Esta empresa convierte los desperdicios de comida en trabajo y apoyo para los más necesitados

Community Shop utiliza la comida desperdiciada y las vende en un ambiente típico minorista (específicamente en personas desempleadas o con alguna dificultad financiera).

¿Alguna vez te has preguntado qué sucede con la comida que los supermercados no pueden usar por errores de etiquetado o por haber pasado la fecha límite de consumo? Normalmente, se tira; lo cual termina por afectar tanto al medio ambiente, a la economía de un país como a una población en condiciones de pobreza extrema.

Pocas empresas han intentado reducir las consecuencias negativas de este desperdicio masivo de comida; entre ellas se encuentra Community Shops, en Londres, la cual convierte los desperdicios de comida en comida costeable, en internships y desarrollos de habilidades.

Esta empresa modelo utiliza la comida desperdiciada y las vende en un ambiente típico minorista (específicamente en personas desempleadas o con alguna dificultad financiera). Los precios se encuentran hasta en un 70 por ciento menor de los precios ya de por sí minorista, mientras que los miembros se pueden inscribir para recibir servicios de apoyo, tales como talleres para cocinar, escribir, administración o entrenamiento para alguna carrera.

El modelo de esta empresa pretende evitar el impacto negativo de las tiendas minoristas y mantenerse enfocado en el apoyo a la minoría afectada, por tanto instituye que la afiliación se limite a 750 individuos en cualquier tiempo, la cual es examinada dos veces al año por el staff de Community Shop.



¿Cómo evitar el desperdicio de comida? Sigue estos sencillos consejos para lograrlo

De acuerdo con los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, si se redujeran las desechos de alimentos en un 25 por ciento se tendría la capacidad de alimentar a todas las personas desnutridas del mundo.

El desperdicio de comida es uno de los tipos de contaminación más peligrosos y cotidianos que suceden en muchos hogares. De acuerdo con los datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, si se redujeran las desechos de alimentos en un 25 por ciento se tendría la capacidad de alimentar a todas las personas desnutridas del mundo. Inclusive, en los mismos supermercados se desperdician paquetes y latas con una fecha caduca, representando una gran pérdida tanto para la tienda como para personas que sufren hambruna y desnutrición. 

Por ello te compartimos unos sencillos y efectivos consejos que evitarán a desperdiciar la comida: 

– Congela y cocina las verduras

Para mantener los vegetales frescos –y evitar tirar las hojas “feas”, congela las hierbas frescas y cocina la lechuga. 

Escoge también lechugas con hojas más pequeñas, pues son más fuertes y poseen mayor cantidad de células pequeñas apiñadas una con otras. Esto permitirá que se mantengan frescas y crujientes por más tiempo. 

En caso que veas a las hojas marchitas, revívelas con un remojo rápido en agua fría. 

– ¿Se te pasó el arroz? Existen varias formas deliciosas de consumirlo

En el caso de que el arroz haya quedado apelmazado, es importante refigerarlo después de cocinarlo; después, al día siguiente, se puede cocinar con huevo y queso en tortitas fritas o con verduras rellenas. 

– Infusiones o licuados de frutas 

Puedes prevenir que se pudran las frutas convirtiéndolos en licuados, batidos, postres cocinados o incluso congelarlos. Por ejemplo, congela las uvas o las ciruelas y añádelas a bebidas o licuálas para smoothies. También pueden ser excelentes elementos para ensaladas con queso. 

– Aprovecha al máximo el pan 

Meter al congelador el pan en rodajas o entero puede ser una alternativa útil para evitar desperdiciar este alimento.

También se puede moler para hacer empanar la carne o el pescado; como pan tostado bañado en huevo revuelto y freílas como pan francés; o como croutons.

– Revisa la fecha de vencimiento

Algunas fechas de caducidad no se basan en la seguridad del producto, sino en su sabor. Por lo que si te comes unos yogures cinco semanas después de la fecha de vencimiento, no significa que te enfermarás, sólo les faltará sabor; o unos chocolates, pues la capa blanca que suele salir se debe a la exposición al aire de la barra y no de un hongo. 

Más en Ecoosfera

Esta empresa convierte los desperdicios de comida en trabajo y apoyo para los más necesitados



Si recoges la comida del suelo antes de 5 segundos ¿las bacterias la alcanzarán?

El mito dice que no, pero ¿qué tan cierto es?

Foto:latercera.com

Existe un mito sobre la comida que dicta que si un alimento se ha caído al suelo, pero lo recoges antes de 5 segundos, entonces las bacterias no lo alcanzarán. ¿Qué tanto es cierto? The Guardian hace un interesante recuento de algunos estudios para llegar a una conclusión sobre ello.

En la Universidad de Illinios, en el 2003, la primera en investigar este mito fue la estudiante  de preparatoria Jillian Clarke; ella y su equipo llenaron los azulejos del sitio con bacterias E coli y colocaron gomas y galletas durante 5 segundos en el suelo; notaron que las bacterias habían sido transferidas a las gomas antes de este tiempo pero solo de aquel suelo más rugoso, no así del de las áreas más lisas.

Por su parte, otro estudio de Paul Dawson, profesor de la Universidad Clemson, publicado en el Journal of Applied Microbiology, encontró que más que el tiempo, la transfusión de bacterias depende de qué tan limpio se encuentre el suelo.

Otro estudio de la Universidad de Aston, encontró que tan pronto el alimento toque el suelo, estará contaminado, pero más en superficies rugosas. ¿Qué hacer? Una vez recogida tu comida, mira al suelo, y luego analiza que tan sucio está el espacio; después resuelve si comerlo o no, aunque quizá lo óptimo sería no hacerlo…