“Enchilarte” alarga tu vida y es anticancerígeno, comprueba un estudio

Un estudio aplicado a medio millón de chinos prueba que existe una relación entre la comida condimentada y la longevidad global.

La revista británica BMJ recién publicó los resultados de un enorme estudio sobre la correlación entre ingerir alimentos picantes y la longevidad. Este estudio chino se basó en una enorme muestra de medio millón de personas de esa nacionalidad observados por varios años.

El interesante resultado revela  que “aquellos que consumen alimentos condimentados casi todos los días tienen un 14 por ciento menos posibilidades de morir que los que comen comida picante menos de una vez por semana”.

Nuestro análisis muestra una correlación invertida entre el consumo de comida condimentada y la mortalidad global, así como con ciertas causas de deceso”, como el cáncer o las enfermedades coronarias y respiratorias, asegura el equipo de investigación.

Uno de los condimentos picantes más usado en China es la pimienta, que contiene capsaicina, y que según los investigadores también ayudaría a combatir la obesidad, además de tener efectos antiinflamatorios, antioxidantes y contra el cáncer.

Nuestro análisis muestra una correlación invertida entre el consumo de comida condimentada y la mortalidad global, así como con ciertas causas de deceso, como el cáncer o las enfermedades coronarias y respiratorias, asegura el equipo de investigación.



El chile: antidepresivo natural (Estudio)

Un nuevo estudio revela que el chile es un remedio natural prometedor para combatir la depresión.

Para buena parte de América, el chile es el alma de la comida. Y es que el efecto exótico, caliente y sin duda picoso que comparte esta clase de pimiento no se compara con ningún otro.

Si bien dicen que los alimentos provocan ciertos estados minúsculos en el cuerpo que los consume, el chile es el ejemplo perfecto para  darnos cuenta de que es cierto. Incluso hay quienes afirman que ciertos chiles altamente picosos pueden llegar a alterar la conciencia de formas alucinógenas. De ahí que no sorprende la íntima relación entre las propiedades benéficas del chile y la depresión. 

La depresión no ataca únicamente a la mente; también perjudica al cuerpo y, por supuesto, al mundo que lo rodea. Insomnio, debilidad y fatiga son sólo algunos de los síntomas que afectan fuertemente a nuestra sensación de bienestar, sin mencionar que la transformación de la realidad por una más tormentosa es agobiante. 

Pero apenas hace no mucho se descubrió, en el rubro científico, que existen propiedades dentro del chile que resultan altamente favorables para aliviar los síntomas de la depresión. 

Un estudio de la Universidad Estatal de Kaduna, en Nigeria, reveló el poderoso efecto antidepresivo del capsicuum annum, nombre científico que engloba varias variedades de chile (como el serrano, el morrón y el jalapeño).

En el experimento, se buscó comparar los efectos del extracto de chile frente a antidepresivos farmacéuticos como la imipramina y el diazepam. Los resultados fueron sorprendentes: los ratones que consumieron el extracto presentaron una mejoría tan grande como los que recibieron medicamentos. 

Sus efectos curativos se midieron observando un efecto corporal típico de la depresión: la falta de energía. En general, las ratas que consumieron el extracto se mostraron mucho más activas.

Además, sus niveles de pánico se redujeron, lo cual prueba que el chile también puede ser una alternativa para tratar la ansiedad.

¿Por qué el chile es un tratamiento tan prometedor? 

Las pastillas que se recetan para la depresión tienen el respaldo de varias pruebas científicas, pero aún presentan muchos efectos secundarios. 

Según los científicos que llevaron a cabo este experimento, también son difíciles de predecir: no funcionan igual para todas las personas y sus efectos pueden demorar semanas o incluso meses.

Es por eso que nunca está de más acudir a alternativas naturales. El chile también tiene efectos antioxidantes y antiinflamatorios, al igual que un nivel de toxicidad más bajo que el de los farmacéuticos.

Una alimentación saludable es imprescindible para mejorar el estado de ánimo.

Además de añadir un poco más de picante a tus platillos, puedes seguir los siguientes consejos:

1. Evita los alimentos procesados. De acuerdo con un estudio publicado en Science Direct, reducir el consumo de alimentos procesados, como las harinas refinadas, se asocia a un menor riesgo de depresión.

2. Minimiza las grasas animales. La Universidad de Harvard recomienda consumir la menor cantidad posible de grasas animales, sobre todo si se trata de carnes rojas.

3. Come proteínas ligeras. Según ese mismo estudio, las proteínas que se encuentran en el pescado y en el yogurt se relacionan con una menor incidencia de depresión.

4. Prueba el azafrán. De acuerdo con la revista Psychology Today, esta hierba no es sólo un ingrediente delicioso; también equilibra los niveles de dopamina y serotonina en el cerebro, reduciendo los síntomas depresivos. 



7 tips para lograr comer más saludable poco a poco

De lo que te alimentes dependerá cuánta energía tengas, por lo cual tu dieta es de vital importancia para tu día a día.

Comer es regresar siglos de cultura en cada bocado que damos. A veces olvidamos eso, lo cual nos lleva a interiorizar malos hábitos que en realidad tienen muy poco tiempo de existir. Pero reflexionar sobre ello nos puede llevar a ser más conscientes de lo que implica en sí el acto de comer y lo importante que es hacerlo de manera saludable.

El problema de nuestra cultura en torno a la comida es que se basa en las necesidades del trabajo llamado “productivo”, por lo cual surgieron conceptos como el de la “fast food” y muchas formas de comida procesada que se puede hacer en minutos pero que guarda muchos secretos que algunos no quieren que sepas. Ello nos ha llevado a dietas mal equilibradas y, a la mayoría, a saber muy poco de preparación de alimentos, lo que a la postre se ha rodeado de mitos acerca de “lo difícil que es cocinar”, cuando en realidad puede ser muy fácil y resultar en una práctica relajante y placentera.

alimentos saludables dieta saludable comer bien

Tomando todo esto en cuenta hemos hecho este breve listado para que te sea más sencillo comer bien y energetizar tu cuerpo.

Aprende a cocinar apoyándote del internet

Tenerle miedo a la cocina es lo peor que puedes hacer si quieres comer más sano. Pero ten en mente que actualmente es mucho más fácil aprender a cocinar —por lo menos lo más básico—, apoyándote en las recetas que circulan por internet. Este es un beneficio relativamente nuevo al cual podemos sacarle mucho provecho, pues hay decenas de videos que contienen recetas deliciosas de dificultad variable para que te vayas entrenando.

Haz una lista de variaciones con los mismos ingredientes

¿Te gusta la pasta? ¿El arroz? ¿Los emparedados? Pues de todos estos platillos hay decenas de variaciones, así que lo que cocines no tiene por qué aburrirte jamás. La pasta y el arroz son bases perfectas para cientos de recetas, y puedes hacerlos incluso pensando en la comida internacional que más te guste, como por ejemplo un ramen con verduras.

arroz-comida-saludable-facil

También te sorprenderías de la variedad de emparedados que puedes hacer combinando ingredientes: pescado, carnes frías, quesos, huevo, hongos (en todas sus variedades como portobello, setas o champiñones), vegetales (como la berenjena) y todo ello en infinitas combinaciones. También puedes consultar los menús de tus restaurantes favoritos para sacar ideas.  

Cocina lo que vayas a comer en tres días o más

La comida rápida y más “práctica” que venden en los congeladores de los supermercados debe ser tu última opción, incluso si consideras que en verdad te ayuda a tener más tiempo libre para otras actividades. Si quieres hacer algo realmente práctico y rápido, cocina una vez para varios días. Familiarizate con la caducidad de los platillos que hagas y guárdalos en envases herméticos y bien ordenados. Recuerda que el congelador es tu aliado para guardar quesos, pan, pescado y otros productos, lo que te puede ayudar a disminuir el tiempo que le dedicas a hacer compras.

No olvides preparar una que otra salsa o aderezo para que no sientas insípida tu comida (en esto tus mejores aliados son verduras frescas para salsas, y aceite de olivo y vinagre balsámico para aderezos). También puedes comprar muchas especias para variar sabores, así como granos y semillas como el ajonjolí o la linaza, mismos que, además de saludables, sazonan increíblemente lo que prepares con sólo espolvorearlos sobre los platillos.

