El futuro cercano de los zoológicos podría ser virtual

La compañía The Landmark Entertainment Group’s abrirá el primer zoológico virtual del mundo en China.

Para los muchos que se preguntan cómo es que a estas alturas son permitidos los zoológicos, el argumento para su permanencia es el siguiente: de otra manera millones de personas no tendrían la experiencia de estar en contacto con animales (y las implicaciones psicoemotivas que ello conlleva).

Lo cierto es que con el avance de una conciencia que pone por encima el bienestar de los animales por sobre las experiencias de los humanos, muchos han dejado de ir a los zoológicos, al considerar cruel poner en exhibición a estos seres ávidos de su libertad.

Muchas organizaciones como PETA han estado desde hace años empujando agendas para que sean eliminados los zoológicos y los animales regresen a su hermoso y liberador estado natural, o al menos para que las condiciones de estos sean más cercanas a sus ecosistemas verdaderos, aunque esto último es casi utópico.

Ahora una empresa ha despertado el entusiasmo de las personas en contra de los zoológicos. The Landmark Entertainment Group’s, conocida por hacer experiencias virtuales para Universal Studios como “Jurassic Park: The Ride,” “Kongfrontation” y “The Amazing Adventures of Spiderman 5D”, ahora está haciendo un proyecto para abrir en China un zoológico y un acuario virtual.

Esta empresa promete que la experiencia será tan sensorial como ver físicamente a los animales; además las personas podrán adentrarse con increíbles efectos en el África profundo, por ejemplo. Sabiendo además que esos animales en realidad están viviendo aquello que se está proyectando; una satisfacción se entremezcla con el conocimiento del mundo de animal, algunos incluso extintos.

Landmark-virtual-zoo-2.jpg.838x0_q80

[Mother Nature Network]



Zoológicos para generaciones más conscientes: ¿son posibles?

Existen algunas propuestas para hacer de estos recintos una utopía natural para animales salvajes.

Nos fascina observar el mundo animal. Y hacerlo –en cualquier formato– es algo que, sin duda, permite expandir nuestra empatía hacia todas aquellas criaturas que habitan el mundo junto a nosotros. En ese sentido, podríamos pensar que los zoológicos han cumplido una misión importante.

No obstante, estos recintos son ya un anacronismo.
Los zoológicos necesitan evolucionar al ritmo que evoluciona la conciencia colectiva
.

zoologicos-futuro-deben-seguir-existiendo-maltrato

Ya no es posible que existan zoológicos cuyo primer –y a veces único– objetivo sea el de convertir a los animales en entretenimiento. Y es que la mayoría de los zoológicos son un negocio: ni siquiera sirven para la conservación, ni se proponen realmente ser un espacio educativo. Basta con ver cómo se hace referencia a los animales que habitan un zoológico como si fueran “una colección”, es decir, como si fuesen objetos, lo que nos recuerda la demanda de PETA porque deje de existir lenguaje antianimal.

Pero aunque es evidente que los zoológicos son prisiones para los animales, no podemos omitir la pregunta: ¿deben seguir existiendo?

Como dice el comediante Romesh Ranganathan para The Guardian: en una época en la cual el naturalista y activista David Attenborough puede llevarnos virtualmente a las entrañas de un elefante, ¿existe un valor para la conservación que justifique mantener a los animales en cautiverio?

Quizá sí: y es que la pérdida de biodiversidad es cada vez mayor, así como la extinción de especies que esta espiral conlleva, lo que a su vez es producto de la crisis climática que atravesamos. En ese sentido, probablemente existan formatos de zoológicos que puedan realmente ayudar a cambiar esta situación.

 

Dinamarca podría ser el primer país en tener una auténtica utopía salvaje

zoologicos-futuro-deben-seguir-existiendo-maltrato

Este país pretende crear el zoológico del futuro, con más de 100,000 hectáreas sin jaulas ni muros. Se llamará Zootopia, y su principal objetivo será invertir la situación común del zoológico, ya que los animales estarán en libertad y los humanos en “cautiverio”. Según el director del proyecto, Richard Østerballe:

La configuración completa de Zootopia se basa en la idea de que los animales ya han creado, de por sí, su propio estado libre en Dinamarca. Ahí, los animales nos invitan a escuchar sobre sus vidas y nos enseñan a respetar otras formas de vivir en esta tierra.

