Mira a los sorprendentes perros que hacen yoga gracias a su dueño (VIDEO)

Un hombre nos muestra en su canal de YouTube las sorprendentes habilidades que ha enseñado a sus mascotas.

Los perros tienen muchas capacidades comprobadas por la ciencia. Como el hecho de que pueden conocer tu estado de ánimo leyendo literalmente tu rostro, o el que son capaces también de reconocerte a ti y a tus emociones por medio de tu voz (es por ello que quizá a veces se comporten tan empáticos  como un verdadero amigo). 

Asimismo son capaces de aprender muchas cosas que les enseñamos, las más básicas como el ir por una pelota, pero un hombre australiano, Dai Aoki, ha dado nuevas pistas  de la increíble capacidad de los perros a través de su canal de YouTube donde muestra decenas de trucos enseñados a sus perros, incluyendo complejas posturas de yoga. 

Aoki aclara que más que un entrenamiento se trata de una manera de divertirse con sus perros; una condición que curiosamente sus mismas mascotas perciben y quizá por ello han aprendido rápidamente. 

Te dejamos algunos ejemplos recopilados por el sitio Independent.

 

Null

 

Null

 



Cuando llega la hora: miden la velocidad exacta con la que se propaga la muerte

Por primera vez, la ciencia atestigua el proceso exacto bajo el cual se materializa la muerte (y mide su velocidad).

Memento mori

Cuando llega la hora, la muerte no negocia. Pero, más allá de suspender la oscilación respiratoria y cerrarnos los ojos, ¿cómo se propaga la muerte en nuestro interior y cuánto tiempo tarda en tomarnos?

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford ha atestiguado y medido este minucioso proceso. La muerte nos abraza siguiendo la dinámica de una “ola de activación”. Es decir, va envolviéndonos mediante una especie de reacción en multicadena; se propaga irrefrenable y armónica, perfecta.  

Para comprobarlo, los científicos utilizaron citoplasma (el líquido al interior de una célula, extraído de óvulos de rana). Una vez que detonaron la apoptosis o muerte celular, el trayecto de esta “señal de muerte” fue evidenciado mediante una técnica de fluorescencia. Así pudieron no sólo contemplar el desdoblamiento de la ausencia de vida, sino también medir su ritmo.

El estudio fue publicado este 1o de agosto del 2018 en la revista científica Science (y puedes consultarlo aquí).

 

2 milímetros por hora   

La muerte avanza 30 micrómetros por minuto, algo más o menos equivalente a 2 milímetros por hora. Al menos esa es la velocidad con la cual se propaga al interior de una célula de óvulo de rana –que mide en promedio 1.2 milímetros–. Y aunque seguramente varía en otros tipos de células –¿o es que la velocidad de la muerte, como la de la luz, es una constante?–, esta es la primera vez que se logra medir el tiempo en que se materializa el instante fatal y, sobre todo, entender cómo se propaga la muerte, de manera similar al fuego en un bosque

 

Ciencia poética

Cuando la ciencia se encuentra con la poesía, y juntas discurren sobre la existencia, se revelan algunos de los ingredientes más arrobadores de “la realidad”.