Estas son las marcas más “manchadas” de la alimentación en México

Muy pocas han querido dar a conocer su verdadera huella ecológica; descubre las que van por buen y mal camino.

Hace unos meses, Greenpeace México inició una campaña para que miles se sumaran a preguntar a las marcas de alimentos industrializados en México cuál era su mancha ecológica. Con mancha ecológica nos referimos al uso de sustancias tóxicas como plaguicidas y fertilizantes, hasta prácticas como el monocultivo que alimentan cada vez más a la mancha voraz que ataca recursos como el agua, la tierra, animales e incluso tu salud.

Finalmente, hace unas semanas esta organización se acercó a al menos 15 marcas, con el respaldo de cientos de ciudadanos que se habían unido para que las corporaciones transparenten la manera en que están produciendo tus alimentos. Esta es la respuesta que obtuvieron, cabe apuntar, y que tomes nota tu también, que la mayoría de las marcas no quisieron dar a conocer esta información.

Aquí el semáforo elaborado por Greenpeace para que conozcas esta importante data:

¿Cómo leer el semáforo?

El color rojo son las empresas que no presentaron información de cómo producen tus alimentos a pesar de su gran tamaño.

Las que están en amarillo son las que sí proporcionaron datos sobre sus procesos de producción y que han sumado avances hacia una agricultura ecológica.

En el verde (no hay ninguna) son las empresas que han publicitado su información y que además cumplen con los 7 puntos de una agricultura ecológica.

Puedes apoyar a la campaña de presión a las empresas más irresponsables para que no manchen aquí.

 115814_192678

 



Un universo espejo podría estar influenciando nuestra realidad

¿Se trata acaso del País de las Maravillas?

Algunos experimentos científicos buscan saber si, una vez más, la ciencia ficción nos ha proveído de las pistas para los próximos hallazgos científicos. Y es que sabemos que en no pocas narrativas –y los cómics son quizá el ejemplo por excelencia–, los personajes terminan viéndoselas con ellos mismos en universos alternos o paralelos.

Sin embargo, ahora la comunidad científica sospecha que, además de los multiversos, también podría existir un “universo espejo”. Algo más parecido a ese espacio alterno que visita Alicia cuando pasa a través del espejo. Y es que el hipotético universo espejo no sería independiente del nuestro, sino que incluso podría influenciar nuestra realidad. O nosotros la suya…

El universo espejo: ¿El País de las Maravillas?

La física Leah Broussard y su equipo en el Oak Ridge National Laboratory, en Tennessee, encontraron una vía para intentar comprobar si existe el universo espejo. El experimento, publicado en Scientific American, podría ayudar a saber cuánta influencia tiene el universo espejo sobre nuestra realidad.

universo-espejo-paralelo-alternativo-pruebas-ciencia

Para comprobarlo, el equipo de Broussard disparó un haz de neutrones a una pared con campos magnéticos variables en ambos lados. Las partículas subatómicas, aunque son realmente pequeñas, no pueden penetrar en la pared. O, por lo menos, no pueden hacerlo en teoría. Aún así, los científicos colocaron un dispositivo detrás de la pared, capaz de escanear el área en busca de los neutrones para así ver si es cierto que éstos no atravesaron la pared o si, de lo contrario, oscilaron en un universo espejo. Algo así como lo que hace Alicia cuando viaja al País de las Maravillas. 

Durante las observaciones realizadas sobre los neutrones fuera del núcleo de los átomos –conocidos como “neutrones libres” y que, contrario a los neutrones en el núcleo, tienen un tiempo de vida fijo–, se encontraron discrepancias que podrían señalar que los neutrones estuvieron de visita en un universo espejo.

Los neutrones desfasan el tiempo

El tiempo de vida de los llamados “neutrones libres” es fijo –de aproximadamente 15 minutos–. Pero los científicos demostraron que cuando son liberados en un haz de luz, como en el experimento, tienen mayor tiempo de vida –o como se le conoce, menor “decadencia”– que aquellos que se observan aislados. Según el experimento, esto podría deberse a que los neutrones primero oscilan y luego regresan, para ser así detectados en nuestro universo, de manera que estarían “desfasando” su tiempo con el nuestro. Sólo así se explicaría la discrepancia.

