Un mexicano crea luminarias públicas ecológicas con PET

Las lámparas tienen celdas fotovoltaicas que se cargan durante el día y prescinden de una interconexión eléctrica.

El PET es un polímero usado para hacer fibras sintéticas, y su popularización explotó cuando comenzó a emplearse en la elaboración de las botellas de plástico. Hoy, este tipo de plástico es una de las causas de contaminación más importantes; el PET es considerado un gran enemigo ecológico. 

Hoy, México es el principal consumidor de refresco y de agua embotellada en el mundo, por ello, también un gran consumidor de PET. Simultáneamente, según la organización Ecoce A.C., México es el líder mundial en reciclaje de PET con más de 248 mil toneladas al año, sin embargo, lo anterior es precario en relación al consumo total del material. 

Por ello, y como una manera de llamar la atención y encausar otros usos del PET,  el emprendedor mexicano Moisés Venegas Samperio ha creado un proyecto para crear luminarias públicas ecológicas de zonas marginadas hechas a base de este material. 

El PET es el material base del foco, pero también está hecho con otros productos reciclados, el nombre del invento es Luciérnaga:  

“Va a utilizar materiales reciclados, es ecológico y usa tecnología led de última generación que brinda una iluminación muy eficiente, además de funcionar con paneles solares. La ventaja del uso de energía renovable es que nos va a dar autonomía en el producto y va a brindar una parte muy ecológica. Es un diseño totalmente nuevo, no comercial; si buscamos alguna patente, no la hay”, aseguró el especialista para Conacyt.

El foco tiene celdas fotovoltaicas que se recargan, gracias a que el PET deja pasar la luz del día y con ello obtienen energía para a noche. 

“Lo que se busca inicialmente es llegar a lugares en donde las condiciones son complicadas y no existe conectividad de nada; identificamos comunidades en los estados de Hidalgo, Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Guerrero, con grandes índices de marginación”, explicó el especialista.

Este tipo de iniciativas son ideales para los lugares donde no existe algún tipo de conexión de cableado, que suelen ser las más marginadas. Se trata de una opción que puede ser muy viable para miles de personas en el mundo. Además, la utilización de materiales reciclables en el caso de Luciérnaga prueba cómo algunos que parecieran no tan resistentes pueden servir a largo plazo de manera eficiente. Por ahora Moisés Venegas Samperio y su empresa Aselus instalarán las primeras Luciénagas en la zona del Ajusco en el Distrito Federal.



Un día en la vida de los niños monje (Video)

Un breve cortometraje en silencio relata un día entero en la vida de estos niños que se preparan para ser monjes.

Si lo que se quiere es extraer aprendizaje valioso de una vida, hay que buscar más allá de los libros; hay que dirigirnos a la experiencia cotidiana y observar. Concretamente, aquella que aún resguarda los pilares de un origen, por ejemplo, la experiencia que nos regala la tradición y la cultura.  

El caso de los niños preparados para ser monjes budistas, en lugares como el Tíbet, Tailandia o Sri Lanka, es un ejemplo, y uno muy único. Para muchos loable, para otros habitual, pero todos concuerdan con que sin duda es un acto férreo. Durante semanas, meses y algunos casos toda la vida, estos niños adquieren hábitos como la meditación, la oración y sobre todo la disciplina de madrugar. Costumbres tan simples se transforman en un ritual con la frecuencia, transformando no sólo la manera de concebir el mundo desde pequeños, también su destino.

Si bien esta tradición puede parecernos asombrosa en otros lugares de la orbe, la sorpresa que para este texto interesa no es el acto de convertirse en monjes desde pequeños, sino eso que podemos ver como un “sacrificio“, pero que para ellos es un acto natural en la vida cotidiana. Dicho de otra forma, un sacrificio que destila simplicidad, o encuentra asombro en las cosas más sencillas de la vida. Muchos de estos niños, por ejemplo, se vuelven mojes para hacer méritos por su madre, un sacrificio bastante noble. 

Como una especie de cortometraje, los siguientes videos nos muestran un poco de esa cotidianidad fresca que viven los niños monje (pirivena) durante su preparación. Se mira a un grupo de muchachos de Sri Lanka, levantarse de madrugada para asearse y comenzar a orar antes del amanecer, mientras otro monje mayor les prepara el té. Vemos cómo ofrecen a Buda Pūjā en uno de los principales santuarios, realizan breves sesiones de meditación y siguen sus estudios, que incluyen temas como las matemáticas.

Sin mencionar una sola palabra el día a día de estos niños budistas continua, y se desliza por la simplicidad de actos como barrer y limpiar el templo. 

Aunque a muchas personas no les gusta la idea de que los niños se conviertan en monjes, de hecho sus vidas usualmente suelen ser muy ordenadas, pacíficas y educativas. Durante su preparación también aprenden autodisciplina, el complejo acto de vivir con los demás y cómo enriquecer sus propias vidas y servir a las comunidades en las que viven.



Reciclaje habitacional: edificios construidos con botellas

El equipo de artlife construyó una sala de música con botellas de vidrio.

How to make a bottle building de artlife muestra paso a paso cómo usar botellas de vidrio junto con otros materiales para crear un cuarto o cabina.

El equipo de artlife dijo:

“Hemos construido dos edificios de botellas, uno es una pequeña bodega hecha de diferentes tipos de botellas. El otro es un edificio más grande hecho principalmente de botellas de vino con detalles de diseño hechos de ceniceros, dulceros y otras piezas de vidrio; ese edificio estaba originalmente construido como una pequeña sala de conciertos con capacidad para 50 personas además de un pequeño escenario. También hemos hecho eventos de arte en este espacio.”

Este proyecto fue presentado en el Green Design Contest on Instructables, cuya convocatoria todavía está abierta.

bottlebuilding

[treehugger]