Buscan explotar una nueva mina a cielo abierto en Baja California; advierte ONG

El proyecto “Los Cardones” estaría ubicado en las inmediaciones de una Reserva de la Biósfera y atenta contra el medio ambiente y el derecho al agua.

En México, sobre todo el último año, después del terrible accidente en el Río Sonora, por el derrame de hasta 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico vertidos por una mina de Grupo México, se han destapado los monumentales privilegios de estas empresas (sobre todo en materia de impuestos, y la poca responsabilidad legal que enfrentan cuando ensucian el medio ambiente). 

En México, además, la historia de la explotación minera ha involucrado el desplazamiento de miles de indígenas y campesinos que son excluidos de los beneficios de sus propias tierras y a cambio reciben la contaminación de sus aguas. 

En el terreno de la minería, la que se hace a cielo abierto es la más contaminante de todas. Esta vez se trata de Zapal (empresa propiedad de Ricardo Salinas Pliego) y que, asociada a Grupo México (responsable de la reciente contaminación del Río Sonora), busca la apertura de una mina de oro a cielo abierto ahora en las inmediaciones de la Reserva de la Biósfera Sierra La Laguna, en la zona de La Paz, cerca de Los Cabos. 

La cercanía a la Reserva pone en peligro no solo el ecosistema circundante, sino también el agua potable de una zona donde la lluvia es muy escasa. Cientos de ciudadanos, incluyendo a la organización social Agua Vale más que Oro A.C., se han movilizado para generar presión e impedir la explotación de esta mina. 

Hasta ahora su demanda más importante es la cancelación de las concesiones de esta mina y el impedimento del cambio de uso de suelos que harían posible la explotación. Están haciendo un llamado a la sociedad para que, de una vez, tanto la Semarnat como el gobierno estatal, paren este atropello que continúa con una lógica de explotación de la naturaleza por sobre los derechos ambientales y sociales. 

Si te resuena la causa, puedes unirte a la lucha en contra de este proyecto minero llamado “Los Cardones”, puedes tuitear o mencionar en Facebook a la Semarnat y a la Profepa pronunciándote en contra, utilizando el hashtag #AguaValeMásQueOro y denunciando las obscenas implicaciones ambientales de este proyecto.



Mancha de residuos fecales podría afectar biodiversidad en Los Cabos

Si bien en una primera instancia trataron de encubrir el hecho señalando que se trataba tan sólo de “un líquido derramado por alguna embarcación”, las muestras recabadas comprobaron que eran realmente residuos fecales.

 

Cerca del municipio de Los Cabos, en Baja California Sur, se comenzó a reportar la presencia de una creciente mancha café que parecía simple agua sucia. Sin embargo, tras solicitar –y demandar– la investigación de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios –Coepris–, se confirmó la presencia de desechos fecales. 

Si bien en una primera instancia trataron de encubrir el hecho señalando que se trataba tan sólo de “un líquido derramado por alguna embarcación”, las muestras recabadas comprobaron que eran realmente residuos fecales. Frente a esto, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente –Profepa– y la Marina se encuentran haciendo uso de sus recursos para disolver la mancha que está afectando al ecosistema marino de la región, mientras tanto las autoridades han empezado a realizar averiguaciones sobre los responsables de la gran mancha y sus consecuencias en el medio ambiente. 

La mancha de color café, actualmente con una capa blanca, amarillenta y espumosa, muestra un proceso de decomposición orgánica, lo cual contiene coliformes fecales que pueden estar afectando a la biodiversidad marítima de la zona. Se cree que la mancha, que va desde la entrada de la marina de Cabo San Lucas hasta Migriño, se originó cuando algún barco descargó ahí sus desechos. Se ha considerado un hecho ilegal. 



Campesinos se manifiestan contra minera canadiense en Mazapil, Zacatecas

En tan sólo cinco años, la minera Peñasquito ha agotado los manantiales del ejido Cedros y Cerro Gordo.