Otros experimentos con base en neutrones y campos magnéticos están siendo realizados actualmente. No obstante, aún no podemos sino seguir fantaseando con que un universo espejo existe. Pese a todo, y de llegar a nuevos hallazgos, podría comprobarse no sólo si el universo espejo existe, sino también si éste tiene influencia sobre las partículas de nuestra realidad, ya que hasta ahora parece que sí modifica el tiempo de vida de los llamados “neutrones libres”.

Además, si comprobáramos que hay un universo espejo estaríamos más cerca de resolver los grandes misterios del universo. Por ejemplo, qué es realmente la materia negra, o cómo funcionan fenómenos cuánticos como la no-localidad. Simplemente fascinante.

*Imágenes: 1) Yayoi Kusama, Collection of Phoenix Art Museum; 2) Delphi



¿Qué hay detrás de tus marcas favoritas?

Si crees que la valentía se limita a las películas de acción, te tenemos una noticia: elegir lo que comes es un acto de valor que realizas tres veces al día.

¿Cómo? Muy sencillo, como consumidores tenemos el poder de decidir qué llevamos a nuestra mesa y cómo nutrirnos. A veces se nos olvida la responsabilidad que tenemos de nuestra alimentación y dejamos que la publicidad y las marcas nos digan cómo hacerlo. Pero hoy tenemos un reto enorme como consumidores: recuperar nuestro poder de elección.

Los productos procesados que compramos en el supermercado tienen un origen dudoso, no sabemos cómo son producidos ni de dónde provienen los ingredientes para su elaboración porque las empresas que los elaboran no son transparentes con sus consumidores.

Las empresas de alimentos nos ofrecen comida para “hacernos la vida más fácil” e incluso han creado productos “más sanos” y nos los llevamos a la boca pensando en que  nos ofrecen los nutrientes necesarios para nuestro cuerpo. Hoy sabemos que esto no es así, la comida procesada está relacionada con los altos índices de obesidad  y sobrepeso a nivel mundial por sus altos contenidos de azúcar y grasas.

Si miramos más a fondo encontramos que los alimentos procesados también tienen un pasado oscuro que impacta al medio ambiente, y nosotros como consumidores somos cómplices involuntarios de estos daños cada vez que decidimos comprar alimentos que provienen de la agricultura industrial, que contamina recursos valiosos como el agua y el suelo, indispensables para tener comida sana en nuestra mesa. 

Además, esta forma de producción no solo pone en riesgo la biodiversidad, sino que amenaza la salud de los trabajadores del campo con el uso de agrotóxicos como el glifosato, catalogado recientemente por la Organización Mundial de la Salud como probable cancerígeno para el ser humano y que es utilizado sin ningún tipo de control en el campo mexicano.

Este panorama es alarmante para todos, y como consumidores tenemos en nuestras manos un papel clave en el rumbo de esta historia con cada elección de compra y pidiéndole a las empresas de alimentos que nos informen sobre la forma en la que elaboran sus productos. Juntos podemos transitar hacia una agricultura ecológica, que proteja al medio ambiente y a las personas.

Desde Greenpeace, te invitamos a ser parte de una comunidad a favor de la comida sana y a preguntarle a las 15 corporaciones más relevantes en el país sobre cómo producen y cuál es el origen de los ingredientes que utilizan, a través del sitio web: www.greenpeace.mx/comidasana.

Gobierno, empresas y consumidores, somos parte de un problema de alimentación que no permite el acceso a alimentos suficientes y de calidad, pero hoy más que nunca, también somos parte de la solución. 

 

agricultura_agricultura industrial

comida_rápida

 

Twitter del autor: @PrensaGPMX @greenpeacemx 

Autor: Greenpeace Mx