¿Cuáles son las vitaminas que necesitas y dónde están? (INFOGRÁFICO)

Con un práctico recuadro conocerás las fuentes de vitaminas y sus imprescindibles funciones.

La raíz del latín de la palabra vitamina nos habla de su importancia imprescindible: significa sustancia de la vida. Estas son esenciales en el funcionamiento fisiológico. 

La mayor fuente de vitaminas se encuentra en los alimentos naturales, sobre todo frutas y verduras. En esta época de una cotidianidad acelerada quizá no tomamos el tiempo necesario para conocer aquello que es imprescindible para nuestro cuerpo. Los infográficos pueden darte una gran ayudada con ello. 

El siguiente elaborado por el sitio infografíasyremedios es una increíble opción para memorar o conocer el funcionamiento de la vitaminas y dónde se encuentran (para tenerlo muy presente al momento de hacer el súper, por ejemplo). Se trata de conocimiento básico de nutrición que te dará valiosas herramientas. 

cc1cb49b5caf87da9425704f8daced15



Las vitaminas que estás tomando no te ayudan en nada

No hay diferencia en la salud de quienes toman vitaminas y quienes no las toman, concluye un estudio reciente.

El delicado equilibrio entre lo que comemos y lo que somos puede entenderse mejor si pensamos en las vitaminas, cuya raíz etimológica incluye el sustantivo vida. Realmente es sólo a partir de estos compuestos llamados vitaminas que podemos sobrevivir. Estos compuestos se encuentran en la naturaleza: en todo aquello de lo que nos alimentamos, e incluso en el sol, que nos proporciona vitamina D.

Por eso es inevitable preguntarnos si los suplementos vitamínicos son realmente necesarios, en tanto que dichos compuestos ya están en la naturaleza. Y más aún, si realmente funcionan, pues son millones de personas las que cada día confían su salud a estos productos, lo cual no es poco.

vitaminas-no-funcionan-suplementos-vitaminicos

Según un estudio llevado a cabo entre el 2012 y el 2017, y publicado recientemente en Science Daily, los suplementos vitamínicos más consumidos –de vitamina C, D, calcio y multivitamínicos– no hacen nada para prevenir las enfermedades contemporáneas más comunes, incluyendo las mortales, como ataques al corazón y enfermedades cardiovasculares.

Según aseguró el director del estudio, David Jenkins:

Estamos sorprendidos de haber encontrado tan pocos efectos positivos en los suplementos vitamínicos más comunes que consume la gente.

Las únicas vitaminas en suplemento que demostraron tener algún beneficio fueron el ácido fólico y la vitamina B, que redujeron incluso el riesgo de enfermedades cardiovasculares y los niveles de colesterol durante el tiempo que duró el estudio, para el cual se hicieron regulares chequeos en la salud de los participantes.

Estudios como este –que se han hecho ya en otras ocasiones, por ejemplo, específicamente sobre la eficacia de los multivitamínicos– son muy importantes, pues actualmente la nutrición es una discusión global y no cabe duda de que como sociedad tenemos grandes retos por delante en dicha materia. Porque en el mundo, más de 800 millones de personas sufren fuertes carencias alimenticias, lo que se traduce en una deficiencia vitamínica, que incluso puede afectar silenciosamente a quienes creemos estar bien alimentados.

vitaminas-no-funcionan-suplementos-vitaminicos

Así que sin duda es importante saber si los suplementos alimenticios funcionan, o si, por el contrario, debemos cambiar nuestros paradigmas sobre la alimentación y cómo la comida se distribuye mundialmente.

Muy probablemente tengamos que entablar nuevos diálogos con lo que comemos: reaprender a nutrirnos y optar por alimentos libres de químicos, de preferencia orgánicos o autocultivados, que formen parte de una dieta equilibrada. Pues, a fin de cuentas, los suplementos alimenticios no comenzaron a existir sino hasta hace poco más de 2 siglos… ¿Será que los necesitamos tanto? ¿O son más una necesidad de la industria farmacéutica que de nuestro cuerpo?

Funcionen o no, deberíamos saber en qué alimentos están las vitaminas que necesitamos y cuáles son sus funciones, en lugar de confiar en la clásica pildora mágica de las historias fantásticas –y a veces distópicas– de la ciencia ficción.



Mitos y verdades de la vitamina C

¿Realmente previene los resfriados?

Existe la creencia popular que la vitamina C es aliada en prevenir enfermedades respiratorias como la gripe común. Sin embargo, esta teoría ha sido puesta en entredicho por algunos estudios científicos. 

La afirmación de que la vitamina C tiene propiedades antigripales nació en la década de 1970 cuando el Premio Nobel de Química y de la Paz, Linus Pauling, publicó una obra titulada La vitamina C y el resfriado común, en la cual postulaba que consumir 3,000 miligramos al día evitaban padecimientos, como bronquitis, alergia, fiebre, neumonía y resfriados. 

No obstante, 29 estudios científicos han demostrado que la vitamina C no elimina el virus que causa la gripe, una vez adquirida la enfermedad no acorta la duración de la misma. A pesar de ello, sus cualidades ayudan a mantener un cuerpo saludable, por lo que fortalece la prevención de enfermedades. 

Por ejemplo, Samuel Campbell, biólogo de la Universidad de Alabama, Estados Unidos, ha comprobado que el consumo de vitamina C tiene un efecto desestresante, ya que reduce los niveles sanguíneos de cortisol, hormona que producida en forma crónica, puede anular las defensas contra enfermedades. 

Otro mito que circula alrededor de la vitamina C, es que la naranja es el fruto más rico de este nutriente. La realidad es que una pieza de este cítrico aporta 69 miligramos de dicha vitamina, mientras que una taza de fresas contiene 84 miligramos y un mango contribuye con 122 miligramos. 

thumbnail_16-04-14 vitamina C

Ahora bien, lo cierto es que la vitamina C es uno de los elementos más nutritivos en el planeta, porque auxilia en muchas funciones del cuerpo humano, especialmente en la reparación y crecimiento de tejidos, por lo que es ideal para la piel, tendones, ligamentos y vasos sanguíneos. Además, ayuda a cicatrizar heridas, mantener cartílagos, huesos y dientes. 

También se ha comprobado que la vitamina C auxilia en la lucha contra el cáncer. El oncólogo Chi Dang, de la Universidad Johns Hopkins, demostró que esta vitamina tiene un efecto antioxidante y bloquea la proteína HIF-1, causante del crecimiento de células cancerígenas por falta de oxígeno. 

La vitamina C se encuentra en melones, naranjas, toronjas, kiwis, mangos, papaya, piña, fresas, moras, sandía, brócoli, coles, pimientos, espinacas, nabos verdes, papas y jitomates. 

Esta vitamina en conjunto con los diferentes nutrientes de la Tierra son ejemplos de que la riqueza natural brinda lo necesario para mantener un cuerpo sano. La protección a la biodiversidad es parte de un estilo de vida saludable. 

 

COLABORACIÓN DE EARTHGONOMIC MÉXICO, A.C. Nuestra misión es fomentar el desarrollo de la sociedad en armonía con el entorno natural y el respeto a los seres vivos. Para más información visita: www.earthgonomic.org @Earthgonomic y /Earthgonomic

Earthgonomic
Autor: Earthgonomic