Lamentando el #DíaMundialdelMedioAmbiente

Para celebrar este día en México habrían de cumplirse unos requisitos mínimos que el biólogo Fernando Córdova Tapia enlista en esta nota.

Desde hace 42 años, cada 5 de junio se celebra el #DíaMundialdelMedioAmbiente. Ante una crisis ambiental sin precedentes, los esfuerzos para revertirla han sido muchos, pero hay pocos casos realmente exitosos y la degradación es cada vez más acelerada. Con un escenario así, es evidente que no hay muchas razones para celebrar. Sin embargo, existen muchísimas acciones que serían en sí mismas una verdadera celebración:

Prohibir el fracking en el país;revocar concesiones mineras y prohibir la explotación a cielo abierto;aprobar la ley ciudadana para regular las aguas nacionales;prohibir la siembra de organismos genéticamente modificados;quitarle el registro al Partido Verde Ecologista de México;frenar de manera contundente el tráfico ilegal de especies;combatir la pesca ilegal en el archipiélago de Revillagigedo;proteger a nuestras especies de tiburón de la pesca legal indiscriminada;regular el destino de los animales de circo;impulsar una agenda para prohibir el cautiverio y el espectáculo de mamíferos marinos en México;discutir la utilidad de los zoológicos;por favor, prohibir la tauromaquia;cancelar el proyecto Monterrey VI que despojaría el agua potable de la tribu Yaqui;publicar el programa de manejo de la isla Holbox;regresarle la protección original al Nevado de Toluca;frenar el despojo de comunidades por las torres eólicas en Juchitán;restaurar las siete hectáreas de manglar que el Municipio de Tampico taló de manera ilegal para hacer un “eco-parque”;revocar la explotación de Basalto en la Reserva de la Biosfera de los Tuxtlas;asegurar de manera permanente que no exista mega desarrollos turísticos en Cabo Pulmo;frenar el crecimiento del turismo depredador en la Riviera Maya;revocar el permiso de explotación minera del Grupo México en Sonora;cancelar el nuevo aeropuerto en Texcoco y recuperar la vocación lacustre de la zona;proteger los espacios públicos de Iztapalapa ante la amenaza de las nuevas autopistas urbanas;impulsar el proyecto de regeneración del Río la Piedad en el Viaducto de la Ciudad de México;restaurar el Río Magdalena,el único río “vivo” de la Ciudad de México;atacar de manera holística los problemas de Xochimilco y del axolote; En fin, entre otras muchísimas cosas, detener el proceso de neo-colonización de nuestro territorio.

De todas estas posibilidades, nuestra grandiosa idea, que por cierto impulsó el Partido Verde, es mover un dedo y apagar la luz cinco minutos. Una celebración que sólo sirve para limpiar la conciencia. Tal parece que apagar la luz se ha convertido en el equivalente de otorgar un minuto de silencio por las víctimas de la violencia. Haciendo alusión a las palabras de Ana Gatica, si apagáramos la luz cinco minutos por cada uno de los crímenes ambientales que se cometen en México viviríamos en la oscuridad eternamente.

 

Twitter del autor: @FerCordovaTapia

Publicado anteriormente en Animal Político

* Fernando Córdova Tapia (@FerCordovaTapia) es Candidato a Doctor en Ciencias por la UNAM, coordinador del Grupo de Análisis de Manifestaciones de Impacto Ambiental de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (GAMIA/UCCS) y coordinador académico del Laboratorio de Restauración Ecológica del IBUNAM.

Autor: Fernando Córdova Tapia


¿Qué es la misteriosa luz zodiacal que inunda los cielos de febrero?

Esta luz es un bello fenómeno astronómico que puedes ver esta misma noche.

En esta época del año, una misteriosa luz nocturna se erige desde el horizonte. Su forma cónica ilumina el cielo a tal grado que las antiguas civilizaciones tuvieron a bien llamarla “falso amanecer”. Se trata de la luz zodiacal, un fenómeno astronómico que se manifiesta justo después del anochecer. No necesitas un telescopio para admirarla, pues se aprecia a simple vista desde cualquier lugar del mundo. 

luz-zodiacal-febrero-donde-verla-1
Foto: European Southern Observatory/Flickr

¿Qué es la luz zodiacal?

Lo más fascinante de esta luz no es sólo su hermoso aspecto, sino las condiciones que la provocan. La luz zodiacal es el reflejo producido por una enorme nube interplanetaria que se extiende a lo largo del zodiaco, como explica la NASA En el contexto astronómico, zodiaco se refiere al área del cielo por donde el Sol traza anualmente su rumbo. 

