China abre el primer centro de predicción sísmica basado en el comportamiento de los animales

Monitoreará hasta 9 granjas de animales para anticipar posibles temblores.

Cada vez hay más evidencia de cómo ciertos animales modifican su comportamiento antes de un temblor. Esto sugiere, según estudios, que son capaces de presentirlos (quizá son más sensibles al electromagnetismo de la tierra, por ejemplo.)

Un estudio hecho en el Parque Nacional de Yanachaga, Perú, mostró con cámaras sobrepuestas cómo el tráfico de animales en el lugar fue disminuyendo antes de un temblor; de un promedio de 18 animales que aparecían en las cámaras por día a solo tres antes del sismo. También se sabe que las hormigas irrumpen sus labores antes de un temblor o que los perros pueden exaltarse unos minutos antes de uno de estos movimientos telúricos.

Para aprovechar la habilidad extra sensorial de los animales, por primera vez se ha abierto un centro oficial sismológico que basa sus premoniciones en el monitoreo y estudio del comportamiento de 9 granjas de animales. Este se encuentra en Nanjing, en la provincia de Jiangsu, China.

Una de las estaciones sísmicas está ubicada (por medio de cámaras) en un jardín ecológico de la provincia de Yuhuatai donde viven al menos 200 jabalíes, 2 000 gallinas y 2 km2 de un estanque de peces.

Este sistema de predicción oficializa por primera vez el comportamiento de los animales como un indicador científico para predecir los sismos en un país como China donde son usuales.



¿Es posible predecir sismos a través del campo magnético terrestre?

Científicos chilenos buscan crear una red de magnetómetros que pueda aprender y predecir eventos sísmicos de gran magnitud, lo que podría salvar incontables vidas humanas.

Un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile publicaron una revolucionaria investigación en la revista Advances in Space Research. Ahí explican la relación entre los eventos sísmicos de gran magnitud y el campo magnético terrestre.

Enrique Cordaro tiene formación en física, matemáticas e ingeniería; sin embargo, ha estudiado los sismos y terremotos durante más de medio siglo a través del campo magnético de nuestro planeta.

Enrique-Cordaro-sismos
Enrique Cordaro afirma que, con las herramientas adecuadas, podríamos predecir sismos con más de 1 mes de anticipación.

Su investigación ha demostrado que “sí existe una relación entre las variaciones del campo [electromagnético de la Tierra] y la incidencia de los sismos”.

Gracias a una red de magnetómetros y medidores de neutrones de fabricación chilena, los investigadores lograron medir las variaciones del campo magnético de nuestro planeta, entre la línea del ecuador y la Antártida, durante las últimas 5 décadas.

En sismos como el de Japón (2011), Sumatra (2005) y Maule (2010), las ondas electromagnéticas del campo terrestre se debilitaron. Y no sólo eso: a decir de Cordaro, en los tres eventos las ondas “tenían la misma frecuencia”.

 

¿Qué tiene que ver el campo magnético con los sismos?

Los cuerpos estelares desarrollan naturalmente un campo magnético que se origina (en el caso de planetas como el nuestro) en el núcleo, entre los 1500 y 5000 kilómetros de profundidad. Este campo protege a los planetas de las partículas provenientes del espacio exterior.

esquema-prediccion-sismos
Esquema del campo magnético terrestre (U. de Chile)

Pero a nivel interno, cuando las placas tectónicas de la Tierra se mueven, el campo magnético de la zona sísmica muestra una menor intensidad de onda. Según Cordaro, en el centro de la Tierra:

se produce una intensidad de 300 tesla pero en la superficie de la Tierra las ondas que medimos tienen unas 20 nanotesla.

La investigación de Cordaro y su equipo tomó en cuenta datos sobre la rigidez geomagnética de la anomalía magnética atlántica, fenómeno natural del hemisferio sur, además de variables como el viento y el ciclo solar.

Sin embargo, la falta de financiamiento para la investigación científica de los sismos podría evitar el desarrollo de nuevos instrumentos de alerta temprana (que podrían salvar incontables vidas humanas y millones de dólares).

 

¿Será posible predecir los sismos?

Cordaro afirma que con este sistema será posible anticipar sismos de gran magnitud no sólo con minutos de anticipación, sino prácticamente con meses. Para las zonas que tomó como referencia, los científicos podrían anticiparse “30 días en Sudamérica, 106 días en Sumatra y 20 días en Japón”.

El objetivo de los investigadores es convencer a los gobiernos y a la iniciativa privada de invertir en una red de magnetómetros que funcionan como neuronas de un gran sistema capaz de medir la interrelación entre los sismos y el magnetismo terrestre. Cordaro explicó en una entrevista que la falta de financiamiento había resultado “asfixiante”:

Queremos que nuestros magnetómetros funcionen como neuronas y comunicarlos entre ellos mediante Machine Learning, con la finalidad de poder predecir los sismos […] Necesitamos que el gobierno y los privados nos escuchen, este trabajo podría salvar vidas y millones de dólares en pérdidas materiales.

Se estima que, a nivel mundial, 2,700 millones de seres humanos viven en zonas sísmicas; esto es, uno de cada tres humanos vive en una zona propensa a sufrir los embates de sismos de gran magnitud.

Los sismos y terremotos son eventos fuera del control y la previsión humanos, que pueden causar grandes daños a nivel material y social. Si bien algunos países han desarrollado sistemas de alerta temprana para avisar a la población, comprender a fondo los fenómenos telúricos de nuestro planeta es el primer paso para poder enfrentarnos a ellos en el futuro.



La importancia de las hormigas en el planeta

Especies pequeñas que aportan grandes beneficios.

Las hormigas pertenecen a uno de los grupos con mayor cantidad de especies descritas en todo el planeta. De acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) actualmente se han contabilizado cerca de 13,000 tipos de hormigas, aunque se estima que podrían ser un total de 22,000.

Estos insectos pertenecen a los formícidos, los cuales se identifican por sus antenas y estructura en tres secciones con estrecha cintura. Junto con las avispas y las abejas, son especies que viven en estructuras sociales altamente complejas. Forman colonias que pueden incluir apenas unas docenas de integrantes que viven en pequeñas cavidades naturales, hasta familias compuestas por millones de individuos que se extienden por grandes territorios.

Hay que destacar que estos insectos juegan un papel muy importante en el equilibrio ecológico, ya que tienen un amplio espectro de alimentación que se asocia con numerosas especies de plantas y animales. Además, incrementan la materia orgánica, mejoran y la estructura del suelo, dispersan las semillas de arvenses, depredan a los artrópodos y dispersan insectos en las raíces.

thumbnail_16-03-24-hormigas-ecoosfera-(2)

Para algunos agricultores la presencia de hormigas puede resultar poco agradable debido a que se relacionan con plagas en algunas cosechas. Sin embargo, algunas culturas han aprovechado su presencia, ejemplo de ello es el sur de China, donde utilizan las redes de hojas de las hormigas tejedoras para proteger sus cultivos de cítricos.

Por otro lado, en algunas partes del mundo las hormigas representan una fuente de alimento rico en nutrientes, incluso de alta gastronomía, como lo son los escamoles que son conocidos como el “caviar mexicano” y trata de la hueva de hormigas.

Cada especie en el planeta forma parte de un equilibrio con los ecosistemas y por muy pequeña que sea una especie sus funciones dentro del medio ambiente son importantes.

Te invitamos a conocer más del esfuerzo de las hormigas y de muchos insectos más que guardan grandes secretos de la naturaleza en pequeños cuerpos.

 

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic