El maravilloso bicarbonato de sodio también te ayudará a bajar de peso

Este producto sigue sorprendiendo por su increíble variedad de usos.

Para cuidar tus plantas, limpiar tu casa, desinfectar tu habitación, resolver tus problemas estomacales; el bicarbonato de sodio es una alternativa maravillosa multiusos.

Sus beneficios también llegan al ámbito estético y de cuidado personal, pero desde sus efectos positivos para la salud. Más que un mero remedio para bajar o conservar tu peso idílico, se trata de un aliciente para mejorar tu salud verdaderamente.

¿Por qué el bicarbonato te ayuda a bajar de peso?

Este nivela el PH, lo que promueve la eliminación de impurezas desintoxicando tu cuerpo; esto último hace que tu sistema digestivo funcione en condiciones óptimas. También, las grasas y toxinas son eliminadas por tu organismo con mayor facilidad, acelerandoel metabolismo, lo que te ayuda a quemar grasa.

Asimismo, alivia la acidez estomacal, y si lo tomas todos los días, disminuirá tus líneas de expresión. Tómalo en ayunas por la mañana todos los días con un poco de jugo de limón o de naranja.



4 maneras de usar el bicarbonato de sodio como desengrasante en la cocina

En el caso que se desee la pulcritud del hogar mientras se cuida al medio ambiente, estas opciones de desengrasantes naturales para la cocina pueden ayudar eficazmente.

Con un cambio de invierno a primavera tan cercano, es importante realizar una limpieza a profundidad de casa. Y en la búsqueda de productos de limpieza eficaces  y con ingredientes naturales, hay alternativas que merecen la pena utilizar para evitar el uso de químicos o tóxicos. En especial cuando se trata de la higiene de la cocina.

En el caso que se desee la pulcritud del hogar mientras se cuida al medio ambiente, estas opciones de desengrasantes naturales para la cocina pueden ayudar eficazmente:  

– Bicarbonato de sodio y aceite esencial de limón. Esta mezcla es excelente para desprender la grasa. Se necesita: 2 tazas de agua tibia, 1 cucharada de bicarbonato de sodio y 20 gotas de aceite esencial de limón –o un zumo de limón–, 1 botella con atomizador. Basta con rociar el líquido sobre la grasa y limpiar con un trapo húmedo. 

– Bicarbonato de sodio, jabón de Castilla y aceite esencial de naranja. Se necesita: 113 g de bicarbonato de sodio, 60 g de jabón de Castilla –o  agua, sosa tradicional o cáustica y aceite de oliva– y 25 gotas de aceite de naranja. Se requiere mezclar bien, mojar con agua la superficie manchada de grasa, poner la pasta en una esponja, restregarla sobre la superficie y finalmente limpiar con un paño. 

– Bicarbonato de sodio, jabón natural, vinagre y aceites esenciales. Se necesita: preparar un jabón líquido natural con nueces de lavado. Hervir tres nueces de lavado y 1 taza de agua. Colar el líquido, atrapando los trozos pequeños de la cáscara; luego se requiere agregar 1 1/2 taza de jabón casero, 1 1/2 de bicarbonato de sodio, 1/4 de taza de vinagre de manzana, 4 gotas de aceite esencial de limón, naranja, toronja o lima. La idea es formar una pasta espesa pero fácil de untar. Mezclando bien todos los ingredientes, la pasta ayudará a quitar las manchas de grasa dejándolo reposar durante unos minutos. Finalmente limpiar la superficie.  

– Bicarbonato de sodio, sal y varios aceites esenciales. Se necesita: 1/2 taza de sal, 450 g de bicarbonato de sodio, 3/4 de taza de vinagre destilado, 10 gotas de aceite esencial de tomillo, 10 gotas de aceite esencial de limón y 1/4 ceniza de soda. Basta con mezclar los ingredientes en una botella con atomizador, agitar bien y rociar sobre la superficie. Por último limpiar con un trapo limpio.