¡Cuidado! El paracetamol no sólo inhibe el dolor, también el placer

Dado que es benceno, parece normal que el paracetamol inhiba todas las sensaciones corporales

El paracetamol, también conocido como acetaminofeno, es uno de los medicamentos más utilizados en el mundo. Gracias a su compuesto químico como benceno, este fármaco analgésico y antipirético es un poderoso liberador de dolores corporales (como los musculares, menstruales, molares o de osteoporosis), de enfermedades como la gripa y la tos, de la fiebre grave y hasta de las reacciones secundarias de algunas vacunas.

Sin embargo, no olvidemos que se trata de un químico ajeno a nuestra naturaleza humana, por lo que hay ocasiones en que inevitablemente el cuerpo resentirá su presencia. Es decir que, hay altas probabilidades de que seamos víctimas de los efectos secundarios en caso que nuestra estructura sea más sensible de lo esperado. Como por ejemplo, enrojecimiento de la piel, descamación, ampollas, salpullido, urticaria, picazón, hinchazón en el rostro, garganta, lengua, labios, ojos, manos, pies, tobillos o piernas, ronquera o dificultad para respirar o pasar saliva; inclusive, se asoció la dosis diaria de este medicamento con enfermedades varias.

Poco se sabía de los efectos secundarios que el paracetamol tiene sobre las dimensiones emocionales de la persona que lo consume regularmente… Hasta que un grupo de investigadores del grupo Consumer Healthcare Products Association (CHPA) en EE.UU., descubrió que el paracetamol disminuye no sólo las sensaciones dolorosas, también las placenteras.

Geoffrey Durso, líder de la investigación y estudiante de doctorado en Psicología social en The Ohio State University, explica que el paracetamol tiene un efecto en el dolor psicológico y en las emociones positivas.

tumblr_li7qe2H5Xm1qfg891o1_1280

El proyecto se llevó a cabo al reunir 82 estudiantes universitarios, de los cuales la mitad tomaron 1 000 miligramos de paracetamol y la otra mitad un placebo físicamente idéntico. Tras 60 minutos, los estudiantes observaron 40 fotografías que incitaron a la respuesta emocional que variaban desde un espectro abismal, escenas neutrales hasta imágenes placenteras. Los resultados demostraron que los estudiantes que se encontraban bajo los efectos del paracetamol tuvieron un menor ranking de emociones que los del placebo. Es decir que el paracetamol disminuía la percepción positiva y negativa de las fotografías: se trataba de un estado de anhedonia. Durso complementa que: “[l]as personas con paracetamol no tienen los mismos niveles altos y bajos como las personas que toman placebos u otros medicamentos.”

Dado que es benceno, parece normal que el paracetamol inhiba todas las sensaciones corporales; sin embargo, y por la misma razón, es indispensable marcar un límite en su consumo cotidiano. Y para marcar los límites, necesitas información al respecto; como por ejemplo: el cuerpo de unx niñx no recibe de la misma manera un paracetamol para adultos, ya que la dosis puede ser excesiva y, en consecuencia, perjudicial. Para ello, revisa la cantidad de paracetamol en los empaques de los medicamentos que se van a consumir, y pregunta al pediatra cuáles son las dosis ideales en función a la edad de tu hijx.



Sólo existe una falla con la que tienes que aprender a lidiar, según el zen

Nada más que una falla podría estar provocando que no logres encontrar por dónde fluir.

Hay muchas razones por las cuales nos paralizamos ante la simple idea de fracasar y no poder lidiar con nuestras fallas. La ansiedad nos domina con sólo pensarlo. ¿Y si no se vuelve a presentar la oportunidad? ¿Qué tal que hago el ridículo? ¿Y si decepciono a alguien?

Los pensamientos persisten y se vuelven obsesivos cuando no sabemos cómo lidiar con ellos ni, por tanto, con las fallas. No podemos evitar intentar vislumbrar el futuro ―lo cual no es malo―, pero no lo hacemos de una manera previsora, más intuitiva, sino dando por hecho que sólo nos aguardan equivocaciones. Vamos a fallar, nos aseguramos. Nada volverá a ser igual.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-88

Y entonces fallamos, porque la mente ―e incluso las posturas de nuestro cuerpo― pueden precondicionarnos a ello: liberar hormonas y neurotransmisores cuyo influjo en nuestro comportamiento es realmente poderoso.

