Estos son ejemplos de Coca-Cola violentando el derecho a la salud en México

En la historia reciente del país hay capítulos evidentes de las artimañas de la empresa pese a la salud pública.

La obesidad en México está desbordada, al menos el 73% de los adultos y 35% de los niños la tienen, lo que representa el 52% de la población. Esta condición viene de décadas de bombardeo mediático, la poca cultura de sanidad de la población, la gran disponibilidad de los alimentos chatarra, aunado a los pocos ingresos de la población.

En este escenario, la empresa Coca-Cola ha tenido un rol crucial. México es el mayor consumidor de refresco y las estrategias publicitarias de la marca incluso han llegado a enfermar a las comunidades indígenas de lugares milenarios. 

Aunque la industria argumente que la responsabilidad de consumo recae en las personas  y no en los consorcios, existen claros indicios de la intervención de las empresas chatarras para mantener sus ganancias pese a la salud colectiva. 

Algunos claros capítulos recientes de Coca-Cola en México en contra de la salud colectiva son los siguientes: 

  • Desde que se promovió la ley que prohibe la venta de comida con alto contenido de azúcares simples, harinas refinadas, grasas o sodio al interior de las escuelas preescolar, primaria, secundaria y media superior, Coca-Cola ha sido uno de los férreos oponentes.
  • A través de su embotelladora Corporación del Fuerte ha promovido un amparo para tumbar la ley anterior, aunque solo logró que fuera derogada en el rubro de la educación media superior. 
  • Por medio de el Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo (ConMéxico) se ha opuesto incluso a recomendaciones anti obesidad antes de las leyes anteriores.
  • Según el activista Alejandro Calvillo, la representación en México de Coca-Cola ha sido también uno de los principales promotores del etiquetado actual de los productos chatarra en México, el cual dijo “nadie entiende”, y que lleva al consumo de grandes cantidades de azúcar. “Coca Cola ha logrado frenar, junto con otras empresas, un etiquetado realmente orientador, e imponer un etiquetado que nadie entiende”.
  • Ingresaron amparos en contra de los impuestos nuevos a comida chatarra, aunque en este caso perdieron. 
  • Han incrementado estrategias de publicidad como nunca antes, como la impresión de nombres propios en las latas, la estrategia comercial más exitosa en muchos años […] además de la estrategia de meter presentaciones de dos litros y medio, de tres litros, a precios muy baratos, e incluso poniendo el [refresco] Sidral más barato que el agua simple, resultaba más barato comprar el refresco que comprar el agua”, afirmó Calvillo, para el sitio Sinembargo.
  • Han estado impidiendo cualquier legislación que endurezca las medidas contra la obesidad. Hace unos días, en solo un día, los legisladores desecharon 5 iniciativas por la presión de ConMéxico y Concamin


CocaCola y Pepsi sobornaron organizaciones médicas para limpiar su reputación

Los patrocinios se hicieron de manera previa a la publicación de estudios que demostraban la relación del consumo de bebidas azucaradas y enfermedades como diabetes y obesidad.

Durante los primeros diez minutos de haber bebido un sorbo de Coca-Cola, el cuerpo recibió 10 cucharadas soperas de azúcar –más del 100 por ciento de lo que se requiere en un sólo día–. Si bien no vomitas el exceso de dulce, el cuerpo libera grandes cantidades de ácido fosfórico para contrarrestar un sabor de ese tamaño. ¿Qué pasaría realmente si bebes una botella completa, de 600ml, de una Coca-Cola? 

De acuerdo con un estudio realizado entre 2011 y 2015 por la Universidad de Boston, y publicado en American Journal of Preventive Medicine, CocaCola y Pepsi, se han asociado con numerosas enfermedades causadas por exceso de azúcar; como la diabetes y obesidad. Además, han pagado millones de dólares, mediante patrocinios, para minimizar el impacto de estudios que los perjudican. Es decir, se han encargado de silenciar posibles estudios que comprueben los efectos nocivos de sus productos en la población. 

 Según los investigadores de la Universidad de Boston, el 97 por ciento de los patrocinios se hicieron de manera previa a la publicación de estudios que demostraban la relación del consumo de bebidas azucaradas y enfermedades como diabetes y obesidad. Entre las organizaciones financiadas por Coca-Cola se encuentran: la Asociación de Diabetes de Estados Unidos, la Fundación de Investigación de la Diabetes Juvenil, la Sociedad Americana de Cáncer, la Cruz Roja y el Centro de Control de Enfermedades, entre otras. 
 
soda-coke-vs-pepsi-paul-ward
 
Un ejemplo claro que confirma el estudio es la ONG, Save The Children, la cual promovió activamente un nuevo impuesto sobre el azúcar hasta 2010, año en el cual dejó de hacerlo pues, en 2009, recibió un donativo de 5 millones de dólares por parte de Coca-Cola y PepsiCo. 
 
Incluso, el diario español El País realizó un estudio en 2013 en el que alertó “sobre un sesgo que provocaban los patrocinios de Coca-Cola o Pepsi en la investigación sobre los efectos de sus bebidas.” Es decir que 83 de 96 organizaciones señaladas recibieron dinero de CocaCola, haciendo público el listado de ayudas que brinda, y así cubrir los efectos que tienen sus bebidas sobre enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes e incluso muerte prematura. 
 
Más en Ecoosfera