Top 5 para ahuyentar a las molestas moscas con remedios caseros

Suelen ser muy molestas pero agarrar tu mata moscas no es la única solución para que no te abrumen

Las moscas son uno de esos seres que resultan particularmente molestos. Son quizá los insectos más obstinados en su búsqueda por posarse o rodearnos sin tapujos. Hay que decirlo, suelen además estar relacionadas con la suciedad, y su apariencia, al menos en la idea cultural, es bastante fea. 

Si mezclamos los motivos de salubridad y comodidad entonces las moscas salen sobrando. Sobre todo en épocas de calor, las moscas llegan a nuestros hogares, se posan en nuestras comidas y seres queridos y entonces la aversión a ellas se potencia. Para no matarlas, puedes usar los siguientes remedios caseros que las ahuyentarán y mantendrán lejos de tu hogar. 

Cuelga Bolsas con vodka: coloca algunas bolsas de plástico con vodka adentro. Curiosamente, las moscas no soportan este olor. Si te están molestando mucho en tu cuerpo, ponte un poco de vodka en la piel en zonas que no sean muy sensibles como los ojos. 

Trampas caseras: pon aditamentos dulces como plátano, restos de refresco, o golosinas al interior de una botella. Las moscas buscarán entrar y no podrán salir por el cuello de la botella: puedes después dejarlas salir en el aire libre recortando la botella. 

Ajo: las moscas tampoco soportan el olor a ajo, por lo que poner algunos de sus gajos en tu mesa de cena o esparcir aceite de ajo en tu espacio las ahuyentará. 

Algunos aceites de hierbas te ayudarán: los aceites naturales de plantas como la citronela, el eucalipto, pimienta, eucalipto te ayudarán.

Plantas en tu casa: algunas plantas aromáticas al interior  y exterior  de tu casa las ahuyentarán naturalmente como el saúco, albahaca y lavanda.



La gentrificación en Berlín provoca avistamiento de fantasmas callejeros

La instalación “Los desahuciados” del colectivo Reflektor busca crear empatía con las historias de quienes fueron desalojados por la gentrificación.

Fatma es una inmigrante turca que vivía en el distrito de Neukölln, un barrio obrero de Berlín, que en los últimos años se ha puesto muy de moda. Cuando su esposo Ali no pudo pagar el alquiler de la casa donde vivían, tuvieron que mudarse con sus suegros, donde Fatma tiene que ocuparse de todas las labores.

Historias como esta son las que el colectivo de arte callejero Reflektor intenta recuperar a través de la instalación Los desahuciados.

Se trata de muñecos fantasmales dejados en distintos puntos del barrio que buscan romper con la inercia de la ciudad ideal, y recordar que antes de que llegaran las galerías y los cafés de moda, Neukölln era un barrio residencial cuyos habitantes fueron expulsados paulatinamente debido al encarecimiento de la vivienda y la voracidad inmobiliaria.

La gentrificación ocurre cuando una zona se pone de moda, por lo que los precios de la vivienda y los servicios aumentan. Estudios recientes indican que estos movimientos en la organización de las ciudades podrían llevar a un aumento en casos de depresión y ansiedad clínica, entre otros padecimientos mentales.

fantasmas-desahuciados-Eva Maria Stotz
Los desahucios en la zona han aumentado dramáticamente los últimos años (imagen: Eva Maria Stotz)

Según Matthias Holland-Moritz de Reflektor, las esculturas representan historias ficticias basadas en hechos reales. “Se trata de la estigmatización, de estar ahí afuera, socialmente muertos.”

Desde hace unos años, la zona se volvió blanco de grupos inmobiliarios internacionales que han abierto bares, restaurantes y cafés, lo que provocó el desalojo masivo de mucha gente que solía vivir ahí.

Lee también: ¿Los fantasmas están tratando de alertarnos sobre el cambio climático? 

Las esculturas de todas las edades tienen un globo de texto en el que los transeúntes pueden leer sus historias, así como visitar el sitio web del proyecto para concientizarse sobre las condiciones de los antiguos habitantes del barrio.

fantasma-gentrificacion-Eva Maria Stotz
Las esculturas buscan romper la inercia de los nuevos inquilinos y turistas (imagen: fantasma-gentrificacion-Eva Maria Stotz)

Además de ser un interesante proyecto artístico, Los desahuciados busca prevenirnos mediante un ejercicio de empatía de que cualquiera de nosotros puede encontrarse en algún polo de la lógica de la gentrificación: apropiándose del espacio de alguien que solía vivir ahí, o siendo desalojado al no ser capaz de pagar lo que los administradores inmobiliarios exigen.

 

Lee también: Embellecer un barrio disminuye radicalmente la delincuencia (y funciona mejor que la “mano dura”)



Remedios caseros para las incómodas picaduras de mosquitos

2. Pasta de dientes. Según la información de Farmer’s Almanac, aplicar una pasta de dientes sobre la picadura de mosquitos puede reducir la picazón. Esto ayudará también a disminuir la sensación de dolor, pues la sensación de mentol genera una sensación de alivio.

1. Una compresa fría o hielo. Sí, lo más rápido para reducir la hinchazón y la picazón de una picadura de mosquito, es la sensación de frío. Algunos estudios han comprobado que el frío ayuda a reducir cualquier picazón relacionada con la histamina. Lee aquí el estudio. 

2. Pasta de dientes. Según la información de Farmer’s Almanac, aplicar una pasta de dientes sobre la picadura de mosquitos puede reducir la picazón. Esto ayudará también a disminuir la sensación de dolor, pues la sensación de mentol genera una sensación de alivio. 

3. Bicarbonato de sodio y agua. Aplica esta pasta dejándola reposar durante algunos minutos antes de lavarlo. Dado que la mezcla posee propiedades alcalinas, esto permite neutralizar el pH de la piel. 

4. Limón o jugo de limón. Gracias a los compuestos químicos del limón, ayuda a liberar la sensación de picazón. Sin embargo, no salgas al sol cuando apliques este remedio. 

5. Vinagre. El vinagre es un antibacterial natural. Coloca unas cuantas gotas en un algodón y aplícalo en las picaduras. En caso que sean muchos piquetes, utiliza unas cuantas tazas de vinagre en agua caliente y hunde la zona afectada. 

6. Aceites esenciales. El ideal es tea tree o té de árbol. Es un antiséptico natural que ayudará a la sensación de picazón. Otra opción es el aceite de lavanda, el cual ayudará a disminuir la incomodidad. 

7. Miel. Es un antibacterial natural que ayuda a limpiar las heridas. Además a desinflamar la zona.