Matemática divina: la secuencia de Fibonacci en la naturaleza (FOTOS)

En muchos de los diseños de las flores se esconden los conceptos matemáticos más apasionantes, como la secuencia de Fibonacci.

El origen de las matemáticas se encuentra en la naturaleza. Fue gracias a la observación del entorno que se desarrolló dicha ciencia. Y aunque a veces podamos olvidar esta relación frecuentemente la naturaleza misma se encarga de recordárnosla.

Esta vez son las flores quienes nos hacen ver la perfección matemática que, como una corriente subterránea y secreta, se esconde en muchos de sus diseños: patrones que se corresponden con uno de los conceptos matemáticos más apasionantes, la secuencia de Fibonacci.

Leonardo de Pisa descubrió en el siglo XIII esta secuencia numérica que inicia en 0 y 1 y a partir de entonces cada número resulta de la suma de los dos anteriores. Desde entonces la serie de Fibonacci se ha utilizado en música, arquitectura, pintura y otras artes, imitando el armónico efecto que se manifiesta en diseños naturales como caracolas, galaxias y, en este caso, flores.

“La naturaleza ama ocultarse”, decía Heráclito, y presenciar el ombligo geométrico de las flores nos sugiere que las matemáticas, en un afán fractal, se ocultan en la naturaleza misma.

 

 

 



¿Las matemáticas son el lenguaje de la naturaleza?

Las matemáticas pueden explicar fenómenos naturales y seres vivos, pero ¿son el lenguaje de la naturaleza?

En la naturaleza es común encontrar patrones matemáticos fascinantes. Las formas de algunas plantas, animales y entornos nos hacen preguntarnos si es posible que los propios organismos se diseñen de esta manera o si acaso hay una mente maestra detrás de su estructura. Y es que, desde cierta perspectiva, resulta increíble que el universo aparentemente caótico se organice con tanta precisión. Incluso, Albert Einstein preguntó alguna vez: “¿Cómo es posible que las matemáticas, producto del pensamiento humano, independiente de la experiencia, se ajusten excelentemente a los objetos de la realidad?”.

Para muchos las matemáticas son el lenguaje no sólo de la naturaleza, sino del universo. Sin embargo, es difícil afirmar esto sin provocar polémicas y dudas existenciales muy grandes, que ni siquiera la ciencia puede contestar aún. Pero no por ello dejaremos de pensar sobre la pregunta de Einstein y tratar de, por lo menos con nuevas preguntas, reflexionar más allá de lo aparente.

 

La utilidad de los fractales

Los fractales son objetos geométricos que mantienen la misma estructura básica en diferentes niveles. De esta manera, forman un patrón que hace que su desarrollo se mantenga regular. Algunos no nos parecen tan claros porque a primera vista son desordenados, pero están ahí. Las raíces de los árboles son un ejemplo de esto, pues crecen con la misma estructura, aunque no de la misma manera. Otros patrones son mucho más evidentes, como los encontrados en los copos de nieve.

Pero, ¿por qué hay fractales y patrones matemáticos en la naturaleza? En las primeras hojas de su libro Mathematics in Nature, John A. Adam propone algunas pistas exploradas por diversos matemáticos a lo largo de la historia.

Tiene sentido pensar que, si las condiciones del espacio son relativamente estables, obligan a las cosas a comportarse de forma estable también. A veces lentamente y a veces muy rápido, el universo está cambiandonuestro planeta está cambiando también. Una prueba irrefutable de ello es la extinción de algunas especies de animales y plantas. Esto quiere decir que, para sobrevivir, los seres vivos se mantienen parecidos a sí mismos (como los fractales), en respuesta al entorno que habitan. Si este entorno cambiara drásticamente, es muy probable que dichos seres desaparezcan (dicho sea de paso, los seres humanos hemos modificado radicalmente el entorno que compartimos con otros seres vivos, y esto se ha visto reflejado en secuelas tan graves como el cambio climático).

