La madera del futuro podría estar hecha de bambú sustentable para salvar los bosques

El bambú, dado su rápido crecimiento y las condiciones adversas en las que puede brotar, tiene mayor grado de sustentabilidad y producción que la madera arbolar.

Una nueva organización de plantaciones de bambú le da un respiro a los refugiados de Kenya y a los bosques del lugar al proporcionarles plantíos de éste pasto como material de trabajo y sustituto de la madera.

En un campo de refugiados en África, el bambú está formando las bases de una nueva economía. Miles de personas desplazadas de la Región Forestal Mao, uno de los últimos y más importantes bosques en Kenya, han recurrido al bambú para ganarse la vida, en lugar de talar los bosques.

El Bam Craft project, administrado por las Naciones Unidas, el Instituto de Investigación Forestal de Kenya y apoyados por Japón son los responsables de iniciar una transformación económica que beneficiará tanto a los trabajadores como a la ecología. El bambú, dado su rápido crecimiento y las condiciones adversas en las que puede brotar, tiene mayor grado de sustentabilidad y producción que la madera arbolar. Esta planta gigante, sorprendentemente de la familia del pasto, proporciona comida, casa, biogasolina, medicina y filtros de desalinización a quines la cosechan.

Aunque las virtudes del bambú no sean nuevas, el interés en estas sí lo es. El bambú se ha dejado de considerar la “madera de los pobres” para convertirse en el sustituto de madera más prometedor, y con más posibilidades de generar empleos rurales.

Los muchos trabajadores refugiados en Kenya tienen hasta ahora alrededor de cuatro hectáreas de plantación de bambú para construir mesas, sillas, canastas, escobas, collares, platos, pipas o incluso copas de vino.

La organización aun es pequeña pero podría ser la vía para fomentar el trabajo rural y los programas de reforestación en tierras infértiles o baldías, y mostrarle al mundo los muchos usos y ventajas que tiene el bambú.   



Artista transforma las vallas de publicidad en oasis de bambú

El paisaje citadino es en su mayoría heterogéneo, pero el abundante despliegue publicitario puede resultar abrumador. La solución puede estar en transformarlos jardines flotantes

El paisaje citadino es en su mayoría heterogéneo, pero el abundante despliegue publicitario puede resultar abrumador. La solución puede estar en transformarlos jardines flotantes.

La mayoría de los anuncios publicitarios aportan poco al paisaje citadino, y generalmente pueden asociarse más a cualidades como la contaminación visual y una extraña sensación de saturación. ¿Pero qué pasaría si los utilizáramos de manera distinta?

El artista Stephen Glassman pretende transformar ese monótono ingrediente urbano en algo más orgánico, más sustentable y verde. Es decir, algo más parecido a un paisaje natural y más alejado del panorama de concreto que acostumbra ver en la ciudad de Los Ángeles.

Fuera del glamour que nos ofrece Hollywood, L.A. es una gran ciudad con dos de los rasgos metropolitanos más comunes: embotellamientos y altos niveles de contaminación. Por lo tanto, la propuesta de Urban Air es una bocanada de aire fresco, literalmente, para la ciudad.

El proyecto consiste en transformar el acero y el hierro de los anuncios publicitarios en una infraestructura de bambú, capaz de combatir al calentamiento global y de proveer un sumidero de dióxido de carbono para las grandes, medianas y pequeñas urbes.

Glassman se asoció con la compañía de anuncios publicitarios Summit Media y, junto con la firma de ingeniería Arup, recaudaron 100 mil dólares vía Kickstarter para llevar a cabo el cambio de los anuncios tradicionales a los nuevos oasis de bambú, que incluiría una sofisticada estructura de irrigación y un sensor capaz de monitorear las condiciones ambientales de la ciudad.

Esta iniciativa puede resultar en un posible cambio de paradigma en la manera de generar publicidad y repercutir así, de manera positiva, en un desarrollo urbano más saludable dentro de un futuro compartido.

 

jardin colgante sobre una autopista 3

jardin colgante sobre una autopista 2