Algunos consejos vitales para acabar con la era del plástico

Más de un siglo de plástico nos ha inundado, pareciera, irreversiblemente… pero no es así.

Foto:elcorreodelsol.com

Quizá la única manera de acabar con 100 años del uso desbordado del plástico es cambiando nosotros mismos los hábitos. Hasta hace poco no se conocían los verdaderos efectos tan nocivos para los animales, los ecosistemas del planeta y nuestra salud por el uso de este material.

Cuando en 1909 el químico Leo Hendrik Baekeland sintentizó un polímero a partir de moléculas de fenol y formaldehído ,nadie imaginó la era que se avecinaba; el plástico permitiría, a bajo costo, hacer más que nunca una producción en serie de lo más ambiciosa.

Hoy muchos inventos están buscando sustituir el plástico que viene de la polimerización de los átomos de carbono por otros biodegradables. Los ejemplos abundan, como plástico elaborado a base de maíz, otro fabricado con aire y bacterias, con nopal, desechos de leche biodegradable, o cáscara de plátano (un invento hecho, por cierto, por una niña de 16 años).

Las opciones son muchas, sin embargo aún no es tan redituable hacer este tipo de materiales. Quizá la opción más ambiciosa no es siquiera sustituir los envases de plástico por otros de tipo biodegradable, simplemente modificar algunas prácticas alarmantemente cotidianas.

Compartimos algunos consejos para alejar el plástico cada vez más de tu vida:

No compres comida para llevar:

La comida para llevar suele ir acompañada de una cantidad descomunal de basura. Evítalo, puede sonar muy radical pero ciertamente este hábito repetido en millones de personas es terrible. Por qué no, si vas a pasar por comida lleva tus propios recipientes; si estos no son de plástico, aún mejor.

Para siempre olvida las bolsas de plástico:

Compra bolsas de plástico biodegradables para la basura, y fuera de eso, nunca pidas bolsas de plástico cuando vayas de compras; carga una bolsa de tela en tu bicicleta o en tu auto.

Identifica y evita los peores plásticos existentes en el mercado:

Como el policloruro de Vinilo, el poliestireno y el policarbonato.

Olvídate ya del agua embotellada:

Es realmente estúpido comprarla, pues los precios son exhorbitantes en comparación por los precios que pagan por las concesiones de los mantos acuíferos en numerosos países; es como si estuvieras regalándoles tus recursos y además enriqueciéndolos recomprándoselos. Carga mejor siempre con un termo y, como antes, rellénalo antes de salir de casa. Evita además que el termo sea de plástico, hay otras opciones mucho más saludables en el mercado.

Haz tus propios condimentos y salsas en casa:

En serio, es mucho más fácil de lo que crees y serán más sanos. Aquí algunas recetas y opciones.

Sustituye tus engorrosos productos de limpieza por la fórmula natural de bicarbonato de sodio con vinagre y otras alternativas naturales:

Como el limón,  el vinagre blanco, el agua carbonatada. Aquí algunas opciones.



Plastic Oceans: una ola de cambio que te pondrá en acción contra el plástico desechable

Esta fundación pretende lograr un cambio a través de materiales audiovisuales que nos ayuden a deshacernos del plástico de una vez por todas. ¿Te unes?

Hasta ahora hemos oído y leído sobre todo tipo de adicciones. Pero, ¿qué tal si hablamos de la adicción al plástico? ¿Te suena familiar? Quizá no, porque pocos tienen la audacia de nombrar a las cosas por su nombre, como lo hace la fundación Plastic Oceans. 

Para esta fundación, que comenzó su camino hace más de 1 década y que es apoyada por todo tipo de personas alrededor del mundo, el plástico es una adicción (la palabra que en la antigüedad definía a los esclavos era addictus). En la actualidad, es indudable que somos esclavos del plástico y dependientes de él en un sinfín de maneras. Esto ha traído consecuencias medioambientales y de salud que nos están llevando al colapso total.

Pero para la Plastic Oceans Fundation no todo está perdido, sólo hay mucho trabajo por hacer para lograr revertir los daños ocasionados por el plástico. Esto necesariamente empieza por concientizar a la generación actual y a las que están por venir sobre el impacto que tiene el plástico en el mundo.

