Confirman que el planeta está más caliente que nunca desde los últimos mil años

La tendencia de los últimos 40 años indica que, con el calentamiento global, las fluctuaciones han variado 0.4ºF (-17.5ºC) por década.

El planeta es víctima de una enfermedad autoinmune llamada calentamiento global, la cual se derivó por un exceso de negligencia en el cuidado de los recursos naturales por parte del humano.  A pesar de la consistencia de los medicamentos preescritos, el planeta está viviendo una época donde el calentamiento global está listo para acelerar a niveles sin precedentes (al menos en 1 000 años).

De acuerdo con un artículo publicado en Nature Climate Change, se realizó un estudio acerca de los rangos de cambios de temperatura en los últimos 40 años. En este mismo se mostró que el Ártico, Norteamérica y Europa serían las primeras regiones en experimentar esta transición de un nuevo clima, creando una necesidad para crear un plan de adaptabilidad.

Steven Smith, el investigador de Pacific Northwest National Laboratory, explica que el mundo está entrando en un nuevo régimen donde la normalidad está cambiando, y es el mismo cambio se está haciendo a niveles antinaturales imposibles de controlar. Existen data histórica que muestra un rango de temperatura fluctuante de 0.2ºF (-17.7º C) por década en los últimos 1 000 años. Sin embargo, la tendencia de los últimos 40 años indica que, con el calentamiento global, las fluctuaciones han variado 0.4ºF (-17.5ºC) por década. Por lo que se considera que para el 2020, los niveles del calentamiento deberían eclipsar los límites históricos en los últimos 1 000 años, e inclusive seguir creciendo. Es decir que, si los gases del efecto invernadero continúan ocurriendo como hasta la fecha, los niveles del calentamiento alcanzarían 0.7ºF (-17.31ºC) por década, y mantenerse en niveles altos hasta 2100.

Michael Mann, director de Penn State’s Earth System Science Center, comenta que:

Con esos cambios de temperatura tan altos, no hay nada que nos acerque realmente al equilibrio. […] Los autores han demostrado que actualmente estamos llegando a zonas desconocidas asociadas con el cambio climático. Los estudios pasados se enfocaban en la naturaleza sin precedentes del calentamiento actual en un contexto del milenio pasado, se prestaba menos atención en el problema crítico de los niveles del calentamiento.

El incremento en las investigaciones ha creado una hipótesis relacionada con la manera en que el océano ha almacenado el calor extra en sus profundidades, llevando al mundo a una desaceleración en el aumento de las temperaturas superficiales a lo largo del mundo. Pero ha aparecido paulatinamente en los vientos del Pacífico, el cual podría remover la tapa que controla el calor (y por lo tanto aumentar el calentamiento). “Lo normal es que continuará habiendo cambios, y es algo que necesitamos tener la expectativa y adaptarnos a ello.”



El #CambioClimático es migración: ONU en la COP24

Sí: el cambio climático y la migración se relacionan más de lo que crees.

Estos últimos días, la COP24, o 24ª Conferencia de las Partes de la Convención sobre el Cambio Climático, ha estado en boca de todos, y no es un asunto menor. ¿De qué va?

Desde el 2 de diciembre, cientos de expertos reunidos en Polonia se han partido la cabeza discutiendo un asunto urgente: hay que frenar el calentamiento global, ahora o nunca. 

Las naciones del mundo tienen ya bastante en qué pensar sólo con esto, pero no es todo. A la par de las negociaciones en Polonia, varios países por la ONU están firmando un tratado en Marrakech que los compromete a encontrar soluciones para la crisis migratoria global. 

Los expertos en cambio climático de hecho han dedicado varias sesiones a tratar el conflicto  migratorio en la COP24, pero a ver, ¿qué tiene que ver una cosa con la otra?

Países inhabitables

La gente se desplaza por muchas razones. Algunos buscan una vida mejor, otros huyen de la violencia y ahora muchos lo harán debido al calentamiento global, según detalló la responsable del área de migración en la COP24: 

El clima cambiante, las inundaciones y las sequías amenazan cada vez más la seguridad y los medios de vida de las personas en muchos lugares del planeta. Esto está llevando a muchas familias a tener que considerar si pueden quedarse donde están o tratar de vivir en otro lugar.

Actualmente se cuentan 258 millones de personas que viven fuera de su país de origen y la cifra sólo aumentará cuando los estragos del cambio climático alcancen su punto máximo.