 

La naturaleza economiza energía

Peter S. Stevens, autor de Patterns in Nature, explica que la forma en que se estructura la naturaleza responde a los límites impuestos por el espacio tridimensional que habitamos y a la relación entre el tamaño de las cosas y su funcionalidad. Esta idea podría estar ligada con una de Pat Murphy, que afirma que en la naturaleza los patrones responden a la necesidad de economizar energía y hacer su uso mucho más eficiente. Si una forma funciona para hacer sobrevivir a un organismo, se replica en múltiples niveles.

 

Quien define los patrones, diseña el universo

Las matemáticas pueden describir fenómenos de nuestro mundo, pero no podemos confirmar que éstos ocurran porque el universo está diseñado matemáticamente. Tal vez, las matemáticas son sólo una forma de visibilizar el resultado de las relaciones entre las partes de este gran todo que es el universo. Esa forma de organizar el mundo podría ser resultado del mismo ímpetu que lleva a los otros seres vivos a comportarse como lo hacen: la necesidad de sobrevivir. ¿Sería arriesgado pensar que la mente detrás del diseño matemático del universo sea la propia?



¿Son estas las flores más exóticas del mundo?

Coloridas, magníficas y de formas geométricas inesperadas, ocupan un lugar especial en la natura.

 

No es una casualidad que la cúspide de la belleza en las plantas, la flores, tenga una función reproductora. Aquí se generan las semillas; con sus formas y colores atraen a los polarizadores que culminan este proceso.

Así, su función es atraer;  como pequeños regalos del paisaje. Cuando se observa una flor es casi imposible no pensar en una perfección divina a nuestro alcance. Las flores, en innumerables historias personales, son parte de capítulos importantes. 

El sitio labioguia ha hecho un recuento de las flores más extrañas, tan raras como hermosas.

Candy Cane:

Sus pétalos tienen forma de embudo y están formadas por 5 pétalos.  Su origen es sudafricano y se les llama así pues por sus rallas rojo con blanco (no muy comunes en la naturaleza) se asemejan a los clásicos dulces navideños. Su máxima curiosidad estriba en que cuando el sol las abre completamente degradan sus líneas rojas hasta convertirse en blancas, luego con el frío retoman sus líneas rojas.

560569aa4f37d

2. Hakea Laurina

Además de tener un aroma exquisito, un rosa deleitante y una forma de alfilero, esta crece en un arbusto de 6 metros de altura.

56045275bd070

3. Flor Murciélago

De un color púrpura increíble y una forma casi indescriptible, es originaria de las selvas tropicales de Asi,. Sus bigotes la hacen parecer un animal y pueden también cambiar de color para espantar a las moscas.

56045276594de

4. Cypropediun Kentuckiense

Su planta puede llegar a tener hasta 70 m de alto, es una especie de orquídea y tiene una forma de canasta de lo menos común. Originaria de Estados Unidos.

56098c7861c42

5. Jenjibre de la Colmena

Dibuja una de las formas más extrañas; como una colmena, parecida también a una sonaja. Su nombre viene del sánscrito que significa “ en forma de cuerno”.

5604527758642

6. Linterna china

Su flor blanca al ser polinizada se convierte en esta especie de círculo colorido con un farol al centro del que luego vuelven a nacer las previas flores blancas. Su origen es japonés.

56045277e8696

7. Hoya (flor de porcenlana)

Crece de una enredadera. Sus flores forman un círculo asombroso. Es originaria del sur de China.

560452781332a

8. Flor de la Garza Blanca

Es quizá la especie más delicada de todas las existentes. Se trata de una especie de orquídea de Japón con una forma blanca que asemeja a una garza en vuelo de lo más elegante.

5604527885c5d

9.Flor de Jade

Parecida a un platanar colgante de un asombroso color azul turquesa.

56045278ea8a0

10.Passiflora

Pareciera su base un textil étnico. Oriunda de las zonas tropicales de América, es comúnmente usada por sus propiedades relajantes.

560452793fe51