Las moscas son de esos seres que resultan particularmente molestos. Son quizá los insectos más obstinados en su búsqueda por posarse o rodearnos sin tapujos. Y hay que decirlo: suelen además estar relacionadas con la suciedad, y su apariencia, al menos según nuestros ideales culturales, es bastante fea. 

Si mezclamos los motivos de salubridad y comodidad, las moscas salen sobrando. Sobre todo en épocas de calor, las moscas llegan a nuestros hogares, se posan en nuestras comidas y seres queridos, y entonces la aversión a ellas se potencia. Para no matarlas, puedes usar los siguientes remedios caseros que las ahuyentarán y mantendrán lejos de tu hogar. 

 

Bolsas con vodka

Coloca algunas bolsas de plástico con vodka dentro. Curiosamente, las moscas no soportan este olor. Si te están molestando mucho en el cuerpo, ponte un poco de vodka en la piel en zonas que no sean muy sensibles, como los ojos. 

 

Trampas caseras

Pon aditamentos dulces como plátano, restos de refresco o golosinas al interior de una botella. Las moscas buscarán entrar y no podrán salir por el cuello de la botella; puedes dejarlas salir después al aire libre recortando la botella. 

 

Ajo

Las moscas tampoco soportan el olor a ajo, por lo que poner algunos de sus gajos en tu mesa de cena o esparcir aceite de ajo en tu espacio las ahuyentará. 

 

Aceites de hierbas

Los aceites naturales de plantas como la citronela, el eucalipto, la pimienta y el eucalipto te serán de gran ayuda contra las moscas.

 

Plantas

Algunas plantas aromáticas como el saúco, la albahaca y la lavanda, situadas en el interior y exterior  de tu casa, las ahuyentarán naturalmente.