Abren un sitio para que denuncies a las escuelas que vendan chatarra en México

Un estudio encontró que hasta el 80% de las escuelas continúa la venta de refrescos pese a una ley que lo prohibe.

En México el problema de obesidad se ha desbordado. Uno de cada tres niños tiene sobrepeso y siete de cada diez adultos. Las estadísticas apuntan también a que 1 de cada 3 niños en este país sufrirá diabetes en algún momento de su vida. 

Para paliar lo anterior, desde el 2010 el gobierno mexicano ha adoptado medidas. Sin embargo, organizaciones civiles han recalcado cómo la industria chatarra pareciera ganar la partida por la laxitud de las autoridades, tanto en el tema del etiquetado de los alimentos como de la publicidad. 

Uno de los lineamientos de la ley de 2010 fue la prohibición de la venta de comida chatarra al interior de las escuelas y la implementación de bebederos de agua potable. Pero un reciente estudio del Instituto Nacional de Salud Pública y la organización el Poder del Consumidor encontró que hasta en el 80% de las escuelas continúan comercializándose bebidas azucaradas como refrescos, lo anterior, por el desconocimiento de las autoridades de los centros educativos respecto a la ley. 

En un rechazo rotundo por la inacción del Estado y la necesidad de llevar un registro de las escuelas que incumplen con esta ley, la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), en colaboración con El Poder del Consumidor, han creado una campaña con un sitio para denunciar a las escuelas que aún vendan chatarra.

La denuncia puede hacerse en www.miescuelasaludable.org por parte de los niños o sus padres. Con estos datos, las organizaciones mencionadas antes, harán presión a las autoridades para resuelvan el problema. 

Hasta hoy, solo la tercera parte de las escuelas cuenta con un bebedero y distintas organizaciones también están presionando para que esto cambie y se ejerza un presupuesto adecuado en este renglón. 

Esta campaña es un ejemplo de un movimiento interesante que se está dando en México de una sociedad civil más involucrada, y que no puede esperar eternamente a que las autoridades hagan su trabajo. 

Twitter de la autora: @anapauladelatd

Autor: Ana Paula de la Torre
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional


Persisten los anuncios de comida chatarra en horarios para niños en México; estudio

La organización El Poder del Consumidor monitoreó hasta 134 horas de transmisión de TV y los resultados son contundentes.

Hace un año en México entró en vigor una regulación de publicidad en alimentos calóricos. Sin embargo, organizaciones como la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), ha denunciado sistemáticamente el que a la fecha sigan apareciendo anuncios comerciales de alimentos chatarra en horarios para niños.

Según la organización, las regulaciones implementadas por el gobierno carecen de rigor y y han sido influidas por la gran industria de alimentos y bebidas. Como prueba, la organización El Poder del Consumidor realizó un monitoreo de los Canales 2, 5, 7, 13 y Cartoon Network, entre enero y mayo, cubriendo más de 134 horas.

De su análisis se concluye que la regulación para la publicidad es extremadamente débil por las siguientes razones:

  1. La regulación es muy limitada ya que sólo se aplica a publicidad en televisión y cine, y permite se siga realizando esta publicidad en internet, espacios abiertos, puntos de venta, etc. Unicef ha realizado un reporte en el que muestra como el internet se ha convertido en un medio de impacto de este tipo de publicidad a la infancia.

2.Se siguen publicitando alimentos y bebidas no saludables en los programas regulados del “horario infantil” y en el cine porque los criterios nutricionales para establecer cuáles son los productos que no se pueden son muy laxos (ver anexo).

3. Los programas más populares entre los niños y las niñas durante el “horario infantil”, de acuerdo al estudio del IFT son las telenovelas. Estos programas no están regulados y en ellos se concentra gran parte de la publicidad de comida chatarra, mucha de ella dirigida de manera especial a los niños (ver anexo).

4. Los horarios más populares para niños y niñas en la televisión, de acuerdo al reporte del IFT, 8 pm a 10 pm, no están regulados y siguen publicitando anuncios de comida chatarra (ver anexo).

Si te suena, puedes presionar a la Cofrepis aquí para que realmente protejan a los niños eliminando la publicidad chatarra en horarios para niños.



Pregúntale a las marcas cómo producen tu comida en México (campaña)

16 marcas casi hegemónicas de alimentos industriales; una campaña para confrontarlas.

Desde hace unos cincuenta años la comida industrial ha llenado frenéticamente nuestras mesas. Los tratados de libre comercio han hecho además que muchos productos de grandes empresas lleguen a países que han sustituido sus tradiciones milenarias por una dieta que toma poco tiempo; generalmente con productos empaquetados que en realidad merman la salud de las personas y del medio ambiente. 

Afortunadamente cada vez más personas son críticas con aquello que llega a su mesa y están buscando consumir productos más sanos y ecoamigables, como una manera de cuidarse a sí mismos y al entorno. En el caso de México, un país que ha sido atiborrado por la entrada de comida chatarra a bajos precios y con una accesibilidad temible, ha elevado cada vez más sus niveles de obesidad. En este contexto, Greenpeace México ha iniciado una campaña para hacer conciencia y además presionar a las grandes empresas de comida industrial en este país para que transparenten sus ingredientes, procesos y huella ambiental. 

Se trata de preguntar por medio de esta plataforma a 16 de las marcas más grandes de alimentos industriales, qué es lo que te están vendiendo y cuáles son sus implicaciones. 

Como parte de la misma campaña se busca también que los ciudadanos aprendamos a hacer nuestro propio huerto urbano, pues depender cada vez menos de las corporaciones es un lujo que afortunadamente podemos darnos. 

Entre las marcas a las que va dirigida la campaña están:

Bimbo

Maseca 

Bachoco

Hérdez

Jumex 

Nestlé

La Costeña

Coca Cola 

Pepsico

Kelloggs

Pascual Boing