Conoce los vegetales que es mejor comer crudos para aprovechar más sus nutrientes

Algunos alimentos se aprovechan más en su estado crudo; te decimos, en el caso de los vegetales, cuáles son más nutritivos en su estado natural.

Al menos en un bagaje general, todos sabemos que comer vegetales es benéfico para nuestro organismo. En un plano un poco más profundo, conocemos que estos, entre otros beneficios, fortalecen nuestras defensas; actúan como antioxidantes y son bajos en calorías.

También quizá has escuchado que algunos vegetales tienen propiedades anticancerígenas(en especial las verduras conocidas como crucíferas). Sin embargo, algunos de ellos al ser hervidos o cocinados, disminuyen estos efectos, como lo argumenta el investigador Roswell Park del Roswell Park Cancer Institute de Nueva York.

Hoy te presentamos un listado de algunos vegetales que es mejor consumir crudos para aprovechar al máximo sus beneficios. Hay que recordar que existen muchos mitos respecto a cocinar o comer crudo; lo cierto es que los especialistas en el tema apuntan a que ello depende del tipo de alimento; algunos son mejores crudos y otros son mejores cocinados. Compartimos también algunas recetas deliciosas para comer creativamente alimentos crudos. 

 

Ajo:

Contiene la enzima alicina, que protege el ADN.

Arúgula:

Esta deliciosa hoja verde suele añadirse a las pizzas o a comidas típicas italianas. Este alimento, cuando está crudo, conserva sus enzimas, por lo que es un anticancerígeno. Su clorofila intacta intacta ayuda a prevenir daños al ADN y el hígado.

Zanahoria:

Es una de las fuentes más importantes de beta caroteno; también rica en vitaminas, minerales y fibra.

Brócoli:

Su químico indole 3-carbinol ayuda al ADN a reparar las células e inhibir el crecimiento del cáncer. También contiene carotenoide, que reduce el riesgo de cáncer renal o de hígado.

Col de Bruselas:

Tienen un importante potencial anti cáncer, altos niveles de vitamina C, K y B, ácido cólico y vitamina B6. Es considerada un buen anticoagulante.

Col:

Excelente por su vitamina C y K. Usada milenariamente como un laxante e incluso para aliviar resacas.

Coliflor:

Contiene altas cantidades de folato, vitamina C y fibra. Es considerado un importante combo nutricional.

Col Rizada:

Tiene propiedades anticancerígenas y es alta en Vitaminas C y K, calcio y beta caroteno,

Berro:

Rico en calcio, ácido fólico, yodo, hierro, magnesio, y vitaminas A, B6, C y K.

 

 



¿Es la alimentación crudista el elixir de la eterna juventud?

Susan Reynolds, de 29 años, no ha comido alimentos cocidos en siete años. En lugar de ello basa su alimentación en nueces, semillas, frutas y verduras crudas y ha mantenido una juventud envidiable tanto física como anímicamente.

La delgada mujer come docenas de porciones de frutas y verduras cada vez, e incluso ha creado varias recetas que incluyen una sopa fría hecha con espinaca, muchas diferentes hierbas y una lechuga completa, para hacer sus comidas más interesantes.

article-0-18B612E700000578-915_634x541

Su sana dieta es en respuesta a sus días de universidad en los cuales confiesa haber comido bufets chinos y sándwiches de pollo de McDonald’s casi todos los días. Todo eso cambió cuando viajó a la India y se interesó en el yoga. Regresó a casa y decidió volverse vegetariana y entrenó para ser maestra de yoga antes de toparse don la dieta crudista.

“Los beneficios de esta dieta incluyen claridad mental, positivismo, salud, energía, brillo y habilidad para tomar decisiones”, apunta Susan. “Otras cosas que ha comentado la gente es que huelo bien, tengo un piel suave y parezco mucho más joven de lo que soy”. Susan acaba de abrir un negocio en Edimburgo llamado Twist and Sprout que ofrece retiros saludables en donde se enseña a los participantes a introducir una dieta crudista a sus propias vidas.



TOP: 10 deliciosas maneras de comer vegetales crudos

Los vegetales crudos tienen muchos beneficios para la salud, y además son el alimento más fresco que podríamos encontrar en un día caluroso.

El verano trae consigo una buena dosis de productos frescos que en otras épocas no se dan o no se antojan. Los mercados, las tiendas y los huertos rebosan de vegetales frescos listos para consumirse. Se pueden asar a la parrilla o saltear, pero esta época se presta para comerlos en su estado natural: crudos. Aquí hay diez recetas para disfrutar vegetales crudos. (Las recetas completas se pueden encontrar en cada enlace.)

slide_309767_2729757_free

 1. Cous cous de rábano

Es un platillo un poco crujiente y un poco cremoso, balanceado entre dulce, amargo y un poco de picante. El aceite de aguacate le agrega profundidad al aderezo sin hacerlo demasiado pesado. Es una ensalada que se puede hacer en menos de treinta minutos, perfecta para una cena ligera entre semana, tal vez con una copa de vino rosado.

2. Pepino cremoso como guarnición

El éxito de este platillo está en los detalles: salar el pepino y la cebolla para evitar que estén pastosos y demasiado suaves, aumentar lo dulce del yogur con un poco de vinagre y azúcar, y agregar limón y eneldo fresco para alcanzar esas sutiles capas de perfume.

3. Ensalada de col veraniega

Algunos chef aligeran la ensalada de col al quitarle la mayonesa al aderezo, pero, ¿por qué quitar ese gusto? Se pueden agregar trocitos de almendra y ajonjolí para un resultado más crujiente, y un poco de jengibre le dará brillo.

4. Ensalada César con queso de cabra

Este es el tipo de receta que podría parecer de restaurante, pero que tiene un alma de comida casera. Tiene su complejidad: una cama de queso de cabra condimentado debajo de la ensalada, unos cuantos jitomates cherry y una capa de queso parmesano. Sin embargo cada una de esas partes es fácil y se puede hacer con anticipación.

5. Slaw de apio, rábano y nabo en salsa de blue cheese

Esta ensalada de verano combina un aderezo agrio y cremoso con una genial lista de vegetales crujientes: rábanos, nabos jóvenes, apio y cebolletas. Ni siquiera es necesario prender la estufa: con un cuchillo y una tabla para cortar estás preparad@.

6. Ensalada de elote y pepino

El aderezo con tintes agrios de yogur recubre este platillo, con elote y pepino cubiertos por una fina capa de sabor. El eneldo y el perejil combinados con la cebolla y el ajo del aderezo se juntan con el queso feta para hacerlo aún más atractivo.

7. Ensalada picante de pepino

Esta ensalada se puede disfrutar inmediatamente o guardarse en el refrigerador para picar ocasionalmente. Va bien con pescado o carne de cordero, y por supuesto también sola

8. Ensalada de verdolaga

Mientras la verdolaga mantiene la ensalada crujiente, el melón le da un contraste dulce y suave, junto con un poco de queso feta salado que redondea el sabor. Pepinos y rábanos también le agregan otra capa a la textura: una rica combinación agridulce.

9. Ensalada de menta y espárragos rasurados

El brillante sabor del espárrago a veces se pierde cuando es cocinado, por eso esta ensalada guarda ese sabor. Cada listón de espárrago le da una sensación crujiente. Las avellanas le hacen eco al queso, y la menta le da a la ensalada una frescura placentera.

10. Ensalada verde partida

Una variedad de verdes se juntan en este platillo: pepino, pistache, aguacate y lechuga entre pasas y queso. Simple como la tradicional ensalada verde con algunas modificaciones que le dan un toque perfecto para esta temporada.

(Huffington Post)