Plastic Oceans se merece todo el apoyo y participación de todos aquellos de nosotros que esperamos legar un mundo vivible a las generaciones futuras.
(Noam Chomsky)

iniciativas-contra-plastico-oceano-contaminacion

La misión de Plastic Oceans es que la sociedad repiense el plástico. ¿Cómo? A través de materiales audiovisuales, en los cuales la belleza del océano se ve transgredida de innumerables formas por el plástico. Plastic Oceans se ha encargado de rodear sus campañas de estas imágenes que mueven y remueven la conciencia, mientras nos proporcionan algunos estremecedores datos sobre el plástico y sus consecuencias.

 

Las consecuencias del plástico en menos de 3 minutos

El plástico está en todos lados; como ya se ha podido demostrar, se trata de un material ubicuo, es decir, que literalmente invade todo espacio. Los microplásticos en botellas son una muestra de hasta dónde puede llegar el plástico, y una prueba irrefutable de que incluso lo estamos consumiendo en nuestros alimentos.

Pero quizá la situación más alarmante es que hoy día, el océano recibe 100 veces más plástico de lo que hace 40 años.

iniciativas-contra-plastico-oceano-contaminacion

Según Plastic Oceans, más de 8 millones de toneladas son tiradas cada año al océano 

Esto significa que para el 2050, podría haber más plástico que peces en el océano

Todos estos y más datos los puedes ver en las cápsulas desarrolladas por Plastic Oceans Foundation en su canal de YouTube, las cuales no duran más de 3 minutos. Además han dirigido un documental que puedes rentar desde su página. También puedes encontrar en su portal más material, como infografías y suplementos educativos, así como apoyarlos mediante donaciones y conocer más de sus proyectos. 

 

¿Qué más puedo hacer? 

Quizá la labor más importante de Plastic Oceans Foundation y sus activistas es que nos hacen una invitación directa a activarnos. En su página podrás encontrar cómo emprender la lucha contra el plástico junto con ellos, en un call to action que empieza por que hagamos proyecciones con su material en nuestras comunidades, pero que puede seguirse de otras decididas acciones contra el plástico.

Si quieres participar en la labor de esta fundación, te interesa este documental o más información sobre su causa, no dudes en sumarte escribiendo a: mariana@plasticoceans.org 

Conviértete en una ola de cambio junto con Plastic Oceans, y haz de este un mundo sin esclavos del plástico.

 

* Imágenes: Plastic Oceans



Guatemala sustituye bolsas de plástico por hojas del árbol de plátano

Proveedores y consumidores indígenas del interior de Guatemala han decidido sustituir las bolsas de plástico por hojas de árbol de plátano.

Imagen: Flickr

Frente al alto consumo de plástico –y sus graves consecuencias en el medio ambiente–, numerosas asociaciones han tratado de hacer un llamado de consciencia para reducir el uso de bolsas y empaques de plástico. Entre las alternativas más frecuentes se encuentran las bolsas ecológicas de tela, reciclaje de empaquetados de plástico o unicel, usar envases/tuppers de vidrio que puedan usarse constantemente. 

Pero para el mercado dominical de San Pedro La Laguna, mayoritariamente de proveedores y consumidores indígenas del interior de Guatemala, han decidido sustituir las bolsas de plástico por hojas de árbol de plátano. Se trató de una iniciativa del alcalde del lugar, Mauricio Méndez, quien declaró la guerra a este derivado del petróleo que tarda en degradarse hasta 1 000 años. Incluso ha prohibido la distribución de las bolsas de plástico, productos de duroport y popotes. 

bolsas-de-hojas-de-platano

En la etnia Tzutujil, el comercio y el turismo se han visto afectados por la contaminación en las aguas del Lago Atlitlán. De modo que al retomar esta práctica ancestral, con las hojas de plátano, no se contaminará más la región. En palabras de los habitantes del municipio, “Las hojas de plátano sirven igual que las bolsas y no contaminan nuestro lago. Los clientes ya las piden. Así todos vamos a ser más felices”.

Las multas para quienes no acaten esta disposición medioambiental serán desde unos 300 quetzales –alrededor de 40 dólares– hasta 15 000 quetzales –2 000 dólares–; además, un grupo de diputados presentó esta semana en el Congreso una iniciativa de ley para regular la producción, distribución y venta de las bolsas de plástico. Con ello se pretende cambiar paulatinamente los hábitos de los residentes, utilizando contenedores propios sin la necesidad de ensuciar el pueblo, así como eliminar el uso de bolsas para contribuir a la conservación del medioambiente en Guatemala. 

bolsas de hojas de platano