Pero aun así, Zootopia no resuelve los dilemas que pesan sobre el concepto de los zoológicos. Y es que, por más espacio que tengan, los animales siguen siendo prisioneros y objetos cosificados para nuestro entretenimiento.

zoologicos-futuro-deben-seguir-existiendo-maltrato

Quizá necesitemos replantear colectivamente la conservación animal desde otras coordenadas que no sean las tradicionales.

Podría ser posible, por ejemplo, un sistema que nos facilite ser activistas por la conservación y que nos permita acceder al mundo natural de forma respetuosa. Para esto podrían utilizarse los mismos recursos que hoy en día se destinan a estos recintos. Mientras tanto, la cuestión de la educación –sobre todo para los más jóvenes– podría ser resuelta con medios audiovisuales y tecnología digital, por ejemplo, abriendo zoológicos virtuales.

No obstante, falta mucho por discutir para avanzar hacia una nueva relación entre nosotros y el mundo animal. ¿Cuál crees que sea la solución a este dilema?



Conoce las penas por maltrato animal en distintos países

Estos castigos muestran mucho de la cultura del sitio por el cuidado de los animales.

La crueldad aplica solo cuando es dirigida conscientemente y a seres sensibles. En este sentido, las leyes que buscan proteger la dignidad (una cualidad quizá espiritual) de los abusos, también han comenzado a extenderse con este mismo propósito hacia el cuidado de cualquier ser vivo sensible.

En esta carrera algunos países llevan la batuta; Francia por ejemplo fue uno de los primeros en tipificar el maltrato a los animales hace apenas 28 años. El recorrido ha sido lento pero sin parar, sobre todo en la última década; tiempo en el que muchos países de América Latina se han incorporado a esta afortunada tendencia.

Te presentamos algunos países o ciudades que cuentan ya con penas para el maltrato de los animales (el orden es de mayor a menor en castigos). La pena más alta en muchos países es de 5 años de prisión.

Perú:

En abril de este año el Congreso de Perú aprobó una ley que eleva las penas por maltrato animal con condenas de hasta 5 años de cárcel. La máxima, 5 años de prisión, se aplica por matar animales domésticos y/o silvestres que estén en cautiverio. También estipula una pena máxima de 2 años por maltratar o someter a los animales a realizar actividades ajenas a su propia naturaleza.

Nueva York:

En Estados Unidos a nivel federal no existe en la Constitución algún apartado para animales. Por ello las leyes de protección a ellos son más bien de índole local, aunque el maltrato a animales de granja está poco tipificado. Por crueldad o tortura, maltrato, matar, o por no alimentar los suficiente al animal, la multa es de mil dólares y hasta un año. Cuando el maltrato es mayor e incluye prácticas sádicas o depravadas con los animales, la multa llega a 5 mil dólares y hasta 5 años de prisión.

Zurich:

Tiene una de las leyes más completas del mundo que regula hasta el número de hamsters que puedes tener. En caso de crueldad, el gobierno incluso proporciona a un abogado que defienda a los animales. Maltratar cruel e intencionadamente a los animales tiene penas desde hasta 3 años y hasta 20 mil francos suecos.

Cairo:

Curiosamente, en esta ciudad de Egipto, desde hace milenios existía la pena de muerte por matar a los gatos (una cuasi deidad en su mitología). Hoy, matar o dañar a un animal intencionalmente es penado con hasta 3 años de prisión, aquí la ley no contempla una multa económica, por lo que la cárcel, en caso de culpabilidad, es inesquivable.

Ciudad de México:

En enero de 2014 entró en vigor una ley que castiga con 6 meses a 2 años de prisión y multas de 50 a 100 salarios mínimos a quienes lesionen animales por crueldad o maltrato o que no ponen en riesgo sus vidas.

París:

Francia fue uno de los primeros países en tipificarlo, hace 28 años. La ley excluye a los animales salvajes. Su máxima pena es de 2 años en prisión y hasta 30 mil euros. Algo de lo más loable es que modificaron el concepto de los animales como “propiedad personal” a “seres vivientes sensibles”.

Colombia:

Muy recientemente, en marzo del 2015, las multas para quienes cometan actos de crueldad y violencia contra los animales van de cinco hasta 60 salarios mínimos mensuales. En prisión las penas van de 12 a 36 meses.