Este documental recopila los ritos mortuorios ecológicos que cada vez son más populares (VIDEO)

Morir sin dejar un una huella ecológica, empieza a ser una tendencia entre algunas personas preocupadas por el ecosistema

Tradicionalmente la muerte se celebra, ya sea con tristeza o alegría, de manera fastuosa, como si escatimar en el rito mortuorio fuera traicionar el recuerdo del difunto. Esta tradición tiene consecuencias significativas en lo que se refiere a la conservación del medio ambiente, particularmente en los bosques en los que suelen ubicarse los cementerios.

Ante el boom de la cultura verde, “eco-todo”, era de esperarse que surgiera un movimiento de funerales ecológicos, liderado por el Green Burial Council.  Este movimiento sostiene que actualmente nuestra cultura funeraria trata de impedir a toda costa el proceso de descomposición; en cambio, hacer este proceso lo más natural y armónico posible ayudando a la regeneración de la vida es una opción más congruente con una ética de la naturaleza. Para algunos la muerte está inscrita en una tradición religiosa que requiere una serie de ritos para llevar a buen puerto; pero para otros más dentro de una espiritualidad secular, y enteramente terrestre, existe un deseo de que el último acto no contribuya a contaminar el ecosistema, sino que pueda ser una semilla de sanación, de disolvencia en equilibrio con la matriz telúrica

Las personas que deciden entregarse a una muerte verde protagonizan un nuevo documental, “A Will for the Woods”, que narra los pormenores de su enfermedad y la transformación espiritual que en ocasiones ocurre en el proceso. Especialmente en ese último recogimiento en el seno del bosque, con una huella de carbono limpia (¿símbolo acaso del karma?). “A Will for the Woods”, también ofrece una serie de alternativas para realizar un funeral ecológico, sin que esto signifique un gasto económico superlativo.

Funerales ecológicos, ¿solamente una nueva manifestación de la moda eco-chic o una muestra de conciencia más allá de la muerte?

 

 

También en Ecoosfera:  ¿Quieres convertirte en un árbol después de morir? Ahora es posible

A Will for the Woods – Official Trailer from A Will for the Woods on Vimeo.

Poetree: la urna fúnebre que te permite plantar un árbol en las cenizas

 



Indumentaria hecha con hongos para avanzar hacia la muerte de manera ecológica

La controversial pieza de Jae Rhim Lee propone una alternativa ecológica a los funerales convencionales.

Más allá de la poética que rodea el acto de morir y, ser absorbido por la naturaleza, nuestros cuerpos son, al fin y al cabo, desechos que se disuelven en el planeta y le contaminan. 

Aunque nuestros restos implican, de alguna forma, la regeneración de la vida, estamos hablando de que, cuando un cuerpo muere, arroja desechos altamente tóxicos, pues está cargado de sustancias químicas que dañan al suelo, al agua y al aire. Es en este sentido que la artista Jae Rhim nos recuerda que la muerte también es una responsabilidad ambiental.

Evidentemente es difícil hablar de la muerte –de deshabitar nuestro espacio– y al mismo tiempo pensar en un impacto ecológico. Sin embargo, a Jae Rhim Lee le parece que es responsabilidad de cada uno de nosotros trabajar activamente sobre nuestra propia muerte. Y de esta manera nos propone un prototipo de indumentaria fascinante, un traje ecológico para vestir durante nuestro viaje a la muerte.

arte-ecologico-funeral-jae-rhim-lee-infinity-burial-suit

La controversial pieza de Jae Rhim Lee propone una alternativa ecológica a los funerales convencionales. Su pieza se construye combinando arte, teoría cultural, diseño y ciencia. Se trata de un traje –el “Infinity Burial Suit”– que permite la pronta descomposición orgánica del cuerpo humano, a partir del uso de hongos y champiñones “entrenados” para generar el proceso de putrefacción. Estos hongos han sido especialmente criados para descomponer el cuerpo del dueño del traje. Esta persona, previamente, los habrá alimentado en vida con sus uñas, cabello y piel muerta. Las toxinas que están en el cuerpo (como el Bisefenol-A o BPA) son procesadas por los hongos y champiñones, “limpiando” la materia orgánica y “alimentando” la tierra.

Recuerda activar los subtítulos en español para el video.

 

Pensemos que la pieza de Jae Rhim contempla que hay que ser compasivo con uno mismo. Hablar de la muerte y trabajarla como parte del día a día no puede ser un proceso sencillo. Por otro lado, podemos encontrar formas de hacerlo más ligero, si nos permitimos aceptarla, poco a poco, como parte del proceso de la vida. Y en efecto, vale la pena trabajar activamente en que nuestros desechos se conviertan en una carga positiva para la Tierra, aunque sea difícil concebirnos como “desechos orgánicos”.

jae-rhim-lee-arte-ecologico-funerales-alternativos-verdes



¿Qué pensarías de convertirte en composta cuando mueras?

Este nuevo proyecto propone construir edificios donde los cuerpos puedan ser convertidos en composta para alimentar plantíos y jardines comunitarios dentro de la ciudad donde se encuentren.

Tan solo en Estados Unidos, cada año se usan más de 90 mil toneladas de acero y más de un millón y medio de hectáreas de árboles para construir ataúdes, y se usan más de 750 mil galones de formaldehido para embalsamar, así que los cuerpos no se pueden descomponer naturalmente. La cremación también requiere una dosis enorme de combustibles fósiles. En pocas palabras, la muerte es natural pero el entierro moderno no lo es.

Si lo pensamos, es bastante ridículo que incluso después de muertos sigamos dejando nuestra huella de carbón en el planeta. Por ello, la diseñadora Katrina Spade inventó un proyecto llamado Urban Death Project.

Spade lleva tiempo trabajando en una alternativa más orgánica para la muerte. No solo en cuanto a problemas ambientales, sino también considera el problema del espacio en los cementerios, que toman muchísimas hectáreas de tierra y cada vez se expanden más. La diseñadora quería encontrar una alternativa que permitiera que las personas fueran enterradas en las ciudades.

3034424-inline-i-3-burial-isnt-green-so-this-design-turns-you-into-compost-when-you-die

El diseño utiliza composta para convertir a los cuerpos en material nutritivo para la tierra para granjas o plantíos cercanos o jardines comunitarios. Así, las personas literalmente se vuelven parte de la ciudad que alguna vez amaron.

Spade visualiza un edificio de cuatro pisos que pueda construirse en barrios alrededor de una ciudad, que sirvan para generar composta y como un lugar para rituales donde los familiares y seres queridos puedan acudir y ver a la persona fallecida por última vez. El proceso de composta tomaría alrededor de 30 días.

La diseñadora está consciente de que esto no será atractivo para todos, especialmente para aquellos muy religiosos o tradicionales, sin embrago, será una opción ecológica para aquellos que vean la muerte como parte de la naturaleza, como un evento que está diseñado por la naturaleza para regresar a la naturaleza y alimentarla.

El sugestivo lema del proyecto lo resume bien: “Solo vives dos veces”.

 

También en Ecoosfera: Poetree: la urna fúnebre que te permite plantar un árbol en las cenizas