¿Volverías a tirar basura al mar o la calle después de ver este video?

Aún si estás en una ciudad, tu basura pude viajar a espacios impensables y causar un sufrimiento intolerable a los animales.

La basura que arrojas fuera de su lugar es capaz de recorrer inesperados parajes y kilómetros sin que tengas la menor idea… Cuando alguien tira, por ejemplo, desechos en las calles de la capital de Chiapas, México, está documentado cómo la lluvia puede arrastrarlos a sitios como el emblemático Cañón del Sumidero. Así, la basura recorre más de 5 km, luego esa agua en algún punto también desembocará en el mar.

Sabemos que la mayoría de los desechos no orgánicos no son biodegradables. Prácticamente cada lata, plástico o vidrio que no es tratado tardará cientos de años en desintegrarse; pero no es solo este fenómeno el peor, sino su tránsito en el que puede mermar la vida de numerosos seres vivientes.

Un video que ha recorrido a internet se ha viralizado, advertimos que es un poco crudo, pero quizá ver este tipo de cosas sean las que nos orillen a jamás arrojar basura fuera de su lugar, sea donde nos encontremos.



Filtrar agua sin plástico es posible (y tan necesario como no tomar agua embotellada)

Existe una solución accesible y que no te quitará nada de tiempo para purificar tu agua sin plástico de por medio.

Entre las prioridades para todo el que quiera tener una vida sustentable está la de cuidar del agua, así como sustituir el plástico por materiales naturales o sintéticos, pero que no generen una huella ambiental tan profunda. En lo que se refiere a cómo nos hidratamos, tenemos que ser muy conscientes de que ese simple y cotidiano acto puede ser muy poco sustentable.

Por ejemplo, quizá pensemos que basta con no comprar agua embotellada y con llevar nuestra botella reutilizable a todos lados: así ahorramos tanto agua como plástico. Y es verdad. No obstante, podría haber un pequeño problema… ¿de qué material es el filtro que usas para purificar tu agua? Seguramente tiene plástico. Y mucho. Incluso, algunos filtros caseros utilizan botellas de plástico. ¿Cómo solucionar este problema sin afectar nuestra salud?

 

Filtra agua sin plástico

Actualmente enfrentamos un problema grave: casi toda el agua que tomamos es insalubre, sin importar que la filtremos. Y es que los diversos métodos de filtración tienen distintos propósitos, y rara vez uno solo puede purificar por completo el agua para que sea apta para consumo.

Aun así, hay una solución para purificar agua sin usar plástico…

El carbón activado.

filtrar-agua-sin-plastico-carbon-activado-filtros-sustentables

El carbón activado se ha convertido en una opción cada vez más popular para purificar el agua. Con este oscuro mineral podemos filtrar agua sin plástico, de la manera más simple y quizá más eficaz. De hecho, el carbón ya es usado en los filtros convencionales, pero lo puedes conseguir también en forma de barras. Las de la marca Kishu vienen libres de plástico, en empaques compostables –por si ya haces tu composta casera–, y las puedes usar para purificar desde una botella hasta una jarra de agua.

La barra de carbón activado absorbe las impurezas del agua y le imparte minerales saludables como calcio, magnesio y potasio. Éstos le dan un sabor particularmente delicioso.

Para utilizarla, sólo tienes que agregarla en un recipiente de vidrio con el agua que quieras purificar. Debes dejarla sumergida durante 1 hora para 500 mililitros, 4 horas para 2 litros, y 24 horas para 10 litros de agua.

El carbón activado se debe hervir una vez al mes durante 5 minutos para mantener sus poros abiertos, y dejarlo secar durante 30 minutos antes de volver a usarlo. Cada barra tiene una vida útil de 4 meses si se utiliza diario. Para asegurarte de que tu agua no tenga bacterias, puedes hervirla antes de colocarle el carbón activado. Así tendrás el agua más pura posible.

Y listo: tendrás agua pura, sin haber usado un gramo de plástico.



Vivir sin generar basura: nada es un desperdicio, todo se transforma

En tiempos de desechos masivos, existe una comunidad que propone lo opuesto: nada se desperdicia.

Imagina que el mínimo de basura que puedes generar durante 1 año quepa en este frasco:

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Es posible, y de eso trata el Zero Waste (Cero desperdicio), una iniciativa que, más allá de acabar con el plástico, busca replantear el concepto de basura: nada es un desperdicio, todo se transforma. A partir de esta idea, cada vez son más aquellos que deciden replantearse su existencia y comenzar a reducir su basura a un pequeño frasco. Un verdadero logro para quienes buscan trascender desde dinámicas que impactan colectivamente. 

cero-desperdicio-consumo-responsable-zero-waste-sin-basura

En estos tiempos, en donde mucho de lo que se consume es desechable (servilletas de papel, móvil, envases de plástico, accesorios, entre otros), existe una comunidad que busca vivir a partir del principio opuesto: nada se desperdicia.

El movimiento Zero Waste cobra cada vez más fuerza y sentido en un mundo en el que, de acuerdo con el Banco Mundial, el nivel actual de residuos sólidos habrá aumentado en un 70% (de 1,300 millones de toneladas al año a 2,200 millones de toneladas) para el 2025.

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Además de la iniciativa global, existe en cada país una necesidad de actuar para un futuro sustentable.

¿En qué consiste el Cero desperdicio?

Según la revista National Geographic, no se trata de que logres guardar toda tu basura en frascos, sino de que un frasco de máximo 500 mililitros sea suficiente para guardar toda la basura anual que no se pudo reutilizar, reciclar o renovar.

Muchas de las soluciones que propone el Cero Desperdicioson prácticas que eran comunes antes de la era de los plásticos y los productos desechables.

Ser Cero Desperdicio es pensar en servilletas de tela y pañuelos, vinagre y agua para limpiar, recipientes de vidrio o acero inoxidable para guardar las sobras y bolsas de tela para guardar alimentos.

cero-desperdicio-consumo-responsable-zero-waste-sin basura-

Soluciones similares de la vieja escuela, que no producen desperdicios y son más baratas a largo plazo.

Bolsas de tela

La revista Yorokobu pone un ejemplo: tu abuela seguro iba a la tienda con su bolsa de tela. Además, en lugar de comprarla, es probable que se la hubiera hecho ella misma con retales de tela.

 

Comprar a granel

Las legumbres se compraban a granel, al peso y presentadas en grandes sacos de arpillera. En este caso, los sacos incluso pueden ser de plástico porque, como se reutilizan y generan menos residuos que los paquetes pequeños, el costo ecológico no es tan grande.

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

Comercio justo y responsable

Cada vez son más las tiendas que se suman al movimiento Cero Desperdicio. En la Ciudad de México, existe una tienda que busca “fomentar una vida más sana y más responsable con el medioambiente (…) trayendo sus propios recipientes y bolsas reutilizables”.

Suena difícil, pero puede lograrse, mediante cambios en los hábitos cotidianos. Es así como la comunidad Cero Desperdicio está reduciendo radicalmente su producción de desechos, mientras viven vidas más plenas.

 

Agentes de cambio

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura-
Laura Singer

Blogueras como Kathryn Kellogg y Laura Singer, son un ejemplo de personas que, en pocos años, han logrado reducir su basura de tal manera que sus desperdicios sólidos quepan en un frasco de 500 mililitros por año o dos años.

Kellogg aprendió de Lauren Singer de Nueva York, autora del blog Trash is for Tossers. Singer comenzó a reducir su huella de desechos cuando era una estudiante de estudios ambientales en el 2012 y ha convertido el Cero Desperdicio en una carrera que le permite compartir su experiencia a través de conferencias y consultorías.

 

Principios Cero desperdicio (en orden de importancia)

zero waste-cero-desperdicio-consumo-responsable-sin-basura

  • Rehusar. No compres cosas envueltas o con muchas envolturas.
  • Reducir. No compres cosas que no necesitas.
  • Reutilizar. No dejes de usar los artículos desgastados, o compra productos usados.
  • CompostaCasi el 80% de los desperdicios son orgánicos.
  • ReciclarRequiere un mayor esfuerzo, pero es mejor que permitir que las cosas se conviertan en basura.