¿Cómo en pocos años la comida chatarra conquistó a México? (aquí te lo contamos)

Un estudio del Centro para la Investigación de la Globalización hace un recuento de ¿qué pasó en los últimos años, que aumentó exponencialmente el consumo de chatarra?

Quizá suele creerse que la chatarra ha existido como consecuencia de la globalización, y que existe desde ya mucho tiempo atrás. Sí, desde la expansión masiva de las cadenas comerciales de alimentos procesados, que se acentuó en los años cincuenta,  la mayoría de los países del mundo comenzaron a conocer cientos de productos chatarra que comenzaron a llegar a sus países y sus culturas, como el refresco, pero la chatarrización es mucho más reciente. 

En realidad no fue hasta hace un par de décadas que la comida chatarra se convirtió en un epidemia, sobre todo en países no desarrollados como México. ¿Pero por qué sucedió esto? Un nuevo estudio elaborado por elaborado por el Centro para la Investigación de la Globalización, una organización independiente con base en Canadá y llamado “Libre Comercio y la Epidemia de la Comida Basura en México”, nos   cuenta los motivos por los que en pocos años México se chatarrizó, trayendo con ello que el país ocupe los tres primeros lugares de obesidad en el mundo, tanto infantil como adulta en los últimos años. 

Uno de los principales motivos por los que las personas en México consumen tanta comida chatarra es por la gran disponibilidad de los productos, según este estudio. Esta accesibilidad se acentuó cuando México empezó a abrirse a los acuerdos comerciales en los años noventa, sobre todo con el Tratado de Libre Comercio. –Entre 1995 y 2003 la venta de alimentos procesados en el país creció a un nivel de 10.5 por ciento al año. En 1999 “las empresas estadounidenses invirtieron 5 mil 300 millones de dólares en la industria de procesamiento de alimentos de México, 25 veces más que lo que se había registrado en 1987 y más del doble de los 2 mil 300 millones registrados un año antes de la firma del TLC”, refirió la experta en temas de salud, Corinna Hawke, según el sitio Sin Embargo.

La estrategia de las tienditas y los  minoristas corporativos como Oxxo

¿Has hecho consciente qué tipo de productos se venden en las más de 400 mil tienditas que hay en México y en los  al rededor de 14 mil Oxxos, que paulatinamente desplazan a estas últimas? Además de la gran cantidad de recursos inyectados por las grandes compañías chatarras a la publicidad, un gran aliciente es que estas empresas han ideado combos completos para ofrecer sus productos en el mismo sitio y con una gran distribución. Pepsi, según el estudio antes citado, en una misma tiendita vende desde sus productos sonrics hasta sus refrescos. En esos pocos espacios de metros cuadrados, la mayoría de los productos son chatarra y a un precio accesible. Considerando los niveles de ingresos de los mexicanos, esta disponibilidad de chatarra representa una manera fácil de saciar el hambre de manera accesible y rápida. 

También, las grandes cadenas comerciales como Wallmart han acercado al público, a precios accesibles, una gran cantidad de productos chatarra internacionales. 

Las anteriores son solo algunas pistas para entender que las decisiones de gobierno en pro del libre mercado han impactado notablemente en el aumento de la obesidad en el país. No se trata solo de un asunto cultural o educativo, es también una realidad que golpea al mexicano en su vulnerabilidad económica y cultural (pero este escenario ha sido moldeado por el propio gobierno). Por lo anterior, el Estado debe aceptar su responsabilidad en este problema, que ha crecido considerablemente en apoyo del libre comercio, por sobre la salud de la sociedad.

Twitter del autor: @anapauladelatd



¿Dónde está el dinero asignado para los bebederos en las escuelas? Cuestionan organizaciones mexicanas al gobierno

Aún no hay información sobre cuántos bebederos han sido instalados aún cuando el dinero ha sido asignado.

Foto:www.chilango.com

Cuando se trata de encontrar los motivos por los cuáles la población mexicana, sobre todo en las últimas décadas, ha aumentado exponencialmente sus niveles de obesidad, las respuestas suelen apuntar a que se trata de un asunto cultural. Sin embargo, es muy curioso, pues el aumento alarmante de los niveles de obesidad justo coincide con el tiempo en que las fronteras han sido abiertas a la entrada masiva de comida chatarra.

Estudios apuntan cómo en México no solo es más barato comer chatarra que comida sana, también cómo la distribución de los productos hace que sea mucho más accesible conseguir una producto chatarra que uno sano…

Lo anterior es un indicador de que la cultura mucho se define por lo que hay disponible. Es decir, si las personas, quienes generalmente tienen poco tiempo libre, en sus tiempos de compra disponen mucho más fácilmente comida chatarra, esto perneará su cultura.

Lo anterior es altamente importante, y apunta a que es necesario volver accesibles los productos sanos para los habitantes. En parte por ello en la estrategia nacional contra la obesidad es importante para decenas de organizaciones civiles la incorporación de miles de bebederos a las escuelas públicas.

Los niños han ido en las últimas décadas acostumbrándose a beber bebidas azucaradas cuando tienen sed; lo que resulta fatal para su salud. Por ello es crucial que aumente la cultura del consumo gratuito de agua natural en las escuelas con los bebederos.

Este es el Cuestionamiento

En 2015 fueron asignados $1 mil 360 millones 87 mil 240 pesos para la instalación de bebederos en las escuelas. Sin embargo, la organización El Poder del Consumidor ha encontrado que es inexistente la información sobre el tema. Según el director general del Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (Inifed), para 2015 se tenía programada la instalación únicamente de 1 mil 500 bebederos. De estos, aún no se cuenta con información sobre cuántos han sido instalados y cuánto han costado.

Según un censo de 2013 del Cembe, en 2013, de 145 mil 427 escuelas públicas de nivel básico, solo el 18% tenía bebedores instalados. Es decir, aún faltaban 118 mil planteles por cubrir.

Ante la nula información organizaciones de la Alianza por la Salud Alimentaria cuestionan al gobierno. ¿Dónde está el dinero y los bebederos en las escuelas?

Si te suena, pregúntaselo tu también a Aurelio Nuño y a la SEP.



Estos son los estragos de las bebidas azucaradas en México (y los diputados les bajan impuestos)

El 70% de los azúcares añadidas consumidas vienen de las bebidas azucaradas.

En México 7 de cada 10 adultos tiene sobrepeso y 3 de cada 10 niños. Los niveles de diabetes e hipertensión son alarmantes, y aunque muchas persona apuntan a que se trata de un problema cultural, y algo hay de ello, también es curioso que la epidemia de obesidad en el país coincide con las tres décadas de apertura comercial (neoliberalismo) en que la disponibilidad de comida chatarra se hizo más factible que la de de alimentación saludable.

Como parte de una estrategia para paliar la epidemia de obesidad, hace año y medio fueron grabados más impuestos a las bebidas azucaradas, de tal manera, que las refresqueras fueron las principales a afectadas por este: 1 peso más por cada litro de refresco. Luego de un año de la aplicación del impuesto, resultó en la disminución del 6% en el consumo; por cierto la primera vez en años en que este disminuye en décadas.

Aún así, al parecer el poder de cabildeo de las refresqueras ha funcionado y el día de ayer los diputados del PAN y el PRI decidieron disminuir un 50% este impuesto… El hecho, además, resulta más sospechoso considerando que justo ahora los ingresos al Estado provenientes del petróleo han disminuidos drásticamente hasta un 50% por el declive de los precios.

Finalmente los legisladores cedieron a la industria, señala Alejandro Calvillo, de la organización El Poder del Consumidor.

Con esta disminución, que debe ser ratificada por el Senado, las empresas dejarían de pagar hasta 552 millones de pesos.

Acá los estragos causados por las bebidas azucaradas en México, según un infográfico de El Poder del Consumidor.

 

Robaplana-Reforma-Quién-paga-los-costos