En qué alimentos encuentras el magnesio y cómo te beneficia (Infográfico)

Estas semillas son una fuente rica de este crucial elemento.

El magnesio se encuentra tanto en la naturaleza, en forma de metal o sales, como en los alimentos. Es esencial en la función de la vida y en tu organismo. 

Algunos de los síntomas más importantes cuando le hace falta magnesioa tu cuerpo es demasiada excitabilidad, debilidad muscular, somnolencia, irritabilidad, fatiga, entre otros.

Para tu cuerpo algunas de los beneficios del magnesio, y sus esenciales efectos son: fortalece los huesos y dientes, mejora el aparato circulatorio, combate la depresión, y mejora tu sistema digestivo. 

Te presentamos este práctico infográfico que te ayudará, con suerte, a memorizar algunas semillas donde se encuentra el magnesio que debes consumir constantemente. 

Tal y como aparecen de izquierda a derecha en el infográfico los productos son: almendras, castaña de cajú, pasa, nueces de brasil, pepitas, semillas de sésamo, semillas de girasol y semilla de lino.

af9b6367ea02b2afdb91201d02a778c1



Las vitaminas que estás tomando no te ayudan en nada

No hay diferencia en la salud de quienes toman vitaminas y quienes no las toman, concluye un estudio reciente.

El delicado equilibrio entre lo que comemos y lo que somos puede entenderse mejor si pensamos en las vitaminas, cuya raíz etimológica incluye el sustantivo vida. Realmente es sólo a partir de estos compuestos llamados vitaminas que podemos sobrevivir. Estos compuestos se encuentran en la naturaleza: en todo aquello de lo que nos alimentamos, e incluso en el sol, que nos proporciona vitamina D.

Por eso es inevitable preguntarnos si los suplementos vitamínicos son realmente necesarios, en tanto que dichos compuestos ya están en la naturaleza. Y más aún, si realmente funcionan, pues son millones de personas las que cada día confían su salud a estos productos, lo cual no es poco.

vitaminas-no-funcionan-suplementos-vitaminicos

Según un estudio llevado a cabo entre el 2012 y el 2017, y publicado recientemente en Science Daily, los suplementos vitamínicos más consumidos –de vitamina C, D, calcio y multivitamínicos– no hacen nada para prevenir las enfermedades contemporáneas más comunes, incluyendo las mortales, como ataques al corazón y enfermedades cardiovasculares.

Según aseguró el director del estudio, David Jenkins:

Estamos sorprendidos de haber encontrado tan pocos efectos positivos en los suplementos vitamínicos más comunes que consume la gente.

Las únicas vitaminas en suplemento que demostraron tener algún beneficio fueron el ácido fólico y la vitamina B, que redujeron incluso el riesgo de enfermedades cardiovasculares y los niveles de colesterol durante el tiempo que duró el estudio, para el cual se hicieron regulares chequeos en la salud de los participantes.

Estudios como este –que se han hecho ya en otras ocasiones, por ejemplo, específicamente sobre la eficacia de los multivitamínicos– son muy importantes, pues actualmente la nutrición es una discusión global y no cabe duda de que como sociedad tenemos grandes retos por delante en dicha materia. Porque en el mundo, más de 800 millones de personas sufren fuertes carencias alimenticias, lo que se traduce en una deficiencia vitamínica, que incluso puede afectar silenciosamente a quienes creemos estar bien alimentados.

vitaminas-no-funcionan-suplementos-vitaminicos

Así que sin duda es importante saber si los suplementos alimenticios funcionan, o si, por el contrario, debemos cambiar nuestros paradigmas sobre la alimentación y cómo la comida se distribuye mundialmente.

Muy probablemente tengamos que entablar nuevos diálogos con lo que comemos: reaprender a nutrirnos y optar por alimentos libres de químicos, de preferencia orgánicos o autocultivados, que formen parte de una dieta equilibrada. Pues, a fin de cuentas, los suplementos alimenticios no comenzaron a existir sino hasta hace poco más de 2 siglos… ¿Será que los necesitamos tanto? ¿O son más una necesidad de la industria farmacéutica que de nuestro cuerpo?

Funcionen o no, deberíamos saber en qué alimentos están las vitaminas que necesitamos y cuáles son sus funciones, en lugar de confiar en la clásica pildora mágica de las historias fantásticas –y a veces distópicas– de la ciencia ficción.



¿Tienes mucha ansiedad? quizá este mineral te está haciendo falta

Muchas personas se han sorprendido al encontrar que sus conflictos de ansiedad son más tratables de lo que esperaban.

Hoy la celeridad de la vida ha hecho que estemos más concentrados en el trabajo y otras exigencias del sistema capitalista que en nuestras dietas. Pero como milenariamente se conoce, la salud comienza con tus alimentos.

En tiempos ancestrales los antepasados tenían acceso a una alimentación más natural y sana; y de algún modo, el estrés de la vida actual ha hecho que millones de personas caigan en enfermedades anteriormente no tan comunes como la depresión.

La Dr. Emily Deans, experta en la relación ente psicología y nutrición apunta a que quizá, si tienes mucha ansiedad, tengas una deficiencia de magnesio. Este mineral es esencial no solo para el buen desarrollo y crecimiento celular y la apropiada función de los músculos y tu sistema nervioso, también está encargado de mantener los óptimos niveles de serotonina en tu cerebro.

La deficiencia de serotonina, causa depresión y ansiedad, y se convierte en un círculo vicioso, porque cuando tienes estrés, tu organismo consume más magnesio. Así, si te está haciendo falta este último, es también mayormente consumido.

¿ Cómo saber si te está haciendo falta magnesio?

Generalmente los test se hacen vía sanguínea, pero la mayor parte de tu magnesio no se encuentra en tu sangre, lo que hace poco eficiente esta prueba. Por ello, es necesario que ubiques si tienes los siguientes síntomas:

Insomnio

Irritabilidad

Calambres o espasmos musculares

Depresión

Ansiedad

Ritmo cardíaco irregular

Desbalances hormonales

Es importante que comas los alimentos que más tienen magnesio y que son los siguientes, pero en caso de sufrir los síntomas anteriores, y de ser diagnosticado con déficit de este mineral, que asimismo tomes suplementos de este.

Nueces y semillas: de girasol, almendras, anacardos, nueces de brasil, semillas de calabaza.

Sandía

Mariscos

Pescados

Cereales

Acelgas

Espinacas

Alcachofas

Perejil

Aguacate

Kiwi

Plátano

Cerezas

Papaya

Piña