¿Cómo saber si estás sobrehidratado?

Una sobrehidratación extrema manifiesta en hiponatremia puede incluso matarnos; estos son sus síntomas.

Aunque pareciera que el agua es inofensiva, todo en exceso es nocivo, y no es un cliché. Existe un estado llamado hiponatremia, que es una insuficiencia de sodio en el cuerpo y una de sus causas es, de hecho, tomar demasiada agua; extraño pero verdadero: tomar mucha agua puede matarte.

Recientemente un grupo de 16 expertos de 4 países elaboraron una guía que sirva, sobre todo a los atletas, para conocer si están sobrehidratados. Existen al menos 14 muertes documentadas desde 1981 de personas que han muerto por sobrehidratación. reveló Mitchell Rosner, especialista de la Universidad de Virginia.

Parte de esta guía indica cuáles son los síntomas de las personas que pueden sufrir de hiponatremia, y son los siguientes. Si has bebido demasiada agua y presentas los siguientes síntomas, lo mejor es que dejes de tomar el líquido inmediatamente y acudas a un doctor:

-Mente nublada

-Náusea

-Dolor de cabeza

-Convulsiones

-Confusión severa

-En el peor de los casos, coma.



En la naturaleza, la protagonista de “El Rey León” sería una hembra 🦁

Probablemente vaya en contra de tus recuerdos de infancia, pero Nala y Sarabi tendrían mucha más acción que Simba y Mufasa.

El 13 de julio de 1994 se estrenó la primera versión de “El rey león”, y se colocó rápidamente como una de las películas más taquilleras de todos los tiempos. Al cumplirse 25 años de aquel hito, Disney celebra con una versión live action, que seguramente será muy exitosa desde un punto de vista cinematográfico, ¿pero es atinada desde el punto de vista biológico?

En realidad no. En la naturaleza salvaje, las manadas de leones están conformadas en un 99% por hembras relacionadas entre sí: madres e hijas, tías y primas, sobrinas y abuelas controlan grandes extensiones de territorio en las cuales pasan toda su vida.

Las hembras son el núcleo de la manada

En una investigación para National Geographic (dicho sea de paso, compañía propiedad de Disney), Erin Biba recopila testimonios de expertos en grandes felinos, quienes afirman que, en la vida real, las hembras tienen un papel mucho más predominante que el de los machos en la vida de la sabana.

Craig Packer, director del Centro de Investigación de Leones de la Universidad de Minnesota, afirma que en estado salvaje, “las hembras son el núcleo. El corazón y el alma de la manada. Los machos van y vienen.”

Las manadas de leones son sociedades matrilineales (es decir, en las que el parentesco se establece por vía materna); si una manada se hace demasiado grande, las hembras buscan otro territorio para que las hijas puedan vivir, criar y cazar en él, y así evitar conflictos. Además, las hembras crían juntas a los hijos e hijas de todas, como en una “gran guardería.”

También en Ecoosfera: 33 leones fueron rescatados de la esclavitud del circo, y este será su nuevo hogar

Según Packer, si Simba regresara del exilio siendo un adulto para casarse con Nala, su amor de infancia, probablemente estaría casándose con su prima, su tía… o su hermana.

No es que las monarquías ni la historia de la literatura estén libres de historias de incesto, estupro o endogamia (reproducción entre familiares), sino que, al tratarse de una de las fábulas más exitosas de los últimos años, resulta asombroso (y un poco injusto) juzgarla con los lentes estrictos de la ciencia.

Naturaleza vs ficción

Las infancias de muchos milenials están marcadas por el (¿spoiler?) exilio de Simba, el joven heredero de la sabana, cuando su padre, Mufasa, es asesinado por una estampida de ñus, bajo la mirada inclemente de su tío Scar. Ah, recuerdos de infancia.

Pero en la realidad, probablemente Mufasa y Scar hubieran tenido que colaborar para protegerse mutuamente de otras alianzas de machos. Según Packer:

“tienes que tener un compañero de armas para enfrentar los desafíos de todos los demás machos que quieren apoderarse de tu familia y matar a tus bebés.”

Un grupo de machos (nunca de más de cuatro o cinco individuos) puede quedarse en las inmediaciones de una manada y disputársela con el resto, pero al final también serán las hembras quienes elijan un macho residente. Este cargo (propiamente el del “rey león”) no dura más de dos o tres años. Luego se van y recomienzan el ciclo reproductivo y territorial en otra parte.

rey-leon-leonas-sabana
Aunque los leones puedan derribar a una jirafa, las leonas en grupo son prácticamente invencibles.