¿Por qué no podemos fluir sin las ataduras del fracaso?

El maestro zen más importante de Occidente, Taisen Deshimaru, pensaba que el problema reside en que buscamos la libertad en el lugar equivocad. La libertad es la meta a la que todos aspiramos, pero para el maestro Deshimaru era claro que la ambición y el deseo llevan a los individuos, en la sociedad moderna, a fetichizar la libertad: a confundirla con cuestiones como el éxito personal.

Como es imposible alcanzar la libertad a la que refiere el zen mediante ambiciones materiales, es recurrente que nos encontremos frente al fracaso.

La verdadera libertad está en la mente [… ] Incluso cuando mis proyectos fallaran, incluso si toda mi misión fracasara, todavía tendría mi kolomo (ropaje) y mi cabeza rasurada, y podría dormir a un lado del camino.

Buscar la libertad más allá de la propia psique, la cual nos conecta con los otros y con el cosmos, es lo que nos conduce a un irracional miedo al fracaso. No quiere decir que debamos aislarnos para no fallar, sino que debemos construir lo que somos en el mundo material sobre un sólido trabajo subjetivo. 

Sólo así nos podemos dar cuenta de que la única falla importante que podemos cometer es creer que podemos fallar.

como-lidiar-fallas-asumir-fracaso-filosofia-zen-problemas-5

Porque en realidad fallar es algo tan relativo como el tiempo. Lo que percibimos como una falla tenemos que retomarlo como una oportunidad para reflexionar. Fallar debe servirnos para fortalecer la psique, y como un momento para redireccionar nuestras intenciones.

Ray Bradbury lo sintetizó lucidamente en su libro Zen in the Arts of Writing:

No deberías ver hacia atrás para concebir el trabajo que has hecho como una falla. Fallar es rendirse. Pero estás en el medio de un proceso en movimiento. Nada falla entonces. Todo sigue. El trabajo está hecho. Si es bueno, aprenderás de él. Si es malo, aprenderás aún mas. El trabajo hecho es una lección para ser estudiada. No hay falla a menos que uno se detenga.

Las fallas no existen: son sólo una ilusión que nos sirve de barómetro, que pueden ayudarnos a sobrevivir. Pero que sobre todo tienen que impulsarnos a seguir: a fluir.

*Imágenes: Anna Sudit



Algunos efectos secundarios que debes conocer del Paracetamol

Este analgésico es conocido por sus pocos efectos secundarios pero nuevos estudios sugieren que sí hay motivos para dosificar inteligentemente esta medicina.

El paracetamol es uno de los analgésicos más usados del mundo. Hoy con el estrés de la vida citadina es muy común, sobre todo, sentir dolor de cabeza; por ello nos suele parecer sencillo tomar una pastilla que nos de efectos rápidos y contundentes para continuar con nuestro frenético estilo de vida. 

Y aunque tanto las aspirinas como el ibuprofeno son un gran alivio que pareciera inofensivo (pues durante años se ha considerado que sus efectos secundarios son mínimos), en realidad el paracetamol (contenido en pastillas como el Atamel o Tempra) no ha sido estudiado a fondo, y estudios recientes actuales sugieren una serie de consecuencias no muy desdeñables. 

Una reciente investigación publicada por la revista Annals of the Rheumatic Diseases del BMJ (British Medical Journal) revela cómo el paracetamol puede tener efectos secundarios, tras un consumo prologado, como infarto, sangrado gastrointestinal y daño a los riñones. Los investigadores aclaran que el daño posible es bajo, sin embargo, los consumidores tienen derecho a conocer de estos posibles efectos. 

Para la investigación se hicieron 8 distintos estudios en países como Dinamarca, Reino Unido, Suecia y Estados Unidos,  que arrojaron resultados disímiles. Sin embargo, en todos se presentaron efectos secundarios de consideración. La población analizada fue seguida en el estudio hasta por 20 años, lo que hace a esta investigación aún más interesante: el total de las personas supervisadas llegó hasta 381 mil participantes, así, se trató de una investigación muy ambiciosa. 

Al menos cuatro de los 8 estudios concluyeron que el ibuprofeno puede también causar efectos cardiovasculares. Como todo en la vida, la falta de equilibrio sería el problema de que las personas sufrieran estos efectos. Así, la automedicación y el abuso de esta y cualquier medicina debe evitarse.

También en Ecoosfera: