Mexicanos detienen una prestigiada muestra de arte por maltrato animal

El artista austriaco Hermann Nitsch ha sacrificado animales como parte de sus performance.

Muchas personas aún hoy son escépticas del activismo digital, o “de sillón”, como le llaman algunos. Sin embargo, gracias al internet podemos contactar a personas que comparten afinidades ideológicas, o al menos valores similares, para tejer demandas vía digital y dirigirlas a distintos actores. 

Este mes de enero, en México, un inédito evento sorprendió: en pocos días y gracias a una petición en línea, más de cinco mil mexicanos lograron la cancelación de la muestra del artista austriaco Hermann Nitsch, quien desafió el puritanismo de su época con la corriente del accionismo vienés desde los años cincuenta. 

Sin embargo, sus obras han documentado performances donde el artista sacrifica animales, y las escenas ensangrentadas, eran parte de la crudeza de sus mensajes, lo que para muchos es brutal e injusto para con los animales y la clase de cultura que se busca: una que respete todo tipo de vida desde cualquier vertiente, incluyendo al arte (de ahí que también exista mucha polémica con el llamado bioarte). 

#PintaConTuPropiaSangre y #NoEresBienvenido son dos de los hasghtags que acompañaron la petición online para la cancelación del evento. El Museo Jumex ya tenía programada la inauguración de la muestra el 26 de febrero, y a pocos días de que iniciara el movimiento en contra de la muestra, los organizadores decidieron cancelarla sin explicaciones de por medio. 

La muestra no incluiría pinturas o trabajos relacionados a los trabajos que incluyen maltrato animal. Aún así, el movimiento social originado en torno a la exhibición causó sorpresivas reacciones y se trata de uno de los primeros casos en México en que es evidente la correlación entre movilización social y reacción a tal molestia: esta muestra fue cancelada mostrando cómo la manifestación puede incidir en el entorno. 

Algunas de las obras del artista que se presentarían en la muestra: 

19118-gde

 

19120-gde 

19117-gde

 

19122-gde

 

 Twitter de la Autora: @anapauladelatd

 

Autor: Ana Paula de la Torre
Politóloga de carrera, colabora para diversas publicaciones digitales como Pijama Surf. Creadora del proyecto ciudadano yanostoca.com. Y pintora ocasional


Convertirse en árbol: la nueva experiencia en realidad virtual

¿Qué se siente ser un árbol? Esta experiencia en realidad virtual te permitirá saberlo

La realidad virtual ha abierto las puertas a nuestras capacidades cognitivas para experimentar otros mundos, y hasta otros cuerpos. Así, la tecnología puede ser una mediación entre nosotros y el mundo que potencie nuestra empatía –en lugar de aletargarnos y escindirnos del mundo–.

Mediante la realidad virtual podemos ser testigos de la muerte de una estrella, o incluso tecnologizar nuestra conciencia para experimentar un desdoblamiento corporal.

Ahora, el proyecto “Tree” te permitirá saber qué se siente ser un árbol.

realidad-virtual-arbol-arboles-tree-videojuego-cambio-climatico

Los artistas neoyorkinos Milica Zec y Winslow Porter crearon una plataforma inmersiva en 3D. Con ella buscan expandir la empatía y revelar los impactos del cambio climático sobre los bosques, desde la más primordial empatía.

Con “Tree”, estos artistas visuales esperan despertar algunas conciencias, a través de la experiencia personal y lo que ésta llegue a perturbar en las emociones de los jugadores.

Y es que no cabe duda que el cambio climático tiene también sus repercusiones emocionales. A raíz de esta reflexión, el filósofo Glenn Albrecht inventó un término para el dolor psíquico que experimentamos debido al cambio climático. “Solstagia” es un término que conjuga palabras en griego y latín cuyo significado combina las emociones de la desolación y el sufrimiento. Según Albrecht, la “solstagia” es el resultado de una erosión de nuestro sentimiento de pertenencia, y de nuestro desarraigo de la naturaleza.

Así, el dolor psíquico que nos puede ocasionar el cambio climático puede ser nombrado como “solstagia”

El proyecto inmersivo “Tree” hará sentir a los usuarios la solstagia mediante la tecnología, colocando el índice en lo personal que se vuelve el problema de la deforestación.

En “Tree” empiezas siendo una semilla y terminas siendo un frondoso árbol.
Pero en algún punto tendrás que enfrentarte a los leñadores industriales.

Con ayuda del Lab Media del MIT, los artistas pudieron llevar su realidad virtual un paso más allá. Y es que “Tree” no sólo provee de estímulos visuales y auditivos, sino que incorpora también efectos de viento, vibraciones, temperaturas y aromas.

Gracias a estos efectos, los jugadores experimentar con todos los sentidos el ciclo de vida de uno de los seres más majestuosos que pueblan la tierra: el árbol kapok.

Según dijo Miliza Zec para el portal de Vive:

Durante los últimos momentos de la experiencia, variosjugadores lloraron o se quitaron el equipo, e incluso más individuos nos dijeron que la pieza les hizo sentir el cambio climático como algo personal por primera vez.

“Tree” estará disponible para su descarga esta semana, y será compatible con VIVE, VIVE Pro y Oculus Rift



“Sea Walls: Murals for Oceans”, activismo artístico para proteger la vida marina

“Sea Walls: Murals for Oceans”, el festival de arte y conciencia que tiene lugar en Isla Mujeres (México)

Hace 1 mes un grupo de artistas se reunió en Sea Walls: Murals for Oceans, el festival de arte y conciencia que tiene lugar en Isla Mujeres (México). Este proyecto artístico creado por PangeaSeed tiene como objetivo proteger tiburones, vida marina y océanos.

Dentro de este concepto, llamado ARTivism, se pretende generar una toma de conciencia que mezcle el activismo ecológico y el arte. El mensaje principal es incentivar la conservación marina a como dé lugar.

Para lograrlo se creó este proyecto en Isla Mujeres, para que 15 artistas internacionales crearan 14 murales que exploren la belleza del mar y sus criaturas. Y para volverlo más interesante, el tema principal eran las especies en peligro de extinción, según la International Union for Conservation of Nature’s Red List.