Según el especialista, la única función de las famosas melenas de los leones machos es precisamente demostrar su valía genética a las hembras:

“Las hembras prefieren al macho que es el más visible y que tiene las características claras en las que puede confiar para garantizar que sus crías sobrevivan y estén sanas”, y lo mejor es una melena negra (como la de Scar), pues esta indica “buena condición física, niveles más altos de testosterona, y es más probable que toleren heridas.”

Por fortuna, no tenemos que elegir entre la naturaleza y la ficción. Las fábulas protagonizadas por animales han maravillado la imaginación desde los tiempos de Esopo en el siglo VII antes de nuestra era, las de Jean de La Fontaine en el siglo XVII hasta, más recientemente, las del escritor guatemalteco Augusto Monterroso.

El rey león maravilla a las audiencias no por su precisión documental de la vida de los leones, sino por su tragedia y su alegría, por las aventuras de sus protagonistas y por los efectos especiales de la producción. Es decir, maravilla porque apela a la imaginación, no al rigor científico.



Extraño pero verdadero: beber demasiada agua puede matarte

Contrario a la moda que aconseja beber ocho vasos de agua al día, la ciencia nos advierte que no es verdad: demasiada agua nos deja sin minerales y puede causar hiponatremia, que es potencialmente fatal.

La mayoría de las personas cree que el líquido H2O es sinónimo de salud física. Constituyendo el 66 por ciento del cuerpo humano, el agua corre por la sangre, habita las células y se almacena en los espacios de en medio. El agua escapa de nuestro cuerpo todo el tiempo a través de la orina, el sudor, le defecación y el aliento exhalado. Reemplazar estas pérdidas es imprescindible, pero la rehidratación puede ser sobrepasada. Exista tal cosa como la sobredosis de agua, y ha habido cientos de casos que lo demuestran.

La hiponatremia se traduce como “insuficiente sal en la sangre”. Cuantitativamente hablando, significa tener una concentración de sodio en la sangre menos a 135 milimoles por litro, o aproximadamente 0.4 onzas por galón. La concentración normal es alrededor de 135 y 145 milimoles por litro. Casos severos de hiponatremia pueden llevar a la intoxicación de agua y enfermedades cuyos síntomas incluyen el dolor de cabeza, la fatiga, las náuseas, vómito, micción frecuente y desorientación mental.

¿De dónde sacó la idea la gente de que beber enormes cantidades de agua es sano? Hace algunos años, Heinz Valtin, un especialista en riñones del Dartmouth Medical School, decidió determinar si el consejo común de beber ocho vasos de ocho onzas de agua al día podía sostenerse al escrutinio científico. Después de explorar la literatura médica al respecto, Valtin concluyó que ningún estudio científico respalda el hecho “ocho por ocho”, beber tanto o más podría “ser dañino tanto en precipitar la potencialmente peligrosa hiponatremia y la exposición a contaminantes, y también en hacer que muchas personas se sientan culpables de no beber suficiente”. Desde que publicó sus hallazgos en American Journal of Physiology—Regulatory, Integrative and Comparative Physiology en 2002, ninguna publicación seria a probado lo contrario.

little baby drinking water from the tap during bathingEn los humanos, los riñones controlan la cantidad de agua, sales y otros solubles que dejan el cuerpo. Cuando una persona bebe demasiada agua en un corto periodo de tiempo, los riñones no pueden deshacerse de ella suficientemente rápido y la sagre se satura de agua. El exceso de agua es entonces llevada a los lugares del cuerpo con mayor concentración de sales y minerales y ultimadamente entra a las células, que se hinchan como globos para acomodarlas.

Y mientras la mayoría de las células tienen suficiente espacio para inflarse, no es el caso de las neuronas. Las células cerebrales tienen prácticamente cero espacio para inflarse, es por ello que un edema cerebral, que puede ser causado por demasiada agua, es tan peligroso.

Sin embargo, cuando una persona se ejercita las cosas cambian, “debes balancear lo que estas bebiendo con lo que estás sudando”, aconseja Verbalis, y ello incluye las bebidas para el deporte, que también pueden causar hiponatremia. Y aunque no es fácil medir la sudoración, una persona puede determinar cuánta agua consumir siguiendo el consejo principal de Verbalis: “bebe cuando tengas sed. Ese el mejor indicador”, después de todo así funciona la naturaleza, baste observar a los animales y los niños.