La forma que adopta la luz zodiacal se debe a que subraya la silueta de la eclíptica, que es la línea curva dibujada por esta trayectoria solar. Hoy en día, los astrónomos entienden que el misterioso brillo se debe al reflejo de la luz solar en las partículas de polvo que flotan en nuestra galaxia desde tiempos inmemoriales. De hecho, se piensa que estas partículas son residuos del proceso que dio forma al planeta Tierra hace 4,540 millones de años.

¿Cuándo y cómo verla? 

La luz zodiacal no tiene un momento específico de aparición y su espectacular tamaño la hace fácil de divisar. El mejor momento para admirarla es justo a mediados de febrero. Ya entrada la primavera, esta columna de luz alcanza su punto de visibilidad máxima. Si habitas en el hemisferio norte, búscala después de la puesta de sol. Desde el hemisferio sur, es más aparente antes del amanecer.

Será más fácil de divisar durante todo este mes y hasta mayo. Recuerda buscar un sitio oscuro que esté alejado de las luces urbanas. Si quieres un verdadero reto, intenta ubicar el punto Gegenschein: un pálido óvalo de luz en medio de la luz zodiacal que la contaminación visual casi ha borrado del cielo. 



¿Las abejas tienen nociones estéticas? Al parecer pueden diferenciar entre estilos de arte

Y esto ha sido doblemente confirmado.

Saben distinguir rostros, navegar como vikingos y resolver problemas matemáticos: las abejas no sólo son insectos fascinantes, sino que podrían estar entre los animales más inteligentes del planeta. Y quizá también uno de los animales con mejor gusto.

Las abejas, ¿críticas de arte?

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja

Tantas son las capacidades de las abejas que nos hacen preguntarnos sobre la conciencia animal y sus límites.

Más aún porque, según pudo confirmar un estudio, las abejas tienen nociones estéticas. Y –aunque no hay consenso científico al respecto–, se supone que la sensibilidad artística y el pensamiento abstracto son algunas de las habilidades que nos distinguen de los animales. Pero si las abejas tienen una noción del cero, y pueden diferenciar un Picasso de un Monet, ¿qué nos hace humanos? ¿Y que las hace a ellas animales?

Hasta ahora se han llevado a cabo dos pruebas que demuestran que las abejas pueden distinguir un tipo de arte de otro. La primera fue un estudio que se publicó en 2013, llevado a cabo por un equipo de la University of Queensland, utilizando obras de Picasso y Monet. La segunda prueba se llevó a cabo en el programa The Great Australian Bee Challenge, y fue básicamente una recreación del estudio de Queensland.

Cómo las abejas distinguen entre estilos artísticos

Para esta segunda prueba, les fueron mostradas a las abejas entrenadas cuatro pinturas distintas del impresionista francés, Claude Monet. Pero en lugar de obras de Picasso, se les mostró en contraposición cuatro pinturas de la artista indígena australiana Noŋgirrŋa Marawili.

abejas-arte-distinguen-estilos-arte-estetica-inteligencia-abeja
Noŋgirrŋa Marawili // Claude Monet

Al centro de cada una de las pinturas se colocó un pequeño punto azul. En ellos, y para marcar una diferencia entre los artistas que significara algo para las abejas, se colocaron gotas de agua: las pinturas de Marawili tenían gotas con azúcar, y las de Monet una gota de quinina diluida: un líquido que no es dañino pero tiene un sabor amargo.

Las abejas probaron ambos líquidos al ver las pinturas y aproximarse a ellas. Después se les mostraron pinturas de los dos artistas que no habían visto antes. La cuestión era averiguar si podían apreciar la diferencia entre un Marawili y un Monet.

Todas las abejas dirigieron su atención a las pinturas de Marawili, las cuales habían tenido el agua azucarada. Pero esta vez no había nada que las distinguiera. ¿Qué les posibilitó distinguir entre estos artistas? Sería exagerado pensar que realmente las abejas tienen nociones estéticas. No obstante, no queda claro cuáles de sus habilidades les permiten saber la diferencia entre estilos de arte.

Aún así, mientras la ciencia descubre más al respecto sobre el comportamiento y la inteligencia de las abejas, podemos quedarnos con la idea de que algo saben de arte. Quizá algo que nosotros no.