Pensémoslo así: si una persona se dedica a la agricultura y constantemente es víctima de sequías, ¿qué otra opción le queda más que irse? Ante terremotos destructores y huracanes que arrasan con poblaciones enteras, ¿por qué no buscaríamos otro lugar? 

¿Por qué importa? 

 La movilidad humana no se reserva a unas cuantas fronteras o un par de países. La noticia de la Caravana Migrante no se quedó sólo en México u Honduras, sino que recorrió el mundo. Esto se debe a que el fenómeno migratorio es tan global como el cambio climático.

El planeta está en riesgo, pero también los derechos humanos.

El sufrimiento generalizado de las personas que buscan refugio en otros países es el argumento principal de líderes como Angela Merkel, presidenta de Alemania y Charles Michel, primer ministro de Bélgica.

Merkel incluso llegó a comparar la crisis de la migración con el final de la Segunda Guerra Mundial, evento que desencadenó la creación de la ONU en primer lugar. Aun así, hay varias naciones (como Estados Unidos) que no tienen esa perspectiva. 

Empiezan los retos 

La magnitud global de la migración ha causado temor en algunos países. Estados Unidos continúa en debacle mientras que Australia, Chile, Italia, Polonia, entre otras se han negado a firmar el acuerdo.

En donde algunos ven una crisis de derechos humanos, otros ven un problema de soberanía. ¿Cómo permitir el libre paso de personas por sus fronteras? ¿Y los límites? 

En la COP24 se toma una posición pacífica. La prioridad está en evitar y minimizar el sufrimiento totalmente innecesario del que hablamos. 

Cuando entra el cambio climático a la mezcla los retos son aún mayores. La ONU ha propuesto la financiación de proyectos que tomen en cuenta los pronósticos meteorológicos, así como un análisis de los riesgos del calentamiento global que además incluya las rutas de movimiento humano.

Es casi obvio que estas soluciones requieren de la cooperación internacional, pero el celo de algunas naciones por sus fronteras es un problema grave. Detrás de las declaraciones de líderes como Donald Trump hay suposiciones que el Secretario General de la ONU ha identificado como falsas.

Para él, los compromisos internacionales no atacan la soberanía de los países, son un paso adelante hacia la resolución de problemáticas que traspasan continentes. Quizá la crisis del calentamiento global sirva para recordarnos que ninguna nación es una isla. Esta problemática nos incumbe a todos. 

¿Cómo participar del cambio? Toma acciones reales con esta guía.

 

 

 



Este artista cubrió a Londres de bloques de hielo (📷✨)

En el marco de la COP24, Olafur Eliasson envía un mensaje sobre los alarmantes efectos del cambio climático con su exposición “Ice Watch”.

El corazón de Londres está cubierto de hielo, y no son decoraciones: el artista Olafur Eliasson instaló enormes bloques de hielo traídos desde Groenlandia en varios puntos de la ciudad. ¿El propósito? Enviar un poderoso mensaje sobre el cambio climático. 

bloques de hielo londres 9
Foto: Evening Standard

En el marco de la COP24, la conferencia internacional de cambio climático que sigue llevándose a cabo en Polonia, Eliasson decidió recordarle al mundo que el calentamiento global es una realidad palpable.

Los bloques de hielo están a la intemperie y la gente puede tocarlos, abrazarlos y tomarse fotografías con ellos. Según el artista, el objetivo detrás de Ice Watch radica en quitarle abstracción a la discusión sobre el cambio climático y añadirle buenas dosis de realidad. En palabras de Eliasson:

Groenlandia es tan lejana y abstracta, literalmente está fuera de nuestros cuerpos pero dentro de nuestros cerebros. Simplemente quise cambiar esa narrativa del cambio climático, sacarla de nuestras mentes y emocionalizarla en nuestros cuerpos.

Esta obra de arte tiene una dimensión todavía más inquietante: los bloques de hielo se derretirán en menos de una semana. Cada día que transcurre, los londinenses los ven achicarse ante sus ojos.

Esta experiencia trae a un plano mucho más físico el hecho de que las capas de hielo de los polos se derriten a un ritmo alarmante. Eliasson espera que el público tome consciencia sobre los 10,000 bloques de hielo parecidos que se desvanecen todo el tiempo en paraísos como Groenlandia.

Mira las fotografías: