temporada de frambuesas no tenemos más, eso significará que ha sido un éxito”. En este sentido, el proceso de creación de este espacio alimenticio es un ejemplo de democracia participativa y colaboración ciudadana con beneficios compartidos.

Según Falling Fruit, organización que monitorea alimentos públicamente disponibles, existen más de 554 comestibles comúnmente distribuidos en más de 570 mil localidades en el mundo –la mayoría de los cuales se echa a perder, aplastados en el concreto. El bosque de comida de Seattle además de proveer un delicioso servicio a la comunidad, es un poderoso ejemplo de concientización. Resulta difícil de detener la tendencia global al urbanismo, pero con conciencia estratégica bien podrían aflorar en las ciudades, algunos de los mayores beneficios de la naturaleza.