En el estado de Zacatecas, en el municipio de Mazapil, decenas de campesinos han protestado frente a la contaminación derivada de la mina de oro a cielo abierto Peñasquito. Esta mina, de la empresa canadiense Goldcorp– se encuentra a 315 km al noroeste de la capital, provocando un impacto negativo sobre los mantos freáticos debido a elementos químicos como el selenio. 

Los efectos de la actividad minera resulta en gases contaminantes, los cuales se transforman en lluvia ácida –agua cargada de ácidos fuertes como el sulfúrico–  y ésta, a su vez, produce un efecto devastador sobre la vegetación, suelo, aguas continentales, muerte de peces y otras especies animales. En especial, en la alcalinidad del suelo, provocando una acidificación que degrada y oxida la materia orgánica que contiene –reduciendo considerablemente su productividad agronómica y forestal–. En palabras de la Universidad de Castilla-La Mancha –UCLM–: “Además, puede producir tanto la movilización de algunos componentes a través de la formación de sales solubles, como la inmovilización agronómica de otros, que pueden pasar a formar compuestos insolubles, no biodisponibles.

Frente a ello, el 1 de octubre construirán el Frente Común de Afectados por la Minera Peñasquito. En ellas participarán campesinos de 20 comunidades aledañas a la mina, así como el Frente Popular de Lucha de Zacatecas –FPLZ–, cuyo vocero, Felipe Pinedo Hernández, informó que la manifestación tendrá lugar en las instalaciones de la mina con el fin de hacer saber a los directivos que no se piensa seguir aceptando su actividad pues representa grandes riesgos a la salud y privación del derecho al agua. Hasta la fecha, la contaminación ha provocado en niños daños en la piel, embarazos de alto riesgo y una incidencia prominente de ceguera: “Arroja desechos mineros que contienen metales pesados y químicos tóxicos como plomo, selenio, arsénico, cadmio y cianuro, que ya han ocasionado enfermedades de la piel entre la población, sobre todo en niños, además de que se han registrado 27 embarazos de alto riesgo.

goldcorp

Pinedo Hernández además explica que Goldcorp no sólo ha afectado el flujo acuífero y la salud de los habitantes, también la actividad agrícola en los ejidos de Cedros, El Vergel, Cerro Gordo, Las Palmas, Matamoros, Ciénega y Tecolotes. Incluso afirma que estos sitios no han obtenido beneficio alguno de la minera aunque han tenido que dejar de dar uso a sus tierras. De modo que la minera no ha cumplido con el convenio que la misma firmó con los campesinos, en los cuales destacaba la perforación de pozos de agua para consumo humano, indemnización por uso de tierras y empleos directos e indirectos para los habitantes de la zona. 

En tan sólo cinco años, la minera Peñasquito ha agotado los manantiales del ejido Cedros y Cerro Gordo, afectando también las actividades agropecuarias ya que se quedaron en abandono. 

Ahora, la empresaGoldcorp se niega a cumplir con los compromisos firmados, quienes al principio recibieron 22 millones de pesos por la renta de sus tierras a la minera por un periodo de 30 años. Ellos, los campesinos, expresaron: “Aceptamos el convenio porque sólo en las películas habíamos escuchado de una cantidad tan enorme –22 millones de pesos–, y porque nos prometieron hospitales, universidades, becas para nuestros hijos, caminos y empleos. Hoy vemos que el dinero que recibimos lo gastamos en llevar a nuestros hijos, padres o esposas a los hospitales porque con frecuencia están enfermos de las vías respiratorias, de conjuntivitis, entre otras.”

Más en Ecoosfera

¡No más contaminación minera! Apoyemos a esta comunidad indígena en Oaxaca

Mira cómo las mineras se llevan todas las ganancias en México (Infográfico)

Mujeres mineras de Latinoamérica: activas defensoras de la vida de sus comunidades