¿Qué son las columnas de gas metano que salen del Ártico?

Han sido encontradas en el Ártico y, aunque poco conocidas, tienen en realidad mucho qué ver con tu vida.

En 2011 Igor Semiletov, científico ruso de la Academia Rusa de Ciencias en el Lejano Oriente, quien lleva al menos 20 años estudiando el océano del Ártico frente a la placa continental de Siberia oriental, sorprendió al mundo, junto con su equipo, por sus declaraciones a The Independent.

Un tiempo atrás habían encontrado columnas de gas metano (gas de efecto invernadero 20 veces más potente que el dióxido de carbono) que salían del mar y del hielo. Sin embargo el hallazgo de 2011 fue mucho mayor (con hasta 300 fugas), aunque encontraron cientos, Semiletov concluyó que podrán haber miles.

¿Por qué ocurre esto?

Sin hielo y con altas temperaturas en el verano el metano atrapado es liberado, lo que conduciría a un cambio climático veloz. Estos puntos de inflexión, como producto del calentamiento global, aceleran el calentamiento asimismo este fenómeno.

En 2013 otro grupo de investigadores de la NOAA (la Administración Nacional estadounidense Oceánica y Atmosférica) también encontraron una veintena de escapes de gas en el fondo oceánico frente a la costa atlántica de Estados Unidos.

Lo que sigue

Aún falta que se investigue más este fenómeno, aunque se considera ya como uno confirmado. Este sería la  exacerbación de un inercia de calentamiento global que está emitiendo señales de urgencia. Por lo pronto Avaaz está haciendo una campaña para que este tema (los vórtices de gas) sean considerados por los tomadores de decisiones en el mundo en la próxima cumbre de París que será celebrada en cinco meses, y a la que puedes apoyar, si te suena, acá.

bubbles_of_methane_locked_in_s

 



¿Por qué la tundra de Siberia está llenándose de burbujas subterráneas?

Una de las burbujas contenía aire con 200 veces más metano que el aire normal, y 20 veces más dióxido de carbono.

Hace una semana, Siberian Times publicó un video en donde un investigador pisaba un terreno de pasto aparentemente normal, hasta que empezó a moverse de manera ondulatoria –como si fuese un pedazo de gelatina terrestre–. Este descubrimiento, sin saber si era verídico, llamó la atención de numerosos investigadores ambientales, como Alexander Sokolov y Dorothee Ehrich. 

 

Ambos investigadores analizaron 15 burbujas subterráneas con alrededor de 1 metro de diámetro, ubicadas en la isla del mar de Kara. Durante la expedición, Sokolov y Ehrich abrieron una de las burbujas de pasto y suciedad y descubrieron que el aire que escapaba contenía 200 veces más metano que el aire normal, y 20 veces más dióxido de carbono. Son cantidades desorbitantes de tóxicos que están impactando en el ecosistema de esta isla, la cual se encuentra en un constante monitoreo en relación con el cambio climático debido a su gran población de osos polares.  

Una de sus hipótesis es que la reciente ola de calor que impactó en Europa causó que la permafrost de la tundra se deshielara, liberando gas metano justo debajo de la superficie: “Es probable que durante los diez días de calor extraordinario, el permafrost pudo haberse derretido y haber liberado una cantidad extraordinaria de gases”. Esta idea se apoya con que debajo de las burbujas hay un permafrost sólido. 

De hecho, esta no es la primera vez que sucede algo similar. En 2011 Igor Semiletov,  científico ruso de la Academia Rusa de Ciencias en el Lejano Oriente, encontró que: 

Sin hielo y con altas temperaturas en el verano el metano atrapado es liberado, lo que conduciría a un cambio climático veloz. Estos puntos de inflexión, como producto del calentamiento global, aceleran el calentamiento asimismo este fenómeno.

Lo preocupante de este fenómeno es realmente la cantidad del metano que está impactando en el planeta y, en consecuencia, empeorando los efectos del calentamiento global. Sokolov enfatiza que las burbujas de la tierra de Siberia podrían parecer no ser una alarma seria, sin embargo considera que valdría la pena realizar estudios a profundidad sobre este fenómeno.

Si quieres reducir tu huella ecológica y por tanto las cantidades de gas metano emitidas a la atmósfera, tal vez te puede interesar: Un día a la semana sin carne equivale a quitar un auto en circulación durante un mes

También en Ecoosfera: 

¿Qué son las columnas de gas metano que salen del Ártico?

Nadie –especialmente los políticos– quiere hablar de este poderoso contaminante  



4/5 partes del petróleo debe quedar bajo tierra si no queremos otros 2ºC; Rob Hopkins

El movimiento global de este inglés está preparando el estilo de vida para una cultura sin petróleo.

Foto:uptrees.net

La historia de Rob Hopkins es muy interesante. Muchas personas conocen sobre la situación del cambio climático y el panorama desolador si miramos a las decisiones políticas que siguen apostando por la explotación de hidrocarburos, como los permisos para perforar el desgastado Ártico.

Muchos hacemos esfuerzos individuales, tomamos la bici, hacemos huertos urbanos, etc., pero, cuando miramos hacia las cifrasm pareciera que esto no es suficiente. Para algunos, la respuesta, o la promesa más bien, está en las comunidades. Las localidades y un cambio en su lógica de funcionamiento es la clave para salir de este círculo vicioso de emisiones de carbono.

Este inglés es partidario absoluto de lo anterior y ha creado el movimiento llamado Aldeas en Transición que hasta ahora suma unas mil iniciativas en más de 50 países; en sitios tan disímiles como un proyecto de murales en Michoacán; un tianguis de trueque en Querétaro; una panadería comunitaria en una favela brasileña; un banco de tiempo en Nueva Zelanda; la idea es preparar el terreno para una vida sin petróleo.

Las comunidades comienzan a llevar una vida con poco gasto energético; los proyectos además activan económicamente la zona y generan fuertes lazos de comunidad. Se trata quizá de la manera más colectiva de hacer frente a las decisiones políticas que parecieran seguir, a estas alturas, favoreciendo los intereses de las corporaciones más nefastas de la Tierra…

*Aquí puedes unirte a la campaña en contra de la perforación del Ártico.

 

[magis]