Mira la planta carnívora que come hasta 6000 insectos en una hora (VIDEO)

Un néctar atrae a los insectos que posteriormente caen al interior de su “estómago”.

Calificada como una máquina devoradora, la capacidad de esta planta carnívora es muy inusual.  Es capaz de comer hasta 6000 insectos en una hora por su fisonomía que asemeja una clase de aspiradora viviente. 

Para atraer a tantos insectos esta produce un néctar que los mantiene en su superficie, pero luego estos van cayendo, ya pegados al néctar, hacia un resbaladizo que da a su estómago. Su capacidad alimenticia ha sorprendido a los científicos.

El Smithsonian Channel hace una interesante y persuasiva síntesis de esta especie en pocos minutos: 



Qué es la dismorfia snapchat y por qué está invadiendo la psique juvenil

Editar “selfies” nos puede llevar a una psicosis dismórfica sin retorno.

El reflejo es la génesis de la dismorfia, un trastorno quizá tan antiguo como los espejos, pero que apenas en 1987 fue catalogado como un auténtico trastorno psiquiátrico. En la actualidad saber cuántos padecen Trastorno Dismórfico Corporal (TDC) es imposible, ya que la mayoría de los afectados no busca ayuda.

Es indudable, no obstante, que cada vez más jóvenes tienen una percepción negativa de sus cuerpos.

Resulta paradójico que, en la modernidad, las obsesiones corporales invadan tantas psiques, y que sean los espejos donde sucede esa especie de catarsis negativa.

arte-ilustraciones manias-comportamiento redes-sociales

Porque históricamente los espejos han cargado otro simbolismo. En el mundo místico, los espejos reflejaban el espíritu; en la literatura son puertas a mundos inversos o superficies en las cuales adivinar el futuro. Pero sólo ahora se han vuelto espacio de repudio, obsesión y autoexclusión, entre otras cosas de talante negativo.

La era digital ha exacerbado las peores patologías, y el TDC es ejemplo de ello. Ahora no es sólo el reflejo, sino la fotografía la que desata obsesiones.

Cada vez más jóvenes se realizan cirugías estéticas para lucir como lucen en sus fotografías y selfies, editadas con aplicaciones como Facetune.

Estos jóvenes acuden con cirujanos plásticos con una inquietud: la de si es posible lucir tan perfecto en la realidad como en las selfies repletas de filtros. Son los rostros digitalmente alterados los que están provocando un inédito tipo de TDC, ahora llamado “dismorfia snapchat”.

55% de los pacientes en EUA se operan para verse mejor en las selfies

dismorfia-snapchat-trastorno-dismorfico-jovenes-selfies

Para los especialistas se trata de un inquietante fenómeno psicológico, donde la línea entre la fantasía digital y la realidad concreta se desvanecen. Lo más grave es que ahora no son sólo los estándares de belleza de las celebridades lo que detona mayores obsesiones corporales, sino la aparente perfección de nuestros conocidos, tal como señala un artículo en JAMA Facial Plastic Surgery.

Pero, ¿tiene cura la dismorfia snapchat?

El fenómeno de la generación selfiey sus malas aproximaciones a lo que debiera ser la autoestima–, así como el TDC y la nueva dismorfia snapchat, no son sino el correlato de algo mucho más grande: el desarrollo del individualismo como culto al yo que en el capitalismo se ha exacerbado.

Por ello, tanto el TDC como la dismorfia snapchat y muchos otros trastornos asociados, como la depresión, sólo pueden curarse si cambiamos los paradigmas que rigen el entendimiento de lo que es bello y deseable, y sólo si extirpamos el individualismo de raíz egocéntrica –que, dicho sea de paso, no es una actitud inherente en el ser humano–.

Debemos aprender a ser entendiendo que somos parte de un todo, lo que conlleva cambios sociales, espirituales y psíquicos de gran envergadura. De otra manera, trastornos como la dismorfia snapchat sólo podrán tratarse, más no curarse.

 

*Imágenes: 1 y 3) Arvida Bystrom; 2) Mike Campau



Encuentran increíbles plantas carnívoras en Brasil

En las partes altas de Brasil, biólogos encuentran increíbles plantas carnívoras que se alimentan por debajo de la tierra. El hallazgo ha sorprendido al mundo científico debido a la rareza de esta especie.

La sabana brasileña es el hogar de tres nuevas especies de plantas carnívoras. Se trata de plantas que se alimentan de pequeños insectos que viven por debajo de la tierra.

Su método para atrapar presas es sencillo: poseen extremidades pegajosas a las que su alimento se adhiere rápidamente.

Lo interesante de estas tres nuevas especies es que, a diferencia de las demás que atrapan su alimento vía aérea, éstas lo hacen subterráneamente.

El Dr. Peter Fritsch, de la Academia de Ciencias de California, ha comenzado la búsqueda de plantas que también pueden digerir animales bajo tierra, y dijo que incluso podrían ser plantas muy conocidas que emplean este método para convertirse en carnívoras.

“La primera vez que vi estas plantas no podía creer lo que estaba viendo. Nunca he visto nada igual antes. El suelo en el que crecen es muy pobre y arenoso. Sus raíces brindan apoyo, pero tienen hojas que crecen bajo tierra también”, dice el doctor Fritsch

Las plantas, llamadas Minensis Philcoxia, Philcoxia goiasensis y Bahiensis Philcoxia, se localizan en las partes altas de Brasil, y son extremadamente raras por su compleja estructura orgánica.

“No está claro aún si las plantas atraen a los organismos a sus hojas pegajosas, ya que no he encontrado nada que lo sugiera eso. Podría ser un sistema pasivo, donde los animales entran en contacto con las hojas a medida que pasan y quedan atrapados”. Dijo Fritsch.

[TELEGRAPH]