Top 4: sitios para conseguir cosas gratis en internet (y hackear el consumismo)

Millones de personas comparten la inquietud de prescindir del dinero lo más posible y ahorrar recursos al planeta.

Nacimos en un mundo que funciona con dinero. Este se convierte en la preocupación de millones de personas que salen de sus casas cada día para ganar esta simbólica herramienta, y muchas veces se nos va la vida en ello…Sin embargo, pocos profundizamos: ¿podríamos funcionar sin dinero? ¿hasta qué punto?. Hay personas, incluso familias que lo han logrado y , afortunadamente, documentaron su experiencia. 

Vivir sin dinero no solo es un acto de subversión silenciosa contra el sistema capitalista, es también un aliciente necesario para ayudar al planeta. 

En este sentido, conseguir cosas gratis (hasta donde sea posible) es una alternativa al dinero, y por ende al consumismo. En la mayoría de las ocasiones, conlleva el aprovechar herramientas de segunda mano que aún son útiles. Lo que a su vez implica que evitemos comprarlas nuevas y esto va en contra de la producción infinita que pareciera que vivimos. 

Con el arribo de internet hoy tenemos muchas más opciones para evitar el consumismo y a la vez obtener cosas gratis. Por ejemplo, el trueque digital, con personas de tu mismo interés con quien puedas conectar y hacer estas ecoamigables transacciones. Te presentamos un top de los sitios, tanto internacionales como otros de hispanohablantes, para que prescindas, al menos ocasionalmente, del dinero.

Freecycle

Es una red internacional de más de 8 millones de personas y más de 4 mil grupos. Una de las comunidades más grandes con fines no lucrativos en su tipo. Millones de personas compartiendo eso que no necesitan.

Volition

Es el sitio masivo pionero especializado en  conseguir cosas gratis de la web. La manera en que funciona es adherir tu correo, código postal, y seleccionar tus tipos de intereses. Así te llegará información de los usuarios que regalan las cosas que embonan en el rubro que has seleccionado. 

JustFreeStuff

Es muy útil por que este sitio te ofrece links a decenas de páginas que ofrecen cosas gratis en la red. Tienen muchas categorías y es considerado un sitio internacional (aunque mayormente funciona en Estados Unidos). 

trueques.com

Todos los países de habla hispana tienen cabida, una cualidad no muy común en este tipo de sitios por los problemas de envío. Encontrarás hasta automóviles en trueque. 



4 maneras en que internet está impulsando la ecosustentabilidad en el mundo

La interconexión se desdobla en posibilidades que llegan, por ejemplo, a la demanda de productos mucho más amables con el medio ambiente.

Imagen: bukyschwartz.com

Cuando internet comenzó a popularizarse las personas nos sentimos como parte de un gran potencial, aunque quizá difuso. Estar interconectados en cualquier parte del mundo amplía las opciones de prácticamente todos los aspectos de la vida; la comunicación, sobre todo, pero también de la compra venta de bienes y servicios o la posibilidad de publicitar proyectos de toda índole.

En este abanico de oportunidades, en 1999  Kevin Ashton en el Auto-ID Center del MIT acuñó un concepto que es cada vez más popular “el internet de las cosas”. Ashton planteó que en algún momento habrán más “cosas” que personas conectadas a internet, tales como electrodomésticos o dispositivos, que en una búsqueda por hacer más inteligente su uso, estarían siendo monitoreados pero además funcionando en relación a la mejora en la eficiencia de energía, por ejemplo.

En este sentido la data sobre las cosas que están conectadas a internet ha incentivado una economía en la que por primera vez se tendrá cada vez más ubicado el lugar y funcionamiento de los aparatos que se han comprado. Lo anterior permite que se conozca su destino y de alguna manera no se pierdan en la clandestinidad de los productos ya comprados.

Ello podría resultar en una dinámica donde se extraen ganancias del ciclo completo de uso de un aparato, es decir, al tener toda esta data disponible, es más fácil que este pueda ser aprovechado con fines de reciclaje cuando su tiempo vida ha terminado.

Esta es una de las posibilidades que están nutriendo el escenario de sustentabilidad en el planeta aunque hay otras maneras en que el internet está marcando la pauta para un mundo más sustentable, como las siguientes.

 

Conexión de mercados

Cada vez más personas buscan consumir productos tanto más sanos para su salud como para el medio ambiente. Internet en este sentido amplía la oferta de productos y servicios más allá de aquellos a los que se tiene acceso en los grandes supermercados (la mayoría transnacionales, por cierto).

 

Reúso de productos

Las plataformas de compara venta online están haciendo que numerosas personas accedan a productos usados  (si bien también a más productos nuevos) anteriormente esta opción de compra venta de productos de segunda mano no existía en las dimensiones que internet permite.

 

Información sobre marcas nocivas

Es muy interesante cómo existe cada vez más interés por conocer los productos que se compran. Tanto de las condiciones de los empleados de las marcas como de las repercusiones que tienen estos en su producción para el medio ambiente y la salud. La información en este rubro es muy popular en las redes sociales y ello ha hecho que muchas marcas adecuen sus modos de producción ante un mercado que es cada vez más exigente.

 

Activismo ambiental

Los gobiernos se ven presionados por la propagación de demandas ambientalistas y animalistas que encuentran en internet un nicho de interconexión. Ejemplos hay muchos en que las autoridades han modificado e incluso barado leyes que van en detrimento de la sustentabilidad y el medio ambiente. Acá algunos ejemplos.

 

 

 



Mark Boyle, el economista que renunció al dinero y vive de trueques y sustentabilidad

Lleva más de 5 años viendo solo de su granja y de intercambios.

Existen probablemente numerosas historias anónimas de miles de personas que vienen el mundo fuera del sistema, renunciando al dinero. Ellos hacen de su día a día un malabar creativo para probarse a sí mismos que el dinero es una abstracción de la cuál sí podemos salirnos.

Están la historia de Mick Dodge, el hombre que vive en un árbol, la de la familia alemana que prescinde del dinero; o la de Benjamin Lesage, quien viajó durante dos años sin dinero. También está la de un capítulo muy atrayente, documentado en su propio libro The Moneyless Man, de 2010, del irlandés Mark Boyle. Este personaje, con una formación de economista,  narra cómo se las ha ingeniado para prácticamente vivir sin dinero por más más de cinco años.

Sus únicas compras han sido un par de tenis a una tienda de caridad por 4 £, y el terreno donde ahora lleva una granja y una comunidad sustentable como producto de las ventas de su libro.

The Moneyless Man vendió más de 75 mil copias en 17 países, pero más que un episodio interesante de agregado en la cultura general, es una guía importante para conocer los “cómos” alguien puede conseguir vivir sin dinero en un mundo que está diseñado para absolutamente lo contrario.

Su granja hoy funciona sin el uso de combustibles fósiles, por ello no hay tractores; Boyle recuerda que los granjeros de la zona, en realidad, sin saberlo, han hecho agricultura orgánica por siglos; cuando es a escalas menores.

Las personas ahí pueden recibir cursos gratuitos, y trabajar, pero bajo una economía que llamada “gift economics” donde la idea es ayudar a otros sin el explícito compromiso del retorno del favor o resultado.

[The Guardian]