El snack saludable

El bocado entre comidas es el dolor de cabeza de muchos. Muchas veces optamos por barritas o galletitas que no son siempre tan sanas, y que podríamos variar con opciones más saludables. Puedes traer contigo frutas que sean fácilmente transportables, como manzanas o ciruelas, y acompañarlas con yogur natural o queso cottage y granola, o preparar frutas secas deliciosas con el toque exacto de dulzor para el antojo.

comer saludable

O para un snack salado, en vez de papitas puedes optar por zanahorias y apio con aderezo, que puedes comprar ya preparado o preparar a base de jocoque o yogur y condimentos como hierbas finas u orégano. Otra opción deliciosa y proteica es el hummus, un aderezo a base de garbanzo que es exquisito y puedes preparar con diversos ingredientes. Te recomendamos comerlo con zanahorias en lugar de galletas, pues están llenas de vitamina A. 

Cocina asado en lugar de frito

Muchas personas son atraídas por la comida frita, pues el aceite proporciona un sabor que estalla en el paladar de manera increíble. Pero aunque no lo creas, esa sensación la puedes sustituir asando la comida, lo que funciona con carnes y vegetales de manera espectacular, como en el caso de los nopales, que son una gran fuente de fibra y se pueden preparar asados.

Con una buena sartén de teflón puedes cocinar sin preocuparte de que se pegue lo que prepares, incluso huevos estrellados o carne. El secreto estará en cómo sazones lo que prepares. Y si quieres un sabor muy parecido al de lo frito, prueba asando queso, pues su grasita natural lo hace tener un sabor a frito que es delicioso en emparedados, sincronizadas y guisos de verduras o carne. Te recomendamos especialmente el queso panela asado, que además es de los más bajos en grasa pero que aun así adquiere un sabor exquisito. 

Un gran aliado: el aguacate

Este fruto es todo un regalo divino. Llamado la “mantequilla de la naturaleza”, el aguacate no sólo contiene muchísimos nutrientes y vitaminas como la mayoría del complejo B, Calcio, Hierro, Magnesio, Manganeso, Fósforo, Sodio y Zinc, sino que además es delicioso y puede ser sustituto de muchas comidas malsanas, como la ya mencionada mantequilla.

aguacate-comida-sana

Es práctico y lo puedes llevar entero para cortarlo en donde estés, pues hasta con las manos lo puedes hacer si está suficientemente maduro. Acompáñalo de rebanadas tostadas de pan negro, mezclado con otras verduras o como aderezo con bastones zanahoria y salsa de soya. Hay muchas recetas fáciles y deliciosas que además van a satisfacer cualquier antojo, pues el aguacate es todo un estallido de sabor para el gusto.

Piensa en antojos y haz la versión fácil

Esto es muy bueno porque retomar comida de otras culturas nos ayudará a equilibrar nuestra dieta con nuevos y sanos ingredientes. Quizás te gusta mucho el sushi por ejemplo, pero piensas que es muy difícil de hacer. Bueno, pues nada más fácil que pensar en los ingredientes que lleva y prepararlo de manera un poco menos complicada. No será el mismo sabor ni textura, pero así puedes perder menos tiempo sin sacrificar demasiado. El sushi por ejemplo es base de arroz y siempre lleva alga nori, aguacate, pepino y algún pescado, aderezado con ajonjolí y salsa soya. Todo eso puedes prepararlo y cortarlo, poniéndolo en un tazón, revolviéndolo y listo. 

Otro ejemplo es el de la comida china. Los rollitos primavera por ejemplo, pueden ser muy laboriosos pero si sólo haces la verdura, cortada en juliana, hirviéndola un poco y luego asandola con cebolla, aceite de sésamo y un toque de jengibre y canela, obtendrás el mismo sabor de los rollitos pero evitando la pasta china frita. Puedes acompañar esta mezcla con arroz y añadirle salsa agridulce de la que venden en tiendas especializadas de comida japonesa para satisfacer el antojo. Y además tendrás para más de una porción.

Además de estos tips hay otros que te recomendamos ir incorporando a tu dieta, como el uso de ingredientes integrales y la reducción en el consumo de azúcar, aunque para no hacer muy complicado tu ingreso al mundo del comer sano y consciente puedes intentar poner estos en práctica antes que nada.