Una guía práctica para diferenciar los distintos tipos de nubes

Hay nubes altas, medias y bajas, y distintos y hermosos tipos entre estas categorías

A todos, el cielo nos sorprende reiteradamente. Intuitivamente sabemos diferenciar los tipos de nubes, pero pocas veces sabemos ponerles nombre. Hay que recordar que, en ocasiones, darle nombre a las cosas te puede ayudar a comprenderlas mejor.

Existen distintos tipos de nubes según su altura, el tipo de clima en el cielo y la densidad del vapor de agua: su apariencia es la clave para que puedas aprender a clasificarlas.  

Aquí te damos una guía básica y práctica para que aprendas a distinguir las nubes.

 

Nubes altas

Cirrus: son como pincelazos en el cielo, de una estructura delicada y delgada. Cuando son muy extensos, suelen anunciar un frente frío.  

Cirrus_clouds2

Cirrocumulus: también son conocidas como nubes de borrego; son muy blanquecinas y con pocas sombras. 

Cirrocumulus

Cirroestratus: son pequeños cristales de hielo, que suelen asemejarse a halos de luz alrededor del Sol.

 Cirroestratus

Nubes medias

Altocumulus: parecen también borregos agrupados, sólo que son de un tono más grisáceo y suelen anunciar lluvias. 

Altocumulus_stratiformis_and_tree

Altostratus: es como un largo manto de nube, pero que permite ver un rastro de la Luna o el Sol.

Altostratus

Nimbostratus: semejan ser apocalípticas, como una gran capa de nube casi negra, que suele conllevar una tormenta. 

nimbostratus_pannus_4

Nubes bajas

Stratocumulus: son como hileras gruesas de nubes, con algunas filas cercanas, como si un gran ferrocarril hubiese exhalado esos caminos. Suelen ser muy largas y más oscuras que blancas.  

Stratucumulus

Stratus: como cascadas de neblina y suelen asentarse en los valles.

Stratus



Las extrañas nubes con forma de ola formadas sobre una montaña de Colorado (VIDEO)

A finales de octubre ocurrió este inusual fenómeno que además hace avanzar a las nubes a una velocidad sorprendente.

Foto: @breckenridgemtn/Twitter

Quizá nunca habías visto a las nubes avanzar de estar manera tan acelerada y mucho menos con una forma de olas de mar a punto de romperse. En una montaña de Colorado, este 31 de octubre, ocurrió un fenómeno de lo más inusual y que creó la anterior imagen, literalmente.

Este se conoce como Inestabilidad Kelvin-Helmholtz y ocurre cuando existen velocidades muy disímiles entre dos fluidos que interactúan. El aire es primero empujado a la pendiente de la montaña, este aire forma luego nubes, después un rápido viento golpea estas nubes recién formadas, lo que causa que adopten la forma de una ola a punto de tronar.

A este tipo de nubes se les conoce como nubes Kelvin-Helmholtz, también como nubes infladas o nubes de gravedad cortada.

Por fortuna, el hermoso espectáculo ha quedado grabado en el siguiente material:

[mnn]