Estos son los ganadores del National Geographic Travel Contest 2015 (FOTOS)

La imagen ganadora: una ballena jorobada y su cría en una increíble composición nos habla de su vida magnética.

En el ya 27 concurso de National Geographic Travel Contest, el ganador fue un mexicano que captó a una impresionante ballena jorobada y su cría. Viajar quizá sea uno de los actos más liberadores, ahí uno se encuentra con perfiles de uno mismo que quizá desconocía, se aprecian los lugares tanto naturales como urbanos de una manera más objetiva, e incluso a las personas; se abre la mente y el espíritu… Por ello viajar puede ayudar, incluso a los no expertos, a descubrir las mejores imágenes casi de manera permanente.  Este concurso hace un tributo a lo anterior.

Te presentamos las 10 fotos ganadoras de esta competencia; encontrarás desde paisajes como de las hadas, campesinos, cielos impensables, niños en la naturaleza jugando con animales etc., Una serie que muestra un mundo vasto allá afuera en hermosura.

 

1.Ballenas susurrantes (Whale whisperers):

El mexicano Anuar Patjane Floriuk, radicado en Tehuacán, tomó la foto de esta ballena con su cría en las islas de Revillagigedo, debajo de un lugar conocido como Roca Partida.

3049513-slide-s-01-grand-prize-national-geographic-photo-winners-shell

2. Trabajador de Grava:

Tres trabajadores miran por una ventana hacia su sitio de trabajo. Esta última, llena de suciedad y lodo.

3049513-slide-s-02-second-place-national-geographic-photo-winners-shell

 3. Camellos de Ardah:

Los camellos, aunque llevan siglos domesticados, pueden tornarse salvajes en cualquier momento. Camellos de Ardah es el nombre que se le da a una curiosa carrera de camellos, que más bien es una ecoreografía, pues aquel que se adelante y pierda la línea en la que deben correr los camellos, será el perdedor.

3049513-slide-s-03-third-place-national-geographic-photo-winners-shell

4. De noche en Deadvlei:

Un momento precioso en una noche en Deadvlei, donde sus árboles tienen más de 900 años pero no llegan a desintegrarse por el clima tan cálido. La luna alcanza a iluminar las nubes del cielo y las estrellas innumerables cubren el horizonte.

3049513-slide-s-04-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1

5. Cachando un pato:

Dos niños tailandeses intentan atrapar a un pato que vuela cerca de una fresca caída de agua en Tailandia.

3049513-slide-s-05-merit-national-geographic-photo-winners-shell

6. Lucha libre Hindú:

Luego de una sesión de lucha, suele hacerse un ritual en el que los participantes, como un acto de respeto mutuo, se llenan ambos de arena; con una mezcla de barro, sal y ghee.

3049513-slide-s-06-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1

7.Rinocerontes Blancos:

Fotografiados en un santuario en Uganda. Los rinocerontes, especialmente en los últimos años, han afrontado un grave peligro de desaparecer.

3049513-slide-s-07-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1

8. Sauna en el cielo:

Un increíble sauna al noreste de los Alpes italianos en el corazón del Monte Lagazuoi.

3049513-slide-s-08-merit-national-geographic-photo-winners-shell

9. Montañeses:

Un recolector tradicional de heno en Polonia. Muchas personas continúan viviendo como muchos años atrás y recolectando su heno con palo y pico.

3049513-slide-s-09-merit-national-geographic-photo-winners-shell

10. Rumania, tierra de cuento de hadas:

Escarcha blanca sobre el poblado de Pestera.

3049513-slide-s-10-merit-national-geographic-photo-winners-shell-1



Estas son las fotografías ganadoras del National Geographic’s Travel Photographer of the Year

Año con año, el concurso de fotografía de National Geographic’s Travel Photographer of the Year muestra la riqueza de la biodiversidad del planeta a través de la naturaleza, las ciudades y las personas. Se trata de un método que no sólo rinde homenaje a la creatividad fotográfica, también a la realidad que habita en la Tierra […]

Año con año, el concurso de fotografía de National Geographic’s Travel Photographer of the Year muestra la riqueza de la biodiversidad del planeta a través de la naturaleza, las ciudades y las personas. Se trata de un método que no sólo rinde homenaje a la creatividad fotográfica, también a la realidad que habita en la Tierra en el día a día y que requiere una toma de consciencia de su existencia.

Este año, el ganador de National Geographic’s Traver Photographer of the Year en la categoría de la Naturaleza, fue el mexicano Sergio Tapiro Velasco al inmortalizar “El poder de la Naturaleza”: la erupción de un volcán en Colima el pasado 13 de diciembre del 2015. Él explica que se encontraba en la ciudad de Comala, cuando “de pronto vi la incandescencia por encima del cráter del volcán y empecé a fotografiar. Segundos después, una poderosa explosión volcánica eruptó una nube de partículas de ceniza y relámpagos masivos que iluminaron la más oscura escena.”

El segundo lugar es para la japonesa Hiromi Kano, quien obtuvo el vuelo de cisnes a lo largo de las aguas de Kabukurinuma, Osaka, Japón. La importancia de esta fotografía radica en una región con una restingida cantidad de cuerpos acuíferos, la cual se ha convertido en un lugar para hibernar de especies como las aves y puede incluso ser el último paraíso para ellas: “Yo particularmente me impresioné por los cisnes, y con el cuidado de no alterarlas empecé a sacarles fotografías. Tomé en consideración la dirección del viento y la rapidez en que capturaba la longitud y elegancia de sus alas.”

En tercer lugar está Tarun Sinha, quien en el Río Tarcoles, en Costa Rica, capturó un grupo de 40 cocodrilos. Al caminar por un banco del río, sobre un puente movedizo y estrecho, el fotógrafo encontró varios cocodrilos entrando y saliendo del agua. 

Más de los ganadores en categoría Naturaleza: 



Hipnotizantes capturas de la naturaleza desde un drone (FOTOS)

Pocos artistas son capaces de transmitir este poderoso mensaje de la naturaleza. Y todavía menos, aquellos que lo logran hacer desde los cielos.

 La naturaleza enamora; se expande en cada milímetro de la piel hasta erizarla, impacta con su majestuosidad y brinda una sensación de plenitud y bienestar. Sin importar el ecosistema, la naturaleza se encarga de colarse hasta la raíz provocando una especie de sensación de unidad con el universo –en que todo está donde debe estar–. 

Pocos artistas son capaces de transmitir este poderoso mensaje de la naturaleza. Y todavía menos, aquellos que lo logran hacer desde los cielos. Quizá por esta razón, valga la pena reconocer a aquellos personajes que han logrado cautivar al espectador capturando la invaluable belleza de la naturaleza; como lo hizo National Geographic y Dronestagram. 

 NG y Dronestagram convocaron por tercer año consecutivo al concurso de International Drone Photography Contest, en donde fotógrafos profesionales del mundo capturaron alrededor de 6 000 imágenes de la naturaleza. El concurso contaba con tres categorías: Viajes, Naturaleza / Vida Salvaje y Deportes/Aventura. Para ello, Guillaume Jarret, cofundador de Dronestagram, dio un sólo criterio para las fotografías aéreas en drones: 

Una buena fotografía en drones es una imagen que inmediatamente la identificas como una foto desde un drone. Está tomada a baja altitud, muy cerca del punto objetivo, pero lo suficientemente alto para que el espectador vea que fue imposible sacarla con otro artefacto. Los drones pueden capturar imágenes en lugares que parecen imposibles de alcanzar con otros instrumentos de vuelo.

A continuación te compartimos algunas de las imágenes que formaron parte de este concurso y obtuvieron premios de primeros lugares: