Desde hace unos cincuenta años la comida industrial ha llenado frenéticamente nuestras mesas. Los tratados de libre comercio han hecho además que muchos productos de grandes empresas lleguen a países que han sustituido sus tradiciones milenarias por una dieta que toma poco tiempo; generalmente con productos empaquetados que en realidad merman la salud de las personas y del medio ambiente. 

Afortunadamente cada vez más personas son críticas con aquello que llega a su mesa y están buscando consumir productos más sanos y ecoamigables, como una manera de cuidarse a sí mismos y al entorno. En el caso de México, un país que ha sido atiborrado por la entrada de comida chatarra a bajos precios y con una accesibilidad temible, ha elevado cada vez más sus niveles de obesidad. En este contexto, Greenpeace México ha iniciado una campaña para hacer conciencia y además presionar a las grandes empresas de comida industrial en este país para que transparenten sus ingredientes, procesos y huella ambiental. 

Se trata de preguntar por medio de esta plataforma a 16 de las marcas más grandes de alimentos industriales, qué es lo que te están vendiendo y cuáles son sus implicaciones. 

Como parte de la misma campaña se busca también que los ciudadanos aprendamos a hacer nuestro propio huerto urbano, pues depender cada vez menos de las corporaciones es un lujo que afortunadamente podemos darnos. 

Entre las marcas a las que va dirigida la campaña están:

Bimbo

Maseca 

Bachoco

Hérdez

Jumex 

Nestlé

La Costeña

Coca Cola 

Pepsico

Kelloggs

